- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Brindándose a Salto”

Juan José Leal  y Gonzalo Leal

Familias unidas, en una misma profesión.
Es un placer verlos juntos. Porque nos trasmiten una  tranquilidad que nos contagia.
Amigos entre sí, muy unidos, con la misma especialización, con la misma forma de ver la vida y casi con los mismos pensamientos.
Valoramos los salteños, nuestro privilegio de poder contar con ellos, cuando necesitamos en lo cotidiano de su atención.
Así conversamos, y así se lo trasmitimos a ustedes:
¿Cómo está conformada la familia?
-Juan José: Hijos tengo cinco: Gonzalo medico, Paula abogada, Mariana licenciada en negocios internacionales, las mellizas Juliana y Luciana de mi segundo matrimonio junto a Raquel.
Nueve nietos, que son: Mateo, Octavio, Justino,  Ema, Santiago, Milagros, Ignacio, Isabela y Sofía. Además, viene otro en camino, y será el décimo.
¿Eran muy traviesos sus hijos?
¡Tengo muchas anécdotas! Pero cosas normales.
Gonzalo por ejemplo, fue muy dedicado al deporte en su niñez.
Fue  campeón nacional de natación, con un sin número de medallas, con solo 8 años.
Al llegar a adolescente, además de la natación, integró la selección departamental de cadetes de básquetbol, y también fue jugador de fútbol, en la liga comercial.
Toda una experiencia desde el punto de vista deportivo en Salto.
Fue un muy buen estudiante. Viajó a Montevideo, donde continuó con la carrera de medicina, hasta hacer la residencia de cirugía, donde se recibió y volvió a Salto, con una determinada orientación.
Mis hijas mujeres también, todas, fueron muy aplicadas.
¿Cómo se conforma tu familia?
-Gonzalo: Mis hijos son cuatro: Mateo tiene 12 años, Octavio 11, Justino 9  y Ema tiene casi 2 añitos, junto a mi señora Paula, que es Odontóloga.
Mateo con sus cosas del liceo, Octavio con su veta de natación que le va muy bien, con un gran destaque, y Justino, anda muy bien en el colegio nada también, pero no con tanto entrenamiento, y así mismo le va muy bien.
¿Qué cosas te gustan hacer con papá?
Obviamente que somos adultos, y hay actividades que es más difícil poder llevarlas a cabo ahora.
Antes, sobre todo, cuando él estaba con las actividades quirúrgicas, estábamos trabajando  juntos por lo menos una vez a la semana. Y eso para mí, era muy lindo.
Me enseñó muchísimo, me hizo ver la profesión  de una manera que realmente me ha ayudado.
Pero también mantengo muchos recuerdos de las actividades de cuando era chico, del colegio y deportivas.
Mis recuerdos son siempre de su compañía a mi lado. Aunque nuestra profesión es complicada, trato en lo posible de hacerlo con mis hijos. Estar acompañándolos y apoyándolos.
Y sé que en cierta forma ellos valoran eso.
¿Cómo es esto de seguir con la misma profesión de papá?
Muchas veces me lo he preguntado, y creo que fue algo natural.
No me vi haciendo otra cosa. Hasta en la escuela, quería ser de la Cruz Roja  y le pedía a la maestra para armar el botiquín. Es algo que siempre me gustó.
Y en cuanto a la especialización, de lo quirúrgico, al principio quería ser pediatra, pero paso el tiempo y entendí que lo que más me gustaba, porque era lo que me quedaba en la mente, era el tema cirugía.
Y hoy por hoy, creo que no elegí mal. Dentro de la medicina, la cirugía es lo que más me gusta.
¿Es un privilegio para usted papá, que sea además, el único hijo varón?
-Juan José: Sí, de verdad, pero no fue por influencia.
Siempre tratamos de que eligiera lo que él quería.
Se fue orientando solo y lo decidió. Por suerte la medicina es lo que lo hace sentir bien.
¿Cuándo se reúne la familia?
-Juan José: Es bien variable, muchas veces es según la fecha.
En cumpleaños sí seguro. En el de ellos o en  el mío por ejempló, que es  el 19 de marzo, en general, estamos todos.
Pero tratamos de hacerlo lo más seguido que podemos.
¿Qué es ser papa?
-Juan José: Es una enorme responsabilidad. No es sencillo.
Estamos aprendiendo todos los días, de acuerdo a las etapas, son los roles que desempeñamos todos los días.
No tenemos ninguna escuela, de padres. Lo aprendemos, en el error, y soy un agradecido por todo lo que uno logra darles a los hijos.
La enseñanza y las armas para que ellos de por sí, se puedan desempeñar y cuando uno tiene un campo receptivo, hay que considerarse un agradecido como padre.
Porque cualquiera de los míos, ha logrado formar su familia y salir adelante. Y es lo que en realidad les queda a cada uno. Los admiro.
-Gonzalo: Para mí fue lo más lindo e importante que me paso en la vida.
Después de eso, es todo muy relativo y comparando, queda todo sin sentido.
Es difícil se padre. Todos los hijos son diferentes, tienen necesidades diferentes y uno como padre, no puede tener una receta.
Todos actuamos diferentes y con necesidades distintas, muchas veces uno le puede errar, pero creo que lo más lindo es poder darle cariño, el  amor que es lo que uno siente por ellos, y después de allí, irán buscando su camino.
¿Un mensaje a los papás?
-Gonzalo: ¡Un gran saludo a todos los padres!
Y que cada uno aproveche de poder tenerlo con ellos, pero que a su vez los padres valoren lo que los hijos le pueden dar.
El ser padres, se aprende todos los días, entonces así como tanto amor le damos a ellos, también ellos nos dan a nosotros.
Y creo que solos no podemos estar, entonces aunque esos momentos sean cortitos, tratemos de aprovecharlos con nuestros padres al máximo.
-Juan José: En sí, lo que importa es que el ser padre es un aprendizaje permanente y un ida y vuelta de lo que recibimos de los hijos.
Tratamos muchas veces proyectar cosas hacia adelante, para nuestros hijos, y ojalá lo podamos llevar a cabo.
Y cuando uno logra este tipo de cosas, estamos logrando lo mejor de la sociedad y es una gran satisfacción.¡El saludo especial a todos los padres en su día!

