- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Históricos implementos utilizó el Papa en Salto

Durante la ceremonia litúrgica el 9 de mayo de 1988, el Papa Juan Pablo II utilizó algunos implementos históricos que pertenecen a la Diócesis de Salto. Como los mismos son considerados reliquias, no  se habían utilizado en los últimos tiempos.
SILLÓN DE MONSEÑOR CAMACHO
Uno de esos elementos fue el sillón que perteneció al primer Obispo de Salto Mons. Tomás Gregorio Camacho.  Se trata de una antigüedad de la década de 1920, que se conserva en el llamado “Salón del Trono” de la Curia de Salto, y que en esta oportunidad fue ocupado por el Sumo Pontífice. También los dos sillones que utilizaron las jerarquías eclesiásticas que secundaron al Papa en el altar, pertenecen al mencionado salón.
EL CÁLIZ DE MONSEÑOR VIOLA
El cáliz  con el ofició JUAN Pablo II, perteneció al segundo Obispo de la Diócesis de Salto Mons. Dr. Alfredo Viola. Se trata de una artística copa confeccionada en plata blanca, finamente decorada. Una verdadera joya.  Además utilizó para distribuir la Eucaristía, otra reliquia que pertenece a la Iglesia Nuestra Señora del Carmen.
También se ubicó en el altar de consagración, otra reliquia de gran valor artístico que es el cáliz de la parroquia de San Ramón de Paysandú, que perteneciera al Padre Salaberry, uno de los salesianos más antiguos que llegaron a Paysandú. Está logrado en plata con incrustaciones de oro y piedras finas.
El Papa Wojtyla utilizó el incensario de la Catedral para cumplir el ritual de incensar el escenario y el altar en el Parque Mattos Netto antes de comenzar la Misa.
También se puede indicar que el mantel que cubrió el altar fue  primorosamente confeccionado por las Hermanas Siervas de María.

Durante la ceremonia litúrgica el 9 de mayo de 1988, el Papa Juan Pablo II utilizó algunos implementos históricos que pertenecen a la Diócesis de Salto. Como los mismos son considerados reliquias, no  se habían utilizado en los últimos tiempos.

SILLÓN DE MONSEÑOR CAMACHO

Uno de esos elementos fue el sillón que perteneció al primer Obispo de Salto Mons. Tomás Gregorio Camacho.  Se trata de una antigüedad de la década de 1920, que se conserva en el llamado “Salón del Trono” de la Curia de Salto, y que en esta oportunidad fue ocupado por el Sumo Pontífice. También los dos sillones que utilizaron las jerarquías eclesiásticas que secundaron al Papa en el altar, pertenecen al mencionado salón.

EL CÁLIZ DE MONSEÑOR VIOLA

El cáliz  con el ofició JUAN Pablo II, perteneció al segundo Obispo de la Diócesis de Salto Mons. Dr. Alfredo Viola. Se trata de una artística copa confeccionada en plata blanca, finamente decorada. Una verdadera joya.  Además utilizó para distribuir la Eucaristía, otra reliquia que pertenece a la Iglesia Nuestra Señora del Carmen.

También se ubicó en el altar de consagración, otra reliquia de gran valor artístico que es el cáliz de la parroquia de San Ramón de Paysandú, que perteneciera al Padre Salaberry, uno de los salesianos más antiguos que llegaron a Paysandú. Está logrado en plata con incrustaciones de oro y piedras finas.

El Papa Wojtyla utilizó el incensario de la Catedral para cumplir el ritual de incensar el escenario y el altar en el Parque Mattos Netto antes de comenzar la Misa.

También se puede indicar que el mantel que cubrió el altar fue  primorosamente confeccionado por las Hermanas Siervas de María.