Uruguayos somos todos

Todos los habitantes de este pequeño país, bendecido por sus tierras tranquilas, sin grandes sobresaltos naturales, donde niños y jóvenes tienen acceso a una educación gratuita, y así podríamos seguir enumerando una cantidad de virtudes, formamos el Uruguay.
Pero hay una suerte de insistencia de que este país esté dividido, solo basta pensar distinto y ya se es parte de un bando de un lado o de otro.
No estamos hablando solamente en el aspecto político que es tal vez en el que más se puede reparar esta división, ni que hablar si se aborda el tema religioso, no coincidir ideológicamente, automáticamente ubica en la vereda de enfrente.
Estamos siendo divididos porque una mitad optó por un modelo de gobierno y la otra mitad por otro.
Esta situación se da día a día, estamos en una eterna campaña política, campaña que no ha terminado con la asunción del gobierno a nivel nacional o departamental, años atrás, continúa con temas establecidos ante que la opinión pública, que evidentemente genera controversias, pero da la sensación de que es una cortina de humo para entretener ante temas realmente relevantes.
Es verdad que el tema Venezuela es realmente preocupante, que la desaparición del joven Maldonado, en el vecino país de Argentina, no debe ser indiferente.
Pero aquí en este Uruguay hay temas importantes que necesitan soluciones urgentes, soluciones consensuadas, equilibradas.
Simplemente porque problemas existen y uruguayos somos todos.