Giselle Turino Machiavello

Emprendedora

El rubro en el que trabaja la familia en conjunto, nos lleva a realizarles la entrevista a los tres integrantes, con un destaque especial y haciendo énfasis en la labor de Giselle.
Una mamá muy emprendedora y comprometida con su empresa.
Giselle se crio y vivió durante mucho tiempo en zonas suburbanas.
Con trabajos muy sacrificados, pero que la llenaron de experiencia y también de satisfacciones.
¿Cómo fueron Giselle, esos principios con tanta responsabilidad?
Comencé muy joven a trabajar, puesto que mis padres, residían en un establecimiento hortícola, y nuestra tarea era el trabajo de chacra.
Con plantaciones de frutilla, tomate, morrón, etc.
Me casé muy joven, con 17 años y doy a luz a mi primera hija con 18.
¿Cómo está conformada
tu familia?
Por José, mi esposo, Fernanda, mi hija mayor, y Emmanuel con 5 años.
Fernanda, recibida de  Técnica Agraria, se encuentra actualmente en Nueva Zelanda, ya que obtuvo una propuesta laboral y viajó hace ya unos años.
¿Cómo es un día de Giselle?
Nos levantamos muy temprano, preparamos mate y partimos a nuestro trabajo, que nos queda a 6 kms. y medio de la ciudad, del lugar donde vivimos.
Es de lunes a sábados, pero muchas veces, surge trabajar el domingo y también lo hacemos.
¿Cuál es tu actividad,
actualmente?
Es un emprendimiento familiar, iniciado ya hace unos cuantos años, basado en la elaboración y venta de ladrillos.
¿Y cómo comienza esta
sacrificada labor?
Salgo a caminar un día al fondo de la chacra donde vivía y mirando a unos obreros del mismo rubro, se me ocurre que podía ser una buena salida laboral.
Al principio me costó, ya que mi nena era pequeña y se me hacía todo muy dificultoso. No tenía nada para poder comenzar.
Unos vecinos, me ofrecen trabajar en su chacra arrancando frutilla, encajonándola,  y mientras tanto comencé a elaborar la idea de cómo lo iba a hacer,  contando con muy poco dinero.
Sabía que todo lo que necesitara, para realizar los ladrillos, lo tenía que pagar. Desde un caballo para el pisadero, hasta el corte de los mismos.
¿Qué se necesita para comenzar un emprendimiento así?
¡Ganas! Y sobre todo, muchísima voluntad.
Es un trabajo que no tiene nada liviano para hacer. Desde el comienzo fui acarreando  el material que necesitaba en un carro y caballo, con mil dificultades.
Con el tiempo, fue mejorando la situación y pudimos obtener un camioncito para cargar el pisadero, llevar la leña  y alquilamos la retroexcavadora de Bisio.
Además está el tema de poder conseguir gente, con ganas de trabajar.
¿Alguna anécdota que
tengas de esa época?
Mis comienzos han sido lamentables. Si tuviera que volver a vivirlo, pienso que no lo haría. Porque he pasado tantas cosas que no han sido del todo agradables, que cuando las pienso, me parecen insólitas:
Había conseguido prestado un caballo mansito y un carro, que me servía para el traslado de la leña y el aserrín.
Venía yo un día, frente a Campichuelo con el carro cargado de leña, justamente a las 15 hs, cuando es el horario de salida de la gente de CTM por la ruta, y se le sale la rueda al carro.
Fue espantoso, todo un desastre en la ruta. Y además me asusté muchísimo.
¿Cómo fue el avance
en cuanto al trabajo?
Cuando obtenemos el camión, ya la cosa fue cambiando. Salimos del carro y del caballo para el traslado de los materiales.
Pero actualmente, contamos con una retroexcavadora nuestra y además con un grupo de colaboradores. Pero de cualquier manera, el trabajo fuerte lo hacemos José y yo.
¿La empresa va
en alza, José?
-José: Sí. La cantidad de clientes con los que contamos es muy importante.
Trabajamos seriamente, y cumpliendo, con nuestra clientela. Para nosotros es fundamental.
Trabajamos de boca a boca, pero por suerte, nos ha pasado casos en que por referencias de trabajar con un buen material, nos ha llamado gente desde Estados Unidos, España, Brasil, solicitándonos una cantidad importante de ladrillos , entregándolos uno, en zona de termas de Daymán y recibiendo el importe de la venta por medio de Abitab.
Después de esas dificultades, ¿has tenido también satisfacciones?
-Giselle: ¡Sí! Claro, trabajo mucho menos.
El trabajo fuerte los seguimos haciendo nosotros dos, por ejemplo el acarreo del aserrín, el abono para la mezcla con la tierra lo hace José y el fuego para el horno, lo organizo yo, y él se encarga de quemar. Nos complementamos muy bien los dos. Incluso para la carga en el camión después de prontos.
Solo para el corte,  se está tomando gente.
¿Cuánto demora en
estar pronto un ladrillo?
-José: 6, 7 u 8  horas. Depende del estado en que se encuentre el adobe, que le llamamos.
¿Te sientes bien
físicamente?
-Giselle: Me siento muy bien. Con algún dolorcito en la cadera de vez en cuando, pero estoy muy a gusto trabajando, porque lo hacemos en familia, y es bien importante para todos. Estamos siempre juntos, muy unidos y también eso nos lleva a tener momentos muy lindos de esparcimientos.
¿Cómo es ser mamá?
Me tomo el tiempo de ser mamá. Me encanta. Están primero siempre mis hijos, y tratamos de darle siempre lo mejor. En cuanto a mi hija mayor, es ya adulta y encaminada en un país que tiene mucho futuro. La veo muy bien.
Me siento realizada como mamá y con un hijo mimosísimo. Que continuamente me está demostrando afecto.
Envíale un mensaje a las mamás. Que siempre hay tiempo para ser mamá. Y es hermoso y fácil.
¡Un saludo grande en su día a todas las mamás!
No podemos revela r la conversación que mantuvimos con Emmanuel en esta entrevista, puesto que nos confesó en secreto  el regalo que tiene pensado para su mamá.
¡Que obviamente no podemos contarlo!

