El ejemplo de Walter

Lo conocí varios meses después de haber ingresado al diario. Fue en un asado de camaradería que hicimos en los fondos de la sede del periódico, como el que habitualmente realizamos para despedir el año. Estaba con una sonrisa serena que demostraba sus cualidades de ser humano afable y amistoso. Me saludó, me preguntó mi edad y en qué rol me desempeñaba, despidiéndose con la cortesía que lo caracterizaba.
Walter Martínez Cerruti fue un hombre activo que lideró su camino y supo convertirse en alguien que aportó mucho a cada comunidad de la que formó parte. Tanto en Bella Unión, comarca a la que estuvo arraigado a través del comercio y del espíritu cooperador para el desarrollo de la comunidad. Lugar en el que se lo reconoce como un trabajador incansable, apostando más que a una localidad, a su gente.
Y luego, por su Salto natal, donde vivió auges de suma trascendencia para su vida personal y también soportó los vaivenes de la vida, las caídas que operan como cortapisas hasta donde nos limitemos nosotros mismos, momentos que supo superar en forma honrosa, como lo hacen los grandes hombres, poniéndole el pecho a las balas, sin bajar la cabeza nunca y pensando en que siempre se puede.
Por eso, cuando nuestro tránsito por la vida por este mundo llega al ocaso, y nos propone un nuevo despertar, lo importante es dejar un legado que trascienda nuestra existencia para los que aún permanecemos en esta vida.
Sin dudas, que Walter Martínez lo dejó, y fue un ejemplo de superación en la vida, de demostración de aptitudes para salir adelante, para el crecimiento en todos los aspectos y para generar oportunidades para los demás, algo que no es simple de lograr y que tampoco es común encontrarlo en la gente.
Pero Walter Martínez lo hizo, fue un hombre que vivió todos los momentos que un ser humano puede atravesar, siempre con tranquilidad, humildad y serenidad, sonriéndole a la vida y creyendo en los demás. Su legado está presente y su ejemplo es tenido en cuenta. Por eso, lejos de nostalgias, su memoria perdurará por siempre y eso es lo que importa.
HUGO LEMOS

Lo conocí varios meses después de haber ingresado al diario. Fue en un asado de camaradería que hicimos en los fondos de la sede del periódico, como el que habitualmente realizamos para despedir el año. Estaba con una sonrisa serena que demostraba sus cualidades de ser humano afable y amistoso. Me saludó, me preguntó mi edad y en qué rol me desempeñaba, despidiéndose con la cortesía que lo caracterizaba.

Walter Martínez Cerruti fue un hombre activo que lideró su camino y supo convertirse en alguien que aportó mucho a cada comunidad de la que formó parte. Tanto en Bella Unión, comarca a la que estuvo arraigado a través del comercio y del espíritu cooperador para el desarrollo de la comunidad. Lugar en el que se lo reconoce como un trabajador incansable, apostando más que a una localidad, a su gente.

Y luego, por su Salto natal, donde vivió auges de suma trascendencia para su vida personal y también soportó los vaivenes de la vida, las caídas que operan como cortapisas hasta donde nos limitemos nosotros mismos, momentos que supo superar en forma honrosa, como lo hacen los grandes hombres, poniéndole el pecho a las balas, sin bajar la cabeza nunca y pensando en que siempre se puede.

Por eso, cuando nuestro tránsito por la vida por este mundo llega al ocaso, y nos propone un nuevo despertar, lo importante es dejar un legado que trascienda nuestra existencia para los que aún permanecemos en esta vida.

Sin dudas, que Walter Martínez lo dejó, y fue un ejemplo de superación en la vida, de demostración de aptitudes para salir adelante, para el crecimiento en todos los aspectos y para generar oportunidades para los demás, algo que no es simple de lograr y que tampoco es común encontrarlo en la gente.

Pero Walter Martínez lo hizo, fue un hombre que vivió todos los momentos que un ser humano puede atravesar, siempre con tranquilidad, humildad y serenidad, sonriéndole a la vida y creyendo en los demás. Su legado está presente y su ejemplo es tenido en cuenta. Por eso, lejos de nostalgias, su memoria perdurará por siempre y eso es lo que importa.

HUGO LEMOS







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...