Una necesidad urgente

La reparación del tramo de la exruta 3, hoy avenida Luis Batlle Berres, hasta Salto Grande no admite demora alguna bajo riesgo de que haya daños irreparables.
En más de una oportunidad hemos sostenido que este tramo debería ser el mejor acceso a la ciudad, dado que le da la primera impresión de la ciudad al visitante que proviene de Argentina y otros países de la región y nada mejor que tener una primera impresión agradable del lugar al que vamos a acceder, porque esa imagen “invita” a conocer y disfrutar.
El anterior gobierno departamental hizo un acuerdo con la comisión Técnica Mixta de Salto Grande para mejorarlo. La delegación uruguaya ante la CTM se encargaría de dotarlo de iluminación, cosa que entendemos ha hecho, y la Intendencia de la reparación y señalización de la carretera.
Esta parte comenzó a hacerse, pero en forma que dejó mucho que desear e incluso se interrumpió y quedó peor de lo que estaba. Actualmente no sólo está llena de baches, sino que en algunas partes el viejo bitumen fue levantado, presuntamente para afirmar el basamento y ser reparado y quedó así, incluso sin señalizar.
Quizás éste sea el elemento crucial de la situación, porque salvo quien conoce el estado de esa ruta, los demás corren un grave riesgo.
Sólo quien ha transitado por el lugar es capaz de dar fe de las condiciones en que se halla este tramo de la ruta.
Si no se producen más accidentes es porque conociendo su estado muchos conductores optan por usar el acceso más largo, hacia la nueva ruta 3, la que evita el ingreso a la ciudad.
Quienes vienen a nuestra ciudad por esta vía deben necesariamente recorrer alrededor de 20 km más, pero no solo se trata de este contratiempo, sino que esencialmente es que estamos dando una muy mala imagen al visitante.
Los lugareños y gente de la región que sigue optando por el camino reducido hasta la represa están corriendo un grave riesgo de accidente, o específicamente de siniestro, porque nunca mejor utilizado el término que en este caso, dado que resulta una real imprudencia mantener la ruta habilitada y en las pésimas condiciones en que se halla.
El nuevo gobierno departamental ha anunciado que la obra, al menos de mantenimiento para dejarla en mejores condiciones, aunque seguramente no en las ideales, estará entre las prioridades que han sido determinadas, es de esperar que así sea, porque indudablemente hay más que motivos fundados para concretarla cuanto antes.