Un elemento clave del buen periodismo

Cada vez estamos más convencidos que el periodismo tiene un elemento básico e ineludible: la investigación. En años recientes se difundió frecuentemente pero tal vez no con la insistencia necesaria, en que “la verdad oficial” no es necesariamente la verdad, única verdad y la que no puede desdibujarse, porque muchas veces se aleja bastante de ésta.
Pero es obvio que investigar es sumamente caro y difícil. Es caro porque requiere de tiempo y muchas veces del trabajo en equipo de varias personas. Junto a ello debe tenerse en cuenta que a veces se investiga un tema, pensando en que se llegará a descubrir algo y tras largo y minucioso trabajo se descubre, que no hay nada, que las hipótesis fueron equivocadas.
Quizás sea este un elemento fundamental a la hora de explicar por qué existe casi que nula investigación en el interior del país y muy poca a nivel de la Capital. Es probable que también incida la conducción de los medios de comunicación, hoy día encarados por lo general como una empresa más, que tiende a ser lucrativa, antes que una inversión con una enorme responsabilidad social.
Es probable que la falta de preparación de equipos de investigación, responda también a su costo (es necesario estar preparado y saber investigar), tener uno más orientadores, analizar y escuchar todas las opiniones de los investigador, y sobre todo tener un orientador claro y con sentido común, elementos que se suman para que no haya buenos equipos de investigación en el interior del país.
Es necesario saber y tener muy claro hasta donde me permite llegar la ley, que es lo que me impide y hasta donde el sentido común y la responsabilidad periodística me lleva a sumir riesgos incluso a veces personales.
Esto explica por qué muchas veces aplicamos la denominada “ley del mínimo riesgo”, vale decir la versión que nos recita algún vocero oficial que obviamente nos revela la parte de la película que lo favorece o al menos la que no lo compromete o perjudica y no toda la verdad…
Tenemos entendido que informar es cumplir un servicio. No solamente dar a conocer una versión, sino tratar de satisfacer plenamente la expectativa de los lectores, oyentes o televidentes y sobre todo llegar mucho más allá de la versión oficial, la que por otra parte debe incluirse siempre.
A.R.D.