Urge aclarar responsabilidades

El pasado lunes una ambulancia que circulaba por ruta 1 hacia Montevideo se “incrustó” detrás de la zorra de un semi remolque, falleciendo la enfermera y quedando seriamente lesionados un médico y el conductor, y todo indica que el cansancio jugó un rol determinante en la atención del conductor, aspecto que deberá analizar la justicia.
A raíz del accidente el gremio que decidió tomar medidas, sacó a relucir la existencia de un protocolo que exige que sean dos los conductores en aquellos viajes que insumen más de 400 Kms. en total, aspecto que no se cumple y nadie parece interesado en respetar tampoco.
La cuestión es que generalmente a nivel privado se hace un acuerdo con el conductor, al que se le paga un poco más, pero este se hace cargo de la exigencia, conduciendo sólo, en lugar de hacerlo junto a otro.
De Salto a Montevideo son casi 500 kilómetros, motivo por el cual las ambulancias tendrían que ir con dos conductores, ni que hablar de los coches interdepartamentales en los que un conductor maneja sólo y frecuentemente pocas horas después de llegar emprende el regreso al punto de partida.
Como todo en nuestro país, la cosa no es que falten las disposiciones, sino que lo que falta es quien las haga cumplir debidamente.
El presidente del Sindicato Unico de Enfermeros del Uruguay, quien sostuvo que no es la primera muerte y la enfermera fallecida era jefa de hogar y tenía una hija de 17 años, afirmó que habitualmente los conductores de ASSE llegan a Montevideo y regresan a su punto de partida haciendo más de 400 kilómetros.
Es una muestra más de las cosas que requieren un análisis profundo en el sistema de salud porque innegablemente es necesario cambiar algunas cosas para hacer cumplir las disposiciones vigentes.
Lamentablemente estas situaciones se conocen cuando se produce un accidente de gravedad, generalmente con un costo de vidas jóvenes y Salto conoce muy bien esta situación, porque también le ha costado más de una vida.
Entre las repercusiones que hemos escuchado estos días se ha insinuado la responsabilidad que le cabe al propio Ministerio de Salud y a ASSE en particular, si es que la ignorancia del protocolo se debe a su responsabilidad.
Si realmente se prueba este alcance sería de suma gravedad, dado que podrían caber aspectos de la ley de responsabilidad empresarial que establece que es el empresario y en este caso es el propio Estado, el que debe proporcionar los medios y recursos adecuados a los trabajadores.
Urge aclarar las cosas y tomar medidas, porque lo que está en juego es la vida humana.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...