¡Buenísima mamá y mejor abuela aún!

1
1
¡Es un encanto de mamá!
Además, dedicando todo su tiempo a ser una abuela compinche, compañera, y  para nada entrometida.
Es una convencida de que a los niños hay que darles mucho amor.
¿Cómo está constituída su familia?
Somos poquitos. Mi esposo Néstor Albisu, Carlitos y yo.
Actualmente se multiplico la familia. Están además, mi nuera Natalia, y mis tres nietitos: Martina, Nacho y Benjamín. Divinos los tres.
¿Cómo es un día en su vida?
Es muy sencilla. Pero me levanto temprano y estoy todo el día en movimiento. Participo en varias comisiones de beneficencia y con eso siempre estoy en actividad.
Después tengo a los niños, que no importa el día ni la hora, en el momento que me necesitan, dejo todo para ayudar a mi hijo y a mi nuera.
Me encanta hacerlo, ya que me han cambiado la vida, ¡gracias a Dios!
¿Es un orgullo ser mamá de Carlitos, verdad?
A nosotros nos da mucha tranquilidad y  alegría verlo actuar. Nos llena de satisfacciones.
Lo decía mi mamá: lo que se mama desde niño, se ve después. Cuando son mayores, modestia aparte. Siento cortedad de hablar sobre mi hijo,  creo que les pasa a todas las madres. Pero es que me da mucha alegría y satisfacción su forma de ser.
¿Cuál es su mayor  alegría?
Tener a la familia junta. Es lo que más deseo. Mantenernos  los siete unidos como estamos, con muchísimo amor.
¿Le gusta salir a pasear o viajar?
Antes viajábamos mucho. Actualmente, me gusta más estar en familia, y si vamos a algún lugar, lo hacemos todos.
Soy muy familiera y me cuesta separarme de ellos. Hay días que suspendo actividades, porque me gusta estar con mis nietos.
¿Es una abuela muy complaciente y compinche?
Creo que sí. Por lo menos trato en los momentos que estoy con ellos, de que sean felices, se diviertan y jueguen a su manera.
No prohibirles nada en cuanto a diversión. A veces  algún límite hay que ponerles, pero en lo posible, cuando están conmigo, intento tratarlos lo mejor posible, y que me recuerden con cariño.
No quiero que piensen: esta abuela fue mala, o nos rezongaba. Quiero que me recuerden bien.
¿Cuál es la actividad que más le gusta realizar en el hogar?
La cocina. Cuando Carlos era chiquito, lo ponía en la beibisilla, sobre la mesada, y cocinaba con él. Por eso salió buen cocinero.
Le encantan las milanesas con papas fritas. Es muy sencillo.Y cuando les pregunto a mis nietos, que desean comer, es chuleta, o churrasco con puré de papas.
¿Es católica?
Sí. Practico religión, yendo a misa todos los días. Fui catequista a los 17 años y ahí comenzó mi camino en los grupos de caridad, en obras de beneficencia. Acompaño a la agrupación Álvarez Caldeiro Barcia, también a las monjitas de Sierras de María y en la Parroquia del Carmen.
Además, trato de ayudar en los barrios.
¿Cómo excelente mama y abuela que es, que meta o asignatura  tiene pendiente?
Honestamente, no la tengo.
Dios me dio todo en la vida, y te puedo decir que soy feliz.
Desde mi niñez, lo siento así. Mis padres, fueron personas maravillosas  y me dieron diez hermanos. Fuimos muy unidos todos, que fue lo que nos inculcaron. Agradezco a Dios y a mis padres, todo lo que me han regalado.
Y no puedo pedirle más a Dios de lo que me ha dado.
¡Cuénteme una anécdota de su hijo!
Tenía Carlitos cinco años, estábamos nosotros integrando el Club de Leones, cuando una vez en reyes, llaman por teléfono para pedirnos una ayuda en la zona de Barrio Uruguay, y Néstor no estaba en casa.
Invito a una amiga y a Carlitos a acompañarme a llevar unas cosas. Cargamos la camioneta, cuando llegamos, había un grupo grande de gente. Estábamos bajando todo lo que llevábamos, cuando Carlitos me toca la pierna y me dice: ¿Puedo dejarles mis juguetes? ¡Claro que si!, le dije.
Yo no lo podía creer, nadie lo había notado: Había cargado  sus juguetes sin que nos diéramos cuenta y los llevó de regalo a esos niños que lo necesitaban.
Llego a casa y no le comento nada a su padre, incluso  nunca más se acordó de lo que había hecho. Con solo cinco años, ya mostraba su actitud, y a mí me marcó.
Es un muchacho solidario, y sigue siendo siempre la misma persona.
Otra anécdota, es la de un día, al llegar de la escuela me cuenta, con 12 años, que lo habían dejado sin recreo. Es que había pasado la camioneta con gente del partido de Wilson y el se atrevió a gritar: ¡Que vivan los blancos, carajo!
¿Qué se siente ser la mamá de un futuro Diputado?
Está en manos de Dios. Todo lo mejor le deseo.
Me daría mucha alegría por el, porque es un apasionado de la política.
Sería una satisfacción realmente, poder ver una cosa que se concreta y es lo que él desea. Pero Dios dirá. De no ser así, Dios sabe  lo que hace.
¿Qué agregás al saludo tradicional por el día de la madre?
Que quieran mucho a los hijos. Que le den mucho amor, porque es lo más importante que tenemos, y no importa la edad que tengan.
A los cinco años de casada llegó Carlos, cuando yo ya no confiaba, y tenía miedo de no ser madre, entonces me invadió una alegría tan grande que es imposible describirla y soy feliz de tenerlo.
Tengo solo palabras de agradecimiento, porque vino  a alegrar la familia, además nació el día del cumpleaños del abuelo que ya no estaba.
Fue una bendición de Dios tenerlo, al igual que a mis nietos.
¡Feliz día a todas las madres