Familias unidas, en una misma profesión.

Es un placer verlos juntos. Porque nos trasmiten una  tranquilidad que nos contagia.

Amigos entre sí, muy unidos, con la misma especialización, con la misma forma de ver la vida y casi con los mismos pensamientos.

Valoramos los salteños, nuestro privilegio de poder contar con ellos, cuando necesitamos en lo cotidiano de su atención.

Así conversamos, y así se lo trasmitimos a ustedes:

¿Cómo está conformada la familia?

-Juan José: Hijos tengo cinco: Gonzalo medico, Paula abogada, Mariana licenciada en negocios internacionales, las mellizas Juliana y Luciana de mi segundo matrimonio junto a Raquel.

Nueve nietos, que son: Mateo, Octavio, Justino,  Ema, Santiago, Milagros, Ignacio, Isabela y Sofía. Además, viene otro en camino, y será el décimo.

¿Eran muy traviesos sus hijos?Doctores Leal 2

¡Tengo muchas anécdotas! Pero cosas normales.

Gonzalo por ejemplo, fue muy dedicado al deporte en su niñez.

Fue  campeón nacional de natación, con un sin número de medallas, con solo 8 años.

Al llegar a adolescente, además de la natación, integró la selección departamental de cadetes de básquetbol, y también fue jugador de fútbol, en la liga comercial.

Toda una experiencia desde el punto de vista deportivo en Salto.

Fue un muy buen estudiante. Viajó a Montevideo, donde continuó con la carrera de medicina, hasta hacer la residencia de cirugía, donde se recibió y volvió a Salto, con una determinada orientación.

Mis hijas mujeres también, todas, fueron muy aplicadas.

¿Cómo se conforma tu familia?

-Gonzalo: Mis hijos son cuatro: Mateo tiene 12 años, Octavio 11, Justino 9  y Ema tiene casi 2 añitos, junto a mi señora Paula, que es Odontóloga.

Mateo con sus cosas del liceo, Octavio con su veta de natación que le va muy bien, con un gran destaque, y Justino, anda muy bien en el colegio nada también, pero no con tanto entrenamiento, y así mismo le va muy bien.

