Malaquina obsequió a Juan Pablo con escudo en cobre repujado

Cuando el Vicario de Cristo se aprestaba a ascender al avión, recibió de manos del Esc. Eduardo Malaquina, entonces Intendente Municipal de Salto, un Escudo del Departamento, que ostentaba la siguiente leyenda:
“GRACIAS POR TU VISITA A SALTO. Pueblo y Gobierno de Salto (Uruguay). 9 de mayo de 1988”.
El Pontífice agradeció con gestos muy cálidos el obsequio, y las atenciones recibidas durante su estadía.
Luego de saludar a las autoridades presentes y al director de la Oficina de Prensa de la Diócesis Esc. Enrique Cesio, se dirigió al avión.
Antes de ingresar a la aeronave paseó nuevamente su mirada sobre el gentío que lo estaba despidiendo y levantó su mano en el saludo característico del Mensajero de la Paz y la Justicia. Entretanto ascendían los Obispos que lo acompañaban, entre ellos, nuestro Monseñor Galimberti, en aquel entonces titular de la Diócesis de San José.

Cuando el Vicario de Cristo se aprestaba a ascender al avión, recibió de manos del Esc. Eduardo Malaquina, entonces Intendente Municipal de Salto, un Escudo del Departamento, que ostentaba la siguiente leyenda:

“GRACIAS POR TU VISITA A SALTO. Pueblo y Gobierno de Salto (Uruguay). 9 de mayo de 1988”.

El Pontífice agradeció con gestos muy cálidos el obsequio, y las atenciones recibidas durante su estadía.

Luego de saludar a las autoridades presentes y al director de la Oficina de Prensa de la Diócesis Esc. Enrique Cesio, se dirigió al avión.

Antes de ingresar a la aeronave paseó nuevamente su mirada sobre el gentío que lo estaba despidiendo y levantó su mano en el saludo característico del Mensajero de la Paz y la Justicia. Entretanto ascendían los Obispos que lo acompañaban, entre ellos, nuestro Monseñor Galimberti, en aquel entonces titular de la Diócesis de San José.

11  ADIOS A SALTO despedida

ADIOS A SALTO.

Esta es la imagen que ha quedado grabada en la retina de los salteños. La ceremonia ha terminado, y Juan Pablo II se retira del Parque Mattos Netto, saludando al público con los brazos abiertos y la sonrisa de un adiós perdurable.

Poco después, ya en el aeropuerto de Nueva Hespérides, saludó a las autoridades, y a los niños escolares que lo estaban despidiendo,  a la concurrencia que estaba ubicada detrás del tejido del aeropuerto agitando banderas y  vivando su  nombre, y luego se dirigió con paso firme y rostro sonriente  hasta la Banda Municipal  y saludó al director, maestro Bautista Peruchena.  Al instante la Banda comenzó a interpretar la canción de Víctor Rolando Lima

“ADIOS MI SALTO”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...