Una evaluación muy realista

Las afirmaciones del Jefe de Policía de Salto (ver EL PUEBLO, 19,12,2017), nos resultan muy llamativas considerando que se trata de un hombre que lleva pocos meses en Salto.
Es que es por lejos la única evaluación más sincera y realista que hemos visto en los últimos tiempos. Cansados estamos de escuchar las lamentaciones al escaso número de policías, a la orfandad en que se sienten estos porque la Justicia¨ larga a los delincuentes y nos complica a nosotros…¨.
Como la mayoría de los problemas que afectan a la comunidad, no es posible solucionarlos mirándolos de un solo ángulo. Seguramente si hubiera más policías y más vigilancia la cosa mejoraría, pero nunca sería erradicada.
La cuestión está también en qué hace la Policía. ¿Qué concepto tiene de su labor? ¿Cómo ha sido seleccionado y preparada la novel Policía? ¿Cuándo ingresa tiene claro cuál será su rol en la sociedad o sencillamente se trata de un trabajo más?
¿En qué medida un policía sabe que llegado el momento deberá arriesgar su vida? ¿En qué medida está dispuesto a hacerlo? ¿En qué medida se siente capacitado y respaldado para enfrentar una delincuencia cada vez más peligrosa, mejor armada y más decidida?
El Jefe de Policía demuestra haber entendido cuál es el verdadero problema de nuestra comunidad, problema que por otra parte no es diferente al que enfrenta el país, la región y el mundo de nuestros días.
La cuestión radica en que hay un alto consumo, es decir buenas posibilidades de venta de la droga y mientras esto suceda, seguiremos en la misma senda. Una ciudad como Salto, que limita con dos grandes países, como Argentina y Brasil a veces si ningún escollo geofísico, a veces por un río que se puede cruzar en 5 minutos, tiene una alta posibilidad de ser sometida al trasiego de drogas, que por uno u otro lado habrá de ingresar.
Si a ello le sumamos que en lugar de ajustar los controles, hemos eliminado algunos puestos, como el resguardo de Corralito. Si los controles en el puente han estado siempre en disputa, entre Aduanas, Migración y Prefectura, pero jamás se le ha dado un rol determinante al Ministerio del Interior que se supone es quien junto a Interpol lleva el control de la gente requerida por narcotráfico.
Entendámonos bien entonces. No es cuestión de quejarnos, de pedir penas más fuertes, mayores controles, más eficiencia policial, mayor vigilancia, mientras no se tomen todas estas medidas juntas y al mismo tiempo, porque la cuestión radica esencialmente en el consumo de la maldita pasta base y otras drogas, porque lamentablemente el ¨cáncer ¨está dentro de nosotros mismos.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...