¿Qué cosas te gustan hacer con papá?

Obviamente que somos adultos, y hay actividades que es más difícil poder llevarlas a cabo ahora.

Antes, sobre todo, cuando él estaba con las actividades quirúrgicas, estábamos trabajando  juntos por lo menos una vez a la semana. Y eso para mí, era muy lindo.

Me enseñó muchísimo, me hizo ver la profesión  de una manera que realmente me ha ayudado.

Pero también mantengo muchos recuerdos de las actividades de cuando era chico, del colegio y deportivas.

Mis recuerdos son siempre de su compañía a mi lado. Aunque nuestra profesión es complicada, trato en lo posible de hacerlo con mis hijos. Estar acompañándolos y apoyándolos.

Y sé que en cierta forma ellos valoran eso.

¿Cómo es esto de seguir con la misma profesión de papá?

Muchas veces me lo he preguntado, y creo que fue algo natural.

No me vi haciendo otra cosa. Hasta en la escuela, quería ser de la Cruz Roja  y le pedía a la maestra para armar el botiquín. Es algo que siempre me gustó.

Y en cuanto a la especialización, de lo quirúrgico, al principio quería ser pediatra, pero paso el tiempo y entendí que lo que más me gustaba, porque era lo que me quedaba en la mente, era el tema cirugía.

Y hoy por hoy, creo que no elegí mal. Dentro de la medicina, la cirugía es lo que más me gusta.

¿Es un privilegio para usted papá, que sea además, el único hijo varón?

-Juan José: Sí, de verdad, pero no fue por influencia.

Siempre tratamos de que eligiera lo que él quería.

Se fue orientando solo y lo decidió. Por suerte la medicina es lo que lo hace sentir bien.

¿Cuándo se reúne la familia?

-Juan José: Es bien variable, muchas veces es según la fecha.

En cumpleaños sí seguro. En el de ellos o en  el mío por ejempló, que es  el 19 de marzo, en general, estamos todos.

Pero tratamos de hacerlo lo más seguido que podemos.

¿Qué es ser papa?

-Juan José: Es una enorme responsabilidad. No es sencillo.

Estamos aprendiendo todos los días, de acuerdo a las etapas, son los roles que desempeñamos todos los días.

No tenemos ninguna escuela, de padres. Lo aprendemos, en el error, y soy un agradecido por todo lo que uno logra darles a los hijos.

La enseñanza y las armas para que ellos de por sí, se puedan desempeñar y cuando uno tiene un campo receptivo, hay que considerarse un agradecido como padre.

Porque cualquiera de los míos, ha logrado formar su familia y salir adelante. Y es lo que en realidad les queda a cada uno. Los admiro.

-Gonzalo: Para mí fue lo más lindo e importante que me paso en la vida.

Después de eso, es todo muy relativo y comparando, queda todo sin sentido.

Es difícil se padre. Todos los hijos son diferentes, tienen necesidades diferentes y uno como padre, no puede tener una receta.

Todos actuamos diferentes y con necesidades distintas, muchas veces uno le puede errar, pero creo que lo más lindo es poder darle cariño, el  amor que es lo que uno siente por ellos, y después de allí, irán buscando su camino.

¿Un mensaje a los papás?

-Gonzalo: ¡Un gran saludo a todos los padres!

Y que cada uno aproveche de poder tenerlo con ellos, pero que a su vez los padres valoren lo que los hijos le pueden dar.

El ser padres, se aprende todos los días, entonces así como tanto amor le damos a ellos, también ellos nos dan a nosotros.

Y creo que solos no podemos estar, entonces aunque esos momentos sean cortitos, tratemos de aprovecharlos con nuestros padres al máximo.

-Juan José: En sí, lo que importa es que el ser padre es un aprendizaje permanente y un ida y vuelta de lo que recibimos de los hijos.

Tratamos muchas veces proyectar cosas hacia adelante, para nuestros hijos, y ojalá lo podamos llevar a cabo.

Y cuando uno logra este tipo de cosas, estamos logrando lo mejor de la sociedad y es una gran satisfacción.¡El saludo especial a todos los padres en su día!