Una de las mayores amenazas

El mensaje de este Día Mundial del Medio Ambiente es simple: rechaza el plástico reciclable.
“Si no puedes reusarlo, rehúsalo”, dice el mensaje difundido por el Secretario General de Naciones Unidas, en un acertadísimo juego de palabras que sintetiza la posición que debiéramos tener frente al tema.
En el mismo mensaje se sostiene que cada año ocho millones de toneladas de plástico van a parar a los océanos y de continuar esta tendencia, en el año 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos.
Si alguien duda hacia donde vamos bastaría que pasara por detrás del Salto Rowing Club para observar un predio atiborrado por la contaminación generada por plásticos.
Las consecuencias de este desorden, que comienza por nuestra casa y nuestros hábitos son nefastas. Parece incluso una paradoja que algo que vemos como algo tan frágil y endeble, sea una de las amenazas más graves para el futuro de nuestro planeta.
La elección del combate al plástico como centro de la campaña mundial en este Día del Medio Ambiente, ha sido para nosotros un gran acierto.
El plástico bajo sus diversas formas es hoy una amenaza más grave de nuestros días y no podemos culpar a nadie más que a nosotros mismos por nuestros malos hábitos que son la mayor contribución a la gravedad del asunto.
Hemos destacado el acierto que se ha puesto en práctica semanas atrás en nuestro medio, cuando en un acuerdo conjunto entre el Centro Comercial y la Intendencia se decidió que se comenzara a cobrar las bolsas de plástico en los expendios.
Es un pequeño pasito. Falta muchísimo más. En primer lugar porque salvo algunas excepciones muy puntuales en los demás comercios, las bolsas se siguen proporcionando sin costo, porque no se ha entendido aún cual es el verdadero sentido de la medida.
Poco o nada aportaría a la preservación del planeta la contribución surgida del costo que se pudiera cobrar por cada bolsa. Lo que realmente interesa lograr es la disminución del uso de las bolsas plásticas, que constituyen un verdadero atentado contra la subsistencia de un planeta verde y limpio como es nuestra obligación legarlo a las generaciones futuras.
Nuestras dudas siguen radicando en los tiempos, ¿será suficiente para salvar al planeta de la destrucción a la que va encaminado aceleradamente?
Seguramente que no. Sólo será posible cuando no aceptemos un solo envase de plástico, ni menos una bolsa, aunque sea regalada. Si esto no es posible, tampoco será posible salvar al planeta.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...