Ana Irina Manassi

Médica Dermatóloga

Muy alegre y  positiva. Así la vemos.
Una mujer decidida a conseguir en la vida lo que se proponga.
Una Ana Manassi, ama de casa, doctora, pero por sobre todo, mamá de tres hijos.
¿Cómo es un día de Ana?
Un día que obviamente, tiene un antes y un después de la operación de Martina.
Me levanto muy temprano, seis y cuarto de la mañana, y por lo general, los  malenseño, llevándole el desayuno a la cama a mis tres amores: Nicolás, Sara y Martina.
Como entro a las ocho a trabajar, los llevo al colegio y cuando vuelvo ya es a cocinar. Y lo bueno de todo esto es que los tres  colaboran en las tareas de la casa, y yo rezongo mucho (sonríe).
A la tardecita tenemos los deberes, el baño y la cena más o menos a las 21hs, ya que nos acostamos muy temprano, porque  durante la semana tienen muchas actividades, los veo muy responsables y quieren cumplir con todas.
¿Cómo es un domingo?
Temprano, todos duermen menos Martina. Era ella muy independiente antes, porque se levantaba, jugaba y se preparaba su chocolatada, junto a sus cosas.
Ahora la levanto la traigo al sillón a mirar tele y  con sus muñecas.
Nos vamos a lo de mis papás, Rosario (Tati), y papá, José (el Abu), a tomar unos mates, que son los pilares de nuestras vidas. Y no quiero dejar pasar la oportunidad, de saludar públicamente a mi mamá en el día de la madre, porque me siento muy orgullosa de la mamá que tengo.
Fue una luchadora y lo sigue siendo.
Ya el domingo a la tarde, me recuesto un ratito, y llega el momento de que Sara y Nicolás, un poco independientes, se reúnen con sus amigos.
Y Martina y yo, por lo general, estamos todos juntos con mis hermanos, mis papás, y para mí es maravilloso.
¿Tienes una anécdota
con ellos?
Sí! ¡Muchísimas!
Me encanta hacer cosas con ellos. Una costumbre que fuimos tomando, es agradecer cuando llega el momento del almuerzo, o la cena.
Todos los días agradece uno de nosotros, pero cuando le toca hacerlo a Martina, no te puedo decir lo gracioso que puede llegar a ser ( pero no podemos reírnos).
Esto era en los días que hablábamos de la operación, estábamos por cenar un día que le tocó a ella, y agradeció por la familia, la comida, etc. muy bien lo hizo, hasta, que cuando va terminando de agradecer, dice: ”Gracias, porque tengo una mamá casi millonaria”. Nos tentamos de la risa.
Tiene esa chispa que te hace reír, muy positiva.
Te cuento otra anécdota, de “Martina solidaria”: por tema de la operación tuvimos que viajar a Santa Fe. Veníamos en el trayecto, pasando en un momento por un lugar, donde estaba sentada una nena chiquita en el borde de la vereda, con su mamá.
Martina llevaba su apreciada muñeca apretada a su bracito. La mira a la niña, seguimos unos metros, hasta que me mira y me dice que quiere volver.
-¿Para qué?, le pregunto.
-Es que la vi muy triste a esta nena. Le quiero regalar mi muñeca.
Pero lo más lindo, fue cuando terminamos con lo de su operación, y me pregunta un día qué íbamos a hacer si sobraba dinero.
-Vamos a guardar para otra operación. (Le contesté).
-¿Y si sobra? Me dijo.
-Guardaremos para otra, por si surge, le dije.
-Pero si sobra, ¿podríamos enviarle algo a la nenita que estaba sentada en Santa Fe?
Esa es Martina. Con todo quiere ayudar y estar presente.
¿Cómo mamá, qué pretendes para el futuro de tus tres hijos?
Siempre les digo, que traten de apoyarse unos a otros, porque yo no voy a estar siempre. Lo tienen bien claro.
Lo único que pretendo como madre, es dejarle su estudio, para que salgan adelante. Esas son las herramientas para poder ser felices.
Les inculco que traten de serlo, que sean unidos y tengan sus valores.
Se van a encontrar con situaciones buenas y de las otras. Y cuando los vea ir saliendo de todo eso, yo voy a estar tranquila.
Envíale un mensaje a las mamás.
El ser mamá, es una tarea muy difícil.
Un día te encontrás siendo mamá, no sabes cómo hacerlo y nadie te enseña.
Vamos haciendo lo que podemos, y lo que nos sale, nos equivocamos muchas veces, pero todo, lo hacemos con el amor mas desinteresado que creo que existe.
Hay que poner muchísima esfuerzo, porque he cruzado por  malos momentos, y pensé que no me daba la fuerza y solamente mis hijos me la han dado. Soy feliz como mamá, me siento una mujer plena. Porque estoy haciendo lo que hago con la mayor felicidad, que una madre puede hacer.
El hecho de saber que estás haciendo algo por un hijo, ¡y le estás dando tu vida, si es necesario!
Y cualquier madre del mundo seguro que anhela, ver bien a sus hijos.
Soy una convencida de que vine a la vida con este propósito. Estoy feliz, orgullosa de los hijos y de los padres que tengo.
No me falta nada, y no sé si alguna vez fui feliz así. Además contando con la pronta recuperación de Martina y a los demás encaminados, para una madre y desde que uno lo es, no debe haber felicidad más grande que ver salir adelante a sus hijos. Es lo más importante.
No me siento una madre modelo. Somos todas madres modelo. Ojalá pudiéramos ser el mejor, para que ellos tengan ese ejemplo.
Les envío un saludo grande, para un gran día a todas las madres y bríndenles mucho amor a sus hijos. ¡Feliz día de la madre!