El rubro en el que trabaja la familia en conjunto, nos lleva a realizarles la entrevista a los tres integrantes, con un destaque especial y haciendo énfasis en la labor de Giselle. Una mamá muy emprendedora y comprometida con su empresa. Giselle se crio y vivió durante mucho tiempo en zonas suburbanas. Con trabajos muy sacrificados, pero que la llenaron de experiencia y también de satisfacciones.

¿Cómo fueron Giselle, esos principios con tanta responsabilidad?

Comencé muy joven a trabajar, puesto que mis padres, residían en un establecimiento hortícola, y nuestra tarea era el trabajo de chacra. Con plantaciones de frutilla, tomate, morrón, etc. Me casé muy joven, con 17 años y doy a luz a mi primera hija con 18.

¿Cómo está conformada tu familia?

Por José, mi esposo, Fernanda, mi hija mayor, y Emmanuel con 5 años. Fernanda, recibida de  Técnica Agraria, se encuentra actualmente en Nueva Zelanda, ya que obtuvo una propuesta laboral y viajó hace ya unos años.

¿Cómo es un día de Giselle?

Nos levantamos muy temprano, preparamos mate y partimos a nuestro trabajo, que nos queda a 6 kms. y medio de la ciudad, del lugar donde vivimos. Es de lunes a sábados, pero muchas veces, surge trabajar el domingo y también lo hacemos.

¿Cuál es tu actividad, actualmente?

Es un emprendimiento familiar, iniciado ya hace unos cuantos años, basado en la elaboración y venta de ladrillos.

¿Y cómo comienza esta sacrificada labor?

Salgo a caminar un día al fondo de la chacra donde vivía y mirando a unos obreros del mismo rubro, se me ocurre que podía ser una buena salida laboral. Al principio me costó, ya que mi nena era pequeña y se me hacía todo muy dificultoso. No tenía nada para poder comenzar. Unos vecinos, me ofrecen trabajar en su chacra arrancando frutilla, encajonándola,  y mientras tanto comencé a elaborar la idea de cómo lo iba a hacer,  contando con muy poco dinero.  Sabía que todo lo que necesitara, para realizar los ladrillos, lo tenía que pagar. Desde un caballo para el pisadero, hasta el corte de los mismos.

