Una posición muy valiente y respetable

En el marco de la negociación que vienen realizando la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) y Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC), el dirigente Richard Read realizó un discurso en la asamblea de trabajadores donde, entre otras cosas, reconoció que “el problema que afecta la línea de cerveza es el ausentismo laboral”.
En estos días, sindicato y empresa discuten sobre productividad en la empresa embotelladora. El dirigente indicó que sería “una vergüenza  para este gremio que después de 10 años de tener uso de reducción de jornada laboral la empresa justifique las ocho horas porque no se va a trabajar. Esa vergüenza no la vamos a pasar”.
Para Read, “el problema que afecta  la línea de cerveza es el ausentismo laboral. Hay 154 jornadas totales multiplicadas por ocho que no se trabajaron por ausentismo laboral. No vas y no avisás. Nos encontramos de que muchas veces, por ausentismo laboral, la empresa para y eso reduce la producción del día y atenta contra nosotros. Deja de ser útil para la empresa. Y estoy hablando de faltas sin aviso. Pues compañeros, se terminó”.
“Tenemos documentación que constata que 154 jornadas por ocho horas se perdieron de producción por faltar sin aviso. Es el mejor argumento que tiene la derecha, que tiene esta fábrica para quitarnos… ustedes se imaginan a nivel de prensa ‘estos que tanto gargantean perdieron la reducción de jornada laboral por vagos’. Ese garrón no lo vamos a vivir. Es una vergüenza”.
Si alguien a quien no se puede discutir su entrega en la defensa de los intereses de los trabajadores, en especial de la bebida, es precisamente a Richard Read.
Es más, es probable que solo él sea capaz de decir lo que acaba de sostener frente al poderoso gremio de la bebida.
Más allá de esto, entendemos que es de destacar que alguien, un gremialista de reconocido prestigio como Read, entienda que los trabajadores tenemos derechos y deberes. La lucha por los derechos no debe ser excusa para desconocer los deberes y la responsabilidad de cada trabajador.
Siempre hemos asumido que el dirigente gremial más respetado, es aquel que al mismo tiempo cumple rigurosamente con sus deberes, es decir su horario de trabajo, su contracción y entrega a las tareas que le caben, porque una cosa no quita la otra.
Read lo ha dicho con total claridad y valentía, un grupo de vagos (los que faltan a trabajar sin aviso), no van a hacerles perder los derechos -como el de trabajar 6 horas y cobrar 8 – porque no cumplen con sus obligaciones.
No ignoramos que los patrones se deben estar refregando las manos cuando surgen estas divergencias, pero que no se equivoquen, es una muestra también de que existe responsabilidad, de que cuando se plantean aspiraciones en base a productividad, no se desconocen las responsabilidades correspondientes.
Es lo que corresponde.

En el marco de la negociación que vienen realizando la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) y Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC), el dirigente Richard Read realizó un discurso en la asamblea de trabajadores donde, entre otras cosas, reconoció que “el problema que afecta la línea de cerveza es el ausentismo laboral”.

En estos días, sindicato y empresa discuten sobre productividad en la empresa embotelladora. El dirigente indicó que sería “una vergüenza  para este gremio que después de 10 años de tener uso de reducción de jornada laboral la empresa justifique las ocho horas porque no se va a trabajar. Esa vergüenza no la vamos a pasar”.

Para Read, “el problema que afecta  la línea de cerveza es el ausentismo laboral. Hay 154 jornadas totales multiplicadas por ocho que no se trabajaron por ausentismo laboral. No vas y no avisás. Nos encontramos de que muchas veces, por ausentismo laboral, la empresa para y eso reduce la producción del día y atenta contra nosotros. Deja de ser útil para la empresa. Y estoy hablando de faltas sin aviso. Pues compañeros, se terminó”.

“Tenemos documentación que constata que 154 jornadas por ocho horas se perdieron de producción por faltar sin aviso. Es el mejor argumento que tiene la derecha, que tiene esta fábrica para quitarnos… ustedes se imaginan a nivel de prensa ‘estos que tanto gargantean perdieron la reducción de jornada laboral por vagos’. Ese garrón no lo vamos a vivir. Es una vergüenza”.

Si alguien a quien no se puede discutir su entrega en la defensa de los intereses de los trabajadores, en especial de la bebida, es precisamente a Richard Read.

Es más, es probable que solo él sea capaz de decir lo que acaba de sostener frente al poderoso gremio de la bebida.

Más allá de esto, entendemos que es de destacar que alguien, un gremialista de reconocido prestigio como Read, entienda que los trabajadores tenemos derechos y deberes. La lucha por los derechos no debe ser excusa para desconocer los deberes y la responsabilidad de cada trabajador.

Siempre hemos asumido que el dirigente gremial más respetado, es aquel que al mismo tiempo cumple rigurosamente con sus deberes, es decir su horario de trabajo, su contracción y entrega a las tareas que le caben, porque una cosa no quita la otra.

Read lo ha dicho con total claridad y valentía, un grupo de vagos (los que faltan a trabajar sin aviso), no van a hacerles perder los derechos -como el de trabajar 6 horas y cobrar 8 – porque no cumplen con sus obligaciones.

No ignoramos que los patrones se deben estar refregando las manos cuando surgen estas divergencias, pero que no se equivoquen, es una muestra también de que existe responsabilidad, de que cuando se plantean aspiraciones en base a productividad, no se desconocen las responsabilidades correspondientes.

Es lo que corresponde.