Muy alegre y  positiva. Así la vemos. Una mujer decidida a conseguir en la vida lo que se proponga. Una Ana Manassi, ama de casa, doctora, pero por sobre todo, mamá de tres hijos.

¿Cómo es un día de Ana?

Un día que obviamente, tiene un antes y un después de la operación de Martina. Me levanto muy temprano, seis y cuarto de la mañana, y por lo general, los  malenseño, llevándole el desayuno a la cama a mis tres amores: Nicolás, Sara y Martina. Como entro a las ocho a trabajar, los llevo al colegio y cuando vuelvo ya es a cocinar. Y lo bueno de todo esto es que los tres  colaboran en las tareas de la casa, y yo rezongo mucho (sonríe). A la tardecita tenemos los deberes, el baño y la cena más o menos a las 21hs, ya que nos acostamos muy temprano, porque  durante la semana tienen muchas actividades, los veo muy responsables y quieren cumplir con todas.

¿Cómo es un domingo?

Temprano, todos duermen menos Martina. Era ella muy independiente antes, porque se levantaba, jugaba y se preparaba su chocolatada, junto a sus cosas. Ahora la levanto la traigo al sillón a mirar tele y  con sus muñecas. Nos vamos a lo de mis papás, Rosario (Tati), y papá, José (el Abu), a tomar unos mates, que son los pilares de nuestras vidas. Y no quiero dejar pasar la oportunidad, de saludar públicamente a mi mamá en el día de la madre, porque me siento muy orgullosa de la mamá que tengo.

Fue una luchadora y lo sigue siendo.

Ya el domingo a la tarde, me recuesto un ratito, y llega el momento de que Sara y Nicolás, un poco independientes, se reúnen con sus amigos. Y Martina y yo, por lo general, estamos todos juntos con mis hermanos, mis papás, y para mí es maravilloso.

¿Tienes una anécdota con ellos?

Sí! ¡Muchísimas! Me encanta hacer cosas con ellos. Una costumbre que fuimos tomando, es agradecer cuando llega el momento del almuerzo, o la cena. Todos los días agradece uno de nosotros, pero cuando le toca hacerlo a Martina, no te puedo decir lo gracioso que puede llegar a ser ( pero no podemos reírnos).

Esto era en los días que hablábamos de la operación, estábamos por cenar un día que le tocó a ella, y agradeció por la familia, laAna Manassi con su flia. comida, etc. muy bien lo hizo, hasta, que cuando va terminando de agradecer, dice: ”Gracias, porque tengo una mamá casi millonaria”. Nos tentamos de la risa.

Tiene esa chispa que te hace reír, muy positiva. Te cuento otra anécdota, de “Martina solidaria”: por tema de la operación tuvimos que viajar a Santa Fe. Veníamos en el trayecto, pasando en un momento por un lugar, donde estaba sentada una nena chiquita en el borde de la vereda, con su mamá.

Martina llevaba su apreciada muñeca apretada a su bracito. La mira a la niña, seguimos unos metros, hasta que me mira y me dice que quiere volver.

-¿Para qué?, le pregunto.

-Es que la vi muy triste a esta nena. Le quiero regalar mi muñeca.

Pero lo más lindo, fue cuando terminamos con lo de su operación, y me pregunta un día qué íbamos a hacer si sobraba dinero.

-Vamos a guardar para otra operación. (Le contesté).

-¿Y si sobra? Me dijo.

-Guardaremos para otra, por si surge, le dije.

-Pero si sobra, ¿podríamos enviarle algo a la nenita que estaba sentada en Santa Fe?

Esa es Martina. Con todo quiere ayudar y estar presente.

¿Cómo mamá, qué pretendes para el futuro de tus tres hijos?

Siempre les digo, que traten de apoyarse unos a otros, porque yo no voy a estar siempre. Lo tienen bien claro.

Lo único que pretendo como madre, es dejarle su estudio, para que salgan adelante. Esas son las herramientas para poder ser felices.

Les inculco que traten de serlo, que sean unidos y tengan sus valores.

Se van a encontrar con situaciones buenas y de las otras. Y cuando los vea ir saliendo de todo eso, yo voy a estar tranquila.

Envíale un mensaje a las mamás.

El ser mamá, es una tarea muy difícil.

Un día te encontrás siendo mamá, no sabes cómo hacerlo y nadie te enseña.

Vamos haciendo lo que podemos, y lo que nos sale, nos equivocamos muchas veces, pero todo, lo hacemos con el amor mas desinteresado que creo que existe.

Hay que poner muchísima esfuerzo, porque he cruzado por  malos momentos, y pensé que no me daba la fuerza y solamente mis hijos me la han dado. Soy feliz como mamá, me siento una mujer plena. Porque estoy haciendo lo que hago con la mayor felicidad, que una madre puede hacer.

El hecho de saber que estás haciendo algo por un hijo, ¡y le estás dando tu vida, si es necesario!

Y cualquier madre del mundo seguro que anhela, ver bien a sus hijos.

Soy una convencida de que vine a la vida con este propósito. Estoy feliz, orgullosa de los hijos y de los padres que tengo.

No me falta nada, y no sé si alguna vez fui feliz así. Además contando con la pronta recuperación de Martina y a los demás encaminados, para una madre y desde que uno lo es, no debe haber felicidad más grande que ver salir adelante a sus hijos. Es lo más importante.

No me siento una madre modelo. Somos todas madres modelo. Ojalá pudiéramos ser el mejor, para que ellos tengan ese ejemplo.

Les envío un saludo grande, para un gran día a todas las madres y bríndenles mucho amor a sus hijos. ¡Feliz día de la madre!







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...