¡Es un encanto de mamá!

Además, dedicando todo su tiempo a ser una abuela compinche, compañera, y  para nada entrometida.

Es una convencida de que a los niños hay que darles mucho amor.

¿Cómo está constituída su familia?

Somos poquitos. Mi esposo Néstor Albisu, Carlitos y yo.JUANITA EMED

Actualmente se multiplico la familia. Están además, mi nuera Natalia, y mis tres nietitos: Martina, Nacho y Benjamín. Divinos los tres.

¿Cómo es un día en su vida?

Es muy sencilla. Pero me levanto temprano y estoy todo el día en movimiento. Participo en varias comisiones de beneficencia y con eso siempre estoy en actividad.

Después tengo a los niños, que no importa el día ni la hora, en el momento que me necesitan, dejo todo para ayudar a mi hijo y a mi nuera.

Me encanta hacerlo, ya que me han cambiado la vida, ¡gracias a Dios!

¿Es un orgullo ser mamá de Carlitos, verdad?

A nosotros nos da mucha tranquilidad y  alegría verlo actuar. Nos llena de satisfacciones.

Lo decía mi mamá: lo que se mama desde niño, se ve después. Cuando son mayores, modestia aparte. Siento cortedad de hablar sobre mi hijo,  creo que les pasa a todas las madres. Pero es que me da mucha alegría y satisfacción su forma de ser.

¿Cuál es su mayor  alegría?

Tener a la familia junta. Es lo que más deseo. Mantenernos  los siete unidos como estamos, con muchísimo amor.

¿Le gusta salir a pasear o viajar?

Antes viajábamos mucho. Actualmente, me gusta más estar en familia, y si vamos a algún lugar, lo hacemos todos.

Soy muy familiera y me cuesta separarme de ellos. Hay días que suspendo actividades, porque me gusta estar con mis nietos.

¿Es una abuela muy complaciente y compinche?

Creo que sí. Por lo menos trato en los momentos que estoy con ellos, de que sean felices, se diviertan y jueguen a su manera.

No prohibirles nada en cuanto a diversión. A veces  algún límite hay que ponerles, pero en lo posible, cuando están conmigo, intento tratarlos lo mejor posible, y que me recuerden con cariño.

