UPM 2 centro de discusión

El verdadero centro de discusión y para nosotros el único válido, es la incidencia que tendrá la obra de UPM 2 sobre el medio ambiente uruguayo.
Luego de observar lo que se discute durante varios días, creemos que es necesario hacer algunas puntualizaciones.
En primer lugar la incidencia que tendrá la obra y su funcionamiento sobre el medio ambiente. Los argumentos manejados por algunos voceros, para nosotros muy válidos, en virtud de sus conocimientos académicos son los únicos atendibles.
Más allá de los intereses particulares, algunos de ellos perfectamente entendibles, desde el momento que se afectan intereses particulares, deben sin embargo someterse a nuestro entender al interés público, pero sin perjudicar o haciéndolo lo menos posible a los intereses privados.
Esto siempre ha sido así y es de lo más polémico, pero no se puede discutir cuando lo que prima es el bien mayor, vale decir el mayor beneficio posible para la mayoría de los uruguayos.
Sin duda que no existe ninguna obra de desarrollo que no afecte los recursos naturales, ya sea tierra, agua o aire, pero la cuestión central, tal como lo hemos sostenido en varias ocasiones en estas mismas columnas, la cuestión es tratar de hallar la forma de que afecte lo menos posible, preservando y evitando en lo más posible los daños que originen estas obras.
En contrapartida a esta posición debemos establecer los intereses de la mayor parte de las personas locales y de la región donde estará instalada la planta y todo su entorno.
Comenzando por el trabajo de aquellas personas que en estos momentos carecen del mismo, teniendo en cuenta las dificultades que en la materia atraviesa el país, la región y el mundo todo.
Al mismo tiempo existen otros intereses, tan legítimos como éstos, que son los de aquella gente no está directamente vinculada a la obra, pero si relacionada, porque aspiran a ofrecerles diferentes servicios.
La mayoría de los uruguayos, según los sondeos parciales que se han difundido están en contra de este emprendimiento, pero sin embargo jamás se han opuesto a las diferentes formas de explotación que sean puesto en práctica y siguen vigentes en nuestro país.
Para ser claros. No descartamos que UPM 2 tenga su lado dañino, pero no nos convencen los argumentos esgrimidos hasta el momento.
Si se trata de explotar recursos naturales, preferimos abiertamente que el beneficio económico de esta explotación vaya en su mayor medida a la gente más necesitada.
Ni más ni menos.
A.R.D.