Una oportunidad para conectarse con la naturaleza

El 5 de junio de 1972 comenzó en Estocolmo (Suecia), la celebración de una conferencia que duró más de diez días, sobre el medio humano y pasó a ser emblemática para el futuro, porque a partir de allí se comenzó a tomar conciencia y a recorrer un largo camino. En nuestros días aún falta mucho por recorrer.
En diciembre de ese mismo año la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución que pedía a todos los gobiernos que designarán el 5 de junio, en coincidencia con el inicio de la histórica reunión de Estocolmo, como el Día Mundial de la Naturaleza o del Medio Ambiente.
Desde entonces se ha recorrido un largo y dificultoso camino bregando para que el hombre asuma su responsabilidad con el medio que habita. Los humanos somos parte de la naturaleza y por lo tanto nuestra conducta debe estar en sintonía con la naturaleza. Esto que parece tan sencillo de entender ha sido tremendamente dificultoso y hasta hoy los más poderosos se niegan a admitirlo.
Lamentablemente la conducta humana hasta nuestros días en mayor o menor medida ha descuidado totalmente los valores de la naturaleza.
Aún recordamos cuando algunas décadas atrás llegó, proveniente de Finlandia, un grupo de mujeres, que hoy llamaríamos adultas mayores, dado que una de ellas tenía el objetivo de visitar a una hija radicada en nuestro suelo desde algunos años atrás.
Las mujeres danesas se hospedaron en lo que era el hotel Biassetti, actualmente ocioso y tenemos entendido que en litigio legal, pero por entonces aún activo.
En ocasión de dialogar con EL PUEBLO, se mostraron sorprendidas por la cantidad de luciérnagas que veían por las noches en el cielo salteño. Un espectáculo para ellas absolutamente impensado, según nos afirmaban.
En cambio para nosotros, algunas décadas atrás era totalmente usual, al punto que nos llamaría la atención si las luciérnagas no poblaran la noche salteña.
Han pasado los años, probablemente cerca de 25 o 30 y hoy vemos que es “raro” encontrar una sola luciérnaga en las noches salteñas.
Este es uno de los indicadores más reveladores del deterioro del ambiente natural, porque también aquí en nuestro suelo nos hemos despreocupado por completo de la naturaleza y nos hemos dedicado a sacar provecho económico de todos los recursos naturales, sin que las consecuencias de nuestras acciones logren detenernos.
Hoy 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, es una buena oportunidad para volver a pensar sobre nuestras acciones frente a la naturaleza, para asumir las consecuencias y tratar de revertirlas en lo que aún sea posible.
¡No la desaprovechemos!







El tiempo


  • Otras Noticias...