“Recompensados por la vida, con una familia super unida”

0
1

Héctor Castell y Maruja Henderson

L as paredes están repletas de vivencias de toda la familia.
Alegres fotografías, que ilustran esa completa felicidad, de una vida llena, que los rodea.
Ella le lleva dos años. Tiene 82 primaveras.
El, nunca le dio importancia  al tema de la edad, porque esta más enamorado que nunca de Maruja, hasta hoy. Al igual que ella de él.
Héctor y Maruja, se conocieron hace 56 años, en una quermese de la escuela Nº 24 de Corralitos.
¿Cómo fue?
-Héctor. Acompañaba yo al muchacho que se hacía cargo de la música, en esa fiesta, y ese día termine haciendo los remates que se hacían a la americana.
Comenzó el baile, le hice una señita a Maruja para ver si salía a bailar conmigo, porque, trabajaba yo en lo de Solaro como cajero y ella en la Singer y siempre que podía,  iba yo con cualquier excusa allí, para verla, porque estaba totalmente prohibido por los patrones que tuviera novio, y por supuesto de sus padres. Que se enteraron luego, a los tres meses.
Del día que la saqué a bailar, pasaron tres años y nos casamos.
¿Cómo fueron llegando los hijos?
-Maruja: antes del año llegó Pedro,  a los 15 meses, nacieron Cristina María y Elia María, Néstor Luis y por último a los dos años Ricardo Daniel.
¿Cuántos nietos tienen?
-Maruja, tenemos felizmente siete nietos: Carlos Alberto, Agustín, Nicolás, Bruno, Federico, Clarita y Juan Francisco, y una bisnieta Alfonsina.
¿Cuánto tiempo le dedican?
-Héctor: Actualmente, estamos todo el tiempo en contacto y nos vemos todos los días. Somos una familia muy unida.
Los jueves comemos pescado y nos reunimos a los que les gusta el pescado.
Pero los domingos, es increíble de ver con las ganas y el entusiasmo que los vemos llegar. Inventamos un asado, y preparamos todo contándonos y haciendo planes para divertirnos.
Me ha llegado un regalo de un lavavajillas en estos días, para que no pase trabajo ya los domingos después de comer.
¿Qué es lo que más les gusta hacer con ellos?
-Héctor: pasa que hay diferentes etapas. Me encantaba, cuando eran chiquitos llevarlos  a pasear, hacerles la cometa, llevarlos al fútbol, y jugar con ellos.
Pero luego van creciendo, y van dejando de lado esas cosas, por alguna invitación de amigos o por alguna salida. Así que lo que más nos gusta es estar simplemente con ellos. ¡Pero ahora llegan los bisnietos!  Tenemos incluso un nietito postizo de enfrente, Valentino, que aprendió a decir Castell, antes de mama y papa.
¿Cuéntenme una anécdota?
-Maruja: Cuando le decimos: ¿Vamos a pescar?
Es de reírse, porque  salen inmediatamente a juntar todas las cosas de pesca, ¡con un entusiasmo increíble! Y la pasamos genial! Con un desorden total.
-Héctor: antes, teníamos una combi y la llenábamos de nietos y de vecinos y salíamos a cualquier lado a pasear.
¿Qué es lo que más les gusta de ser abuelos?
-Héctor: No me gusta decir soy abuelo, solo por tener nietos.
La unión que existe entre todos, es lo que me hace sentir tan bien.
Mi nieto es hijo de un hijo, a su vez mi afecto sobre mi hijo es también  inigualable. Con el cariño que les tengo a mis hijos, se refleja en el nieto. Poder decirles bienvenidos hijos, es un placer también decirles bienvenidos nietos!
-Maruja: siempre he tratado de estar en todos los detalles, porque siempre hemos estado juntos. ¡Y ojala siempre lo estemos!

L as paredes están repletas de vivencias de toda la familia.

Alegres fotografías, que ilustran esa completa felicidad, de una vida llena, que los rodea.

Ella le lleva dos años. Tiene 82 primaveras.

El, nunca le dio importancia  al tema de la edad, porque esta más enamorado que nunca de Maruja, hasta hoy. Al igual que ella de él.

Héctor y Maruja, se conocieron hace 56 años, en una quermese de la escuela Nº 24 de Corralitos.

¿Cómo fue?

-Héctor. Acompañaba yo al muchacho que se hacía cargo de la música, en esa fiesta, y ese día termine haciendo los rematesCastell y señora que se hacían a la americana.

Comenzó el baile, le hice una señita a Maruja para ver si salía a bailar conmigo, porque, trabajaba yo en lo de Solaro como cajero y ella en la Singer y siempre que podía,  iba yo con cualquier excusa allí, para verla, porque estaba totalmente prohibido por los patrones que tuviera novio, y por supuesto de sus padres. Que se enteraron luego, a los tres meses.

Del día que la saqué a bailar, pasaron tres años y nos casamos.

¿Cómo fueron llegando los hijos?

-Maruja: antes del año llegó Pedro,  a los 15 meses, nacieron Cristina María y Elia María, Néstor Luis y por último a los dos años Ricardo Daniel.

¿Cuántos nietos tienen?

-Maruja, tenemos felizmente siete nietos: Carlos Alberto, Agustín, Nicolás, Bruno, Federico, Clarita y Juan Francisco, y una bisnieta Alfonsina.

¿Cuánto tiempo le dedican?

-Héctor: Actualmente, estamos todo el tiempo en contacto y nos vemos todos los días. Somos una familia muy unida.

Los jueves comemos pescado y nos reunimos a los que les gusta el pescado.

Pero los domingos, es increíble de ver con las ganas y el entusiasmo que los vemos llegar. Inventamos un asado, y preparamos todo contándonos y haciendo planes para divertirnos.

Me ha llegado un regalo de un lavavajillas en estos días, para que no pase trabajo ya los domingos después de comer.

¿Qué es lo que más les gusta hacer con ellos?

-Héctor: pasa que hay diferentes etapas. Me encantaba, cuando eran chiquitos llevarlos  a pasear, hacerles la cometa, llevarlos al fútbol, y jugar con ellos.

Pero luego van creciendo, y van dejando de lado esas cosas, por alguna invitación de amigos o por alguna salida. Así que lo que más nos gusta es estar simplemente con ellos. ¡Pero ahora llegan los bisnietos!  Tenemos incluso un nietito postizo de enfrente, Valentino, que aprendió a decir Castell, antes de mama y papa.

¿Cuéntenme una anécdota?

-Maruja: Cuando le decimos: ¿Vamos a pescar?

Es de reírse, porque  salen inmediatamente a juntar todas las cosas de pesca, ¡con un entusiasmo increíble! Y la pasamos genial! Con un desorden total.

-Héctor: antes, teníamos una combi y la llenábamos de nietos y de vecinos y salíamos a cualquier lado a pasear.

¿Qué es lo que más les gusta de ser abuelos?

-Héctor: No me gusta decir soy abuelo, solo por tener nietos.

La unión que existe entre todos, es lo que me hace sentir tan bien.

Mi nieto es hijo de un hijo, a su vez mi afecto sobre mi hijo es también  inigualable. Con el cariño que les tengo a mis hijos, se refleja en el nieto. Poder decirles bienvenidos hijos, es un placer también decirles bienvenidos nietos!

-Maruja: siempre he tratado de estar en todos los detalles, porque siempre hemos estado juntos. ¡Y ojala siempre lo estemos!

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!