¿Qué se necesita para comenzar un emprendimiento así?

¡Ganas! Y sobre todo, muchísima voluntad. Es un trabajo que no tiene nada liviano para hacer. Desde el comienzo fui acarreando  elGiselle Turino 1 material que necesitaba en un carro y caballo, con mil dificultades. Con el tiempo, fue mejorando la situación y pudimos obtener un camioncito para cargar el pisadero, llevar la leña  y alquilamos la retroexcavadora de Bisio. Además está el tema de poder conseguir gente, con ganas de trabajar.

¿Alguna anécdota que tengas de esa época?

Mis comienzos han sido lamentables. Si tuviera que volver a vivirlo, pienso que no lo haría. Porque he pasado tantas cosas que no han sido del todo agradables, que cuando las pienso, me parecen insólitas:  Había conseguido prestado un caballo mansito y un carro, que me servía para el traslado de la leña y el aserrín. Venía yo un día, frente a Campichuelo con el carro cargado de leña, justamente a las 15 hs, cuando es el horario de salida de la gente de CTM por la ruta, y se le sale la rueda al carro.

Fue espantoso, todo un desastre en la ruta. Y además me asusté muchísimo.

¿Cómo fue el avance en cuanto al trabajo?

Cuando obtenemos el camión, ya la cosa fue cambiando. Salimos del carro y del caballo para el traslado de los materiales.

Pero actualmente, contamos con una retroexcavadora nuestra y además con un grupo de colaboradores. Pero de cualquier manera, el trabajo fuerte lo hacemos José y yo.

¿La empresa va en alza, José?

-José: Sí. La cantidad de clientes con los que contamos es muy importante.

Trabajamos seriamente, y cumpliendo, con nuestra clientela. Para nosotros es fundamental. Trabajamos de boca a boca, pero por suerte, nos ha pasado casos en que por referencias de trabajar con un buen material, nos ha llamado gente desde Estados Unidos, España, Brasil, solicitándonos una cantidad importante de ladrillos , entregándolos uno, en zona de termas de Daymán y recibiendo el importe de la venta por medio de Abitab.

Después de esas dificultades, ¿has tenido también satisfacciones?

-Giselle: ¡Sí! Claro, trabajo mucho menos.

El trabajo fuerte los seguimos haciendo nosotros dos, por ejemplo el acarreo del aserrín, el abono para la mezcla con la tierra lo hace José y el fuego para el horno, lo organizo yo, y él se encarga de quemar. Nos complementamos muy bien los dos. Incluso para la carga en el camión después de prontos.

Solo para el corte,  se está tomando gente.

¿Cuánto demora en estar pronto un ladrillo?

-José: 6, 7 u 8  horas. Depende del estado en que se encuentre el adobe, que le llamamos.

¿Te sientes bien físicamente?

-Giselle: Me siento muy bien. Con algún dolorcito en la cadera de vez en cuando, pero estoy muy a gusto trabajando, porque lo hacemos en familia, y es bien importante para todos. Estamos siempre juntos, muy unidos y también eso nos lleva a tener momentos muy lindos de esparcimientos.

¿Cómo es ser mamá?

Me tomo el tiempo de ser mamá. Me encanta. Están primero siempre mis hijos, y tratamos de darle siempre lo mejor. En cuanto a mi hija mayor, es ya adulta y encaminada en un país que tiene mucho futuro. La veo muy bien.

Me siento realizada como mamá y con un hijo mimosísimo. Que continuamente me está demostrando afecto.

Envíale un mensaje a las mamás. Que siempre hay tiempo para ser mamá. Y es hermoso y fácil.

¡Un saludo grande en su día a todas las mamás!

No podemos revela  la conversación que mantuvimos con Emmanuel en esta entrevista, puesto que nos confesó en secreto  el regalo que tiene pensado para su mamá. ¡Que obviamente no podemos contarlo!







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...