Una afrenta para la comunidad

El hecho de que la principal causa de muerte en niños de 1 a 4 años en nuestros país, sean los denominados “accidentes” de tránsito (término masivo que los expertos combaten), como acaba de afirmarlo en Salto el profesor Osvaldo Bello, Director de la Emergencia pediátrica del Hospital Pereira Rossell, es realmente vergonzoso.

Habla de una comunidad que no cuida con la responsabilidad que corresponde a sus integrantes más preciados y frágiles que son los niños.

Es vergonzoso que la comunidad no dedique especial atención al cuidado de sus integrantes más frágiles y vulnerables, como lo son sus niños y sus ancianos.

Esto habla mal de quienes habitamos esta comunidad. El respeto hacia nuestros niños debe llevarnos a que en el tránsito se les de absoluta preferencia, se los cuide y se los proteja y la sola presencia de un niño circulando en una esquina debería de llevarnos a tener mayor prudencia, porque más allá de la preferencia o de cualquier otra norma o reglamentación, no hay nada más desgarrador que ver a un niño atropellado, aún cuando haya cometido una imprudencia.

Felizmente no es lo habitual, porque a diario vemos como la mayoría de los conductores de vehículos adoptan especial precaución cuando circula un niño, ya sea en bicicleta o caminando, pero existen excepciones y son lamentables.

Los mayores problemas se plantean con los motonetistas, en su mayoría de corta edad, adolescentes,  que circulan a exceso de velocidad y generalmente sin tener sus vehículos en las condiciones debidas.

Las lesiones más frecuentes que sufren los niños indican que lo habitual es que sean atropellados cuando comienzan a cruzar la calle. Esto, indica asimismo que son los vehículos que circulan en la franja más cercana a la acera, los que suelen atropellarlos.

Las disposiciones que protegen al peatón, sobre todo en las esquinas, sitio habilitado para el cruce, deben ser respetadas estrictamente.

En nuestra ciudad vemos como hay conductores de todo tipo de vehículo que se detiene sobre la franja habilitada para el peatón, obligando a éste a dar un rodeo y pasar por detrás.

Quizás sucede por ignorancia, pero no vemos que los inspectores presentes en esos lugares procedan a informar y educar a los conductores de esta infracción y por lo tanto, da lo mismo.

Esto es también una falta de respeto y quienes tienen por función hacer cumplir las normas no pueden hacerse los distraídos. No se les está pidiendo sanciones a diestra y siniestra, sino educación, información primero para luego proceder a notificar y sancionar cuando sea imprescindible.

Es en bien de todos, pero especialmente de nuestros niños.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...