Un valor esencial que debemos cuidar

El nuevo Reporte Global de Competividad realizado por el Foro Económico Mundial referido al periodo 2014-2015, el que presenta distintos aspectos de la competitividad de 140 países, ubica a la Justicia uruguaya como la más independiente de latinoamérica.
Uno de los aspectos de la encuesta está orientado a determinar cuán autónomos son los jueces de las influencias del gobierno y de las empresas. En este punto, Uruguay obtiene un valor de 5.7, lo que significa que ascendió, ya que en el informe del año pasado tenía 5.4 puntos. En este índice, 1 significa que están muy influenciados, y 7 que son enteramente independientes.
Entre los países de América, el índice de independencia judicial de Uruguay sólo se ve superado por el de Canadá.
Nuestro país exhibe el mejor índice de Latinoamérica. Nueva Zelanda se ubica en el puesto 1 del ránking mundial con un puntaje de 6.7. A nivel regional: Argentina tiene el puesto 129 con 2.4 puntos, Bolivia está en el puesto 26 con 2.6, Brasil en el 92 con 3.4 puntos, Chile en el 31 y Paraguay en el 137 con 2.0 puntos. Por su parte, México se posiciona en el puesto 100, Perú en el 112 y Venezuela en el 140. Estados Unidos se ubica en el puesto 28, por debajo de nuestro país.
En su edición 2013-2014 Uruguay ocupaba el lugar 25º entre las 148 naciones encuestadas.
La información contenida en la página del Poder Judicial es relevante para la democracia uruguaya, porque sin lugar a dudas que el P.J. es elemento esencial para cualquier democracia en el mundo, sin jueces independientes o altamente independientes del poder de turno no se puede tener democracia.
Las diferentes situaciones que se han presentado y se presentan en el país, sobre todo en referencia al manido tema de los fondos que otorga el Poder Ejecutivo (es decir el ejecutivo del gobierno nacional, otro de los poderes del Estado), no debe afectar ni condicionar de forma alguna este aspecto que tanto nos enorgullece a los uruguayos.
Hoy hay mil formas de influir sobre los jueces en cualquier situación, sin embargo en el Uruguay ha quedado demostrado una y otra vez que hay hombres y mujeres que hacen honor a su condiciones de jueces y esto no quiere decir que nuestro P.J no tenga vicios y defectos, o esté “blindando” de las presiones altamente sofisticadas y deleznables que se ven hoy en otras latitudes, pero por sobre todas las cosas nos sigue brindando las garantías que el ciudadano de una nación democrática merece.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...