Un legislador totalmente desubicado

El diputado del Partido Independiente Iván Posada planteó este lunes en la Comisión Permanente del Poder Legislativo su intención de presentar un proyecto para derogar el artículo 3º de la ley 15.859 (Código del Proceso Penal) que establece la “alarma social”.
Posada señaló a El Espectador que hay voluntad de diputados de varios sectores para derogar esta figura por lo que presentará el proyecto de ley cuando se levante el receso parlamentario el próximo 10 de febrero. “El sentido de por qué pedir la derogación es porque es una norma totalmente subjetiva”, expresó Posadas y dijo que queda a criterio del juez la calificación de “alarma social”.
Además, el diputado recordó que la semana pasada “la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se expidió señalando esta situación en Uruguay”.“Por su parte, la semana pasada el fiscal Gustavo Zubía había pedido el procesamiento con prisión a los nueve jugadores de Nacional y Peñarol por la riña en el clásico del lunes pasado en el que argumentaba  la alarma social por la “inusitada intensidad” de la violencia.
No obstante, Posada propone modificar la ley de violencia en el deporte y excluir a los futbolistas de la pena que impide asistir a espectáculos públicos.“Acá lo que tenemos es claramente una responsabilidad legislativa por haber aprobado una norma que de acuerdo a esta interpretación puede ser entendida como fue entendida, y en consecuencia privar a determinadas personas en este caso a jugadores de fútbol de trabajar”, expresó el diputado.
Hasta aquí la información trascendida y francamente creemos que es necesario desglosar la cuestión. Por una parte coincidimos en que se trata de una cuestión subjetiva, vaga y confusa, en cuanto a que no se define con claridad qué es lo que se entiende por “alarma social”, quedando a criterio del juez cuando considera que ésta existe y cuando no.
El segundo aspecto, es el de la situación de los jugadores de fútbol profesional. No compartimos en absoluto la posición de Posada. Entendemos que los futbolistas -el deporte no es un trabajo – son espejo y referentes de muchos niños adolescentes y jóvenes uruguayos que tratan de imitar sus acciones.
Inculcarles la violencia como ha sido el caso, es lamentable y no puede pasar desapercibido. Ya que se los considera trabajadores, nos gustaría saber qué pasa si un trabajador se toma a golpes de puño con otro colega. ¿Qué pasa si esta acción es un espectáculo público? ¿No es sometido a la Justicia?
No basta con pedir disculpas. No podemos quedarnos en esto. En  algún momento las cosas deben de comenzar a tomarse en serio si realmente queremos erradicar la violencia, lo primero a hacer es erradicar a los violentos.
n
Alberto Rodríguez Díaz.

El diputado del Partido Independiente Iván Posada planteó este lunes en la Comisión Permanente del Poder Legislativo su intención de presentar un proyecto para derogar el artículo 3º de la ley 15.859 (Código del Proceso Penal) que establece la “alarma social”.

Posada señaló a El Espectador que hay voluntad de diputados de varios sectores para derogar esta figura por lo que presentará el proyecto de ley cuando se levante el receso parlamentario el próximo 10 de febrero. “El sentido de por qué pedir la derogación es porque es una norma totalmente subjetiva”, expresó Posadas y dijo que queda a criterio del juez la calificación de “alarma social”.

Además, el diputado recordó que la semana pasada “la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se expidió señalando esta situación en Uruguay”.“Por su parte, la semana pasada el fiscal Gustavo Zubía había pedido el procesamiento con prisión a los nueve jugadores de Nacional y Peñarol por la riña en el clásico del lunes pasado en el que argumentaba  la alarma social por la “inusitada intensidad” de la violencia.

No obstante, Posada propone modificar la ley de violencia en el deporte y excluir a los futbolistas de la pena que impide asistir a espectáculos públicos.“Acá lo que tenemos es claramente una responsabilidad legislativa por haber aprobado una norma que de acuerdo a esta interpretación puede ser entendida como fue entendida, y en consecuencia privar a determinadas personas en este caso a jugadores de fútbol de trabajar”, expresó el diputado.

Hasta aquí la información trascendida y francamente creemos que es necesario desglosar la cuestión. Por una parte coincidimos en que se trata de una cuestión subjetiva, vaga y confusa, en cuanto a que no se define con claridad qué es lo que se entiende por “alarma social”, quedando a criterio del juez cuando considera que ésta existe y cuando no.

El segundo aspecto, es el de la situación de los jugadores de fútbol profesional. No compartimos en absoluto la posición de Posada. Entendemos que los futbolistas -el deporte no es un trabajo – son espejo y referentes de muchos niños adolescentes y jóvenes uruguayos que tratan de imitar sus acciones.

Inculcarles la violencia como ha sido el caso, es lamentable y no puede pasar desapercibido. Ya que se los considera trabajadores, nos gustaría saber qué pasa si un trabajador se toma a golpes de puño con otro colega. ¿Qué pasa si esta acción es un espectáculo público? ¿No es sometido a la Justicia?

No basta con pedir disculpas. No podemos quedarnos en esto. En  algún momento las cosas deben de comenzar a tomarse en serio si realmente queremos erradicar la violencia, lo primero a hacer es erradicar a los violentos.

Alberto Rodríguez Díaz.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...