- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Uruguayos tanto o más que nosotros

En varias oportunidades hemos expresado en estas columnas nuestra “vergüenza ajena”, debido al fracaso de los intentos por otorgar a los compatriotas que están en el exterior su derecho a votar.
Uruguay es de los pocos países que ni tiene voto consular ni forma alguna de que quienes no se hallan en el país puedan votar.
Entre los absurdos argumentos que fueron utilizados para negarle esta posibilidad a los compatriotas en el extranjero primó siempre el de que no estarían informados de la situación del país, argumento ridículo si tenemos en cuenta que las tecnologías actuales permiten informarse en minutos, muchas veces antes de quienes estamos aquí.
Los uruguayos en el extranjero son generalmente los primeros en reaccionar solidariamente ante las catástrofes, como inundaciones y demás. Los residentes en algunas naciones se han nucleado y han hecho llegar asiduamente las donaciones para socorrer a compatriotas que sufren estas penurias.
Como para muestra basta un botón, hagamos referencia a lo que ha pasado en Chile donde había una situación muy similar a la del Uruguay. Tras varios fracasos en las cámaras legislativas, en ocasión de las últimas elecciones los legisladores de la oposición a la entonces presidente, Michelle Bachelet dieron su respaldo a una iniciativa que habilitó el voto a los chilenos en el extranjero.
¿Qué pasó con el voto de estos? Pues bien, en primer lugar el porcentaje de votantes fue bastante inferior al que se esperaba y en segundo lugar, la mayoría de los votos fueron para el actual presidente, Sebastián Piñera, quien encabezaba la oposición precisamente.
En buen romance significó un tremendo revés para quienes entendían que los chilenos en el extranjero eran todos exilados o expulsados del país por las condiciones de vida existentes durante la dictadura militar de Pinochet y por lo tanto se consideraba que habría una amplia mayoría de votos para la izquierda entre quienes se hallaban en extranjero. ¡Nada más errado! La mayoría de los votos fueron para Piñera.
Independientemente del resultado, creemos que seguir negándoles el derecho al voto a la diáspora uruguaya es aberrante y no nos sirve tampoco el argumento que para consagrar este derecho habría que cambiar la Constitución, por la sencilla razón que nunca se hizo un plebiscito limpio, independiente de otros temas y lejos de cualquier acto eleccionario, sino que el que se hizo se lo “contaminó” con otros temas que nada tenían que ver.
A.R.D.