No quiero que piensen: esta abuela fue mala, o nos rezongaba. Quiero que me recuerden bien.

¿Cuál es la actividad que más le gusta realizar en el hogar?

La cocina. Cuando Carlos era chiquito, lo ponía en la beibisilla, sobre la mesada, y cocinaba con él. Por eso salió buen cocinero.

Le encantan las milanesas con papas fritas. Es muy sencillo.Y cuando les pregunto a mis nietos, que desean comer, es chuleta, o churrasco con puré de papas.

¿Es católica?

Sí. Practico religión, yendo a misa todos los días. Fui catequista a los 17 años y ahí comenzó mi camino en los grupos de caridad, en obras de beneficencia. Acompaño a la agrupación Álvarez Caldeiro Barcia, también a las monjitas de Sierras de María y en la Parroquia del Carmen.

Además, trato de ayudar en los barrios.

¿Cómo excelente mama y abuela que es, que meta o asignatura  tiene pendiente?

Honestamente, no la tengo.

Dios me dio todo en la vida, y te puedo decir que soy feliz.

Desde mi niñez, lo siento así. Mis padres, fueron personas maravillosas  y me dieron diez hermanos. Fuimos muy unidos todos, que fue lo que nos inculcaron. Agradezco a Dios y a mis padres, todo lo que me han regalado.

Y no puedo pedirle más a Dios de lo que me ha dado.

¡Cuénteme una anécdota de su hijo!

Tenía Carlitos cinco años, estábamos nosotros integrando el Club de Leones, cuando una vez en reyes, llaman por teléfono para pedirnos una ayuda en la zona de Barrio Uruguay, y Néstor no estaba en casa.

Invito a una amiga y a Carlitos a acompañarme a llevar unas cosas. Cargamos la camioneta, cuando llegamos, había un grupo grande de gente. Estábamos bajando todo lo que llevábamos, cuando Carlitos me toca la pierna y me dice: ¿Puedo dejarles mis juguetes? ¡Claro que si!, le dije.

Yo no lo podía creer, nadie lo había notado: Había cargado  sus juguetes sin que nos diéramos cuenta y los llevó de regalo a esos niños que lo necesitaban.

Llego a casa y no le comento nada a su padre, incluso  nunca más se acordó de lo que había hecho. Con solo cinco años, ya mostraba su actitud, y a mí me marcó.

Es un muchacho solidario, y sigue siendo siempre la misma persona.

Otra anécdota, es la de un día, al llegar de la escuela me cuenta, con 12 años, que lo habían dejado sin recreo. Es que había pasado la camioneta con gente del partido de Wilson y el se atrevió a gritar: ¡Que vivan los blancos, carajo!

¿Qué se siente ser la mamá de un futuro Diputado?

Está en manos de Dios. Todo lo mejor le deseo.

Me daría mucha alegría por el, porque es un apasionado de la política.

Sería una satisfacción realmente, poder ver una cosa que se concreta y es lo que él desea. Pero Dios dirá. De no ser así, Dios sabe  lo que hace.

¿Qué agregás al saludo tradicional por el día de la madre?

Que quieran mucho a los hijos. Que le den mucho amor, porque es lo más importante que tenemos, y no importa la edad que tengan.

A los cinco años de casada llegó Carlos, cuando yo ya no confiaba, y tenía miedo de no ser madre, entonces me invadió una alegría tan grande que es imposible describirla y soy feliz de tenerlo.

Tengo solo palabras de agradecimiento, porque vino  a alegrar la familia, además nació el día del cumpleaños del abuelo que ya no estaba.

Fue una bendición de Dios tenerlo, al igual que a mis nietos.

¡Feliz día a todas las madres!

1 Comentario

  1. Quien hizo esta entrevista? Estoy seguro que sabe perfectamente quien es esta senora. Pero, miles y miles de personas unicamentge saben que es la esposa de Nestor Albisu, pero no saben su nombre. No seria major que al comenzar la entrevista, mencionaran el nombre complete?

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!