- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

TESTIMONIOS

Al cumplir EL PUEBLO 50 años de vida, se publicó un suplemento donde se realizaron entrevistas a destacadas personalidades que participaron de esa rica historia con su trabajo periodístico, de diagramación o de impresión del diario. De ese suplemento extraemos dos testimonios muy sentidos que testimoniaron la presencia de Walter Martínez en EL PUEBLO.
FERNANDO PIGURINA
El Padre Fernando Pigurina jugó un papel importante en una transición marcada tanto por el cierre de una etapa como en la reapertura definitiva de EL PUEBLO.
- El Sr. Walter Martínez nos contó la importante participación que tuvieron Hugo Bisio y usted en convencerlo que tomara como negocio mantener abierto el diario, ¿recuerda esos tiempos?
- Como no, me acuerdo perfectamente. Fueron tiempos muy dolorosos por un lado porque venía una crisis fuerte en diario EL PUEBLO y estábamos al borde del cierre, la Iglesia no podía mantenerlo más, y por otro lado estábamos muy cercanos a los trabajadores y a las familias que dependían de ese trabajo. Además, EL PUEBLO tenía una voz importante en la comunidad de Salto, que había sido fundada con ese propósito y que no podía perderse. Allí, yo digo que providencialmente, apareció en el horizonte la figura de Don Walter Martínez. Recuerdo que hasta los canillitas le pedían por la calle que hiciera lo posible para que no se cerrara EL PUEBLO enterados que él podía ser un posible comprador en ese momento. Entonces, Hugo Bisio y yo intentamos venderle el diario y lo conseguimos, pero fue todo por la generosidad de su corazón, él apostó muy fuerte, creo, a un ideal, a poder mantener viva la empresa y darle la posibilidad a todos los que estaban trabajando en ella. De hecho los años le han dado la razón, hoy sigue vivo diario EL PUEBLO teniendo su voz y su palabra.
- ¿Cuál fue su primer contacto con EL PUEBLO?
- Yo era Ecónomo de la Diócesis en aquel entonces, en la época en que Monseñor Daniel Gil había asumido la Diócesis y a los dos o tres años de haber asumido, que coincidía con los dos o tres años de mi ordenación como sacerdote, comenzó una política de ajustar un poco los cinturones y de ver un poco las finanzas de la Diócesis. Ahí fue que apareció el diario, vinculado a la Diócesis, que nos estaba haciendo hacer agua porque todos los meses había que inyectarle alguna suma importante de dinero para que siguiera funcionando. No daban los números, la publicación, con todo lo benemérito que podía ser no estaba rindiendo no solo económicamente sino que quizás también el formato de la publicación y otras cosas que después en la administración de la familia Martínez mejoró muchísimo.
- ¿Hablamos de la época en que se cierra el diario?
- Sí, sí, ahí. De hecho, la decisión se tomó cuando yo era Ecónomo, cuando el Obispo dijo, “bueno, esto no podemos seguir dándole más”, entonces ¿qué hacemos? Fui a hablar con los empleados a ver qué posibilidades había, y fue ahí que surgió el nombre de Walter Martínez.
GLORIA MÁRQUEZ
Cuando reabre EL PUEBLO bajo la dirección de Don Walter Martínez “estaba en la parte de promoción, publicidad. Promoción del diario en primera instancia para sacarlo a la calle y después hice toda la parte de publicidad visitando a los clientes que estaban y a nuevas empresas, tratando de hacer nuevos clientes. Fue un trabajo bastante lindo porque a mí me gusta el contacto con la gente porque yo vengo con (Walter) Martínez desde el año 80, tuve que sacar permiso de menor para trabajar, el año que viene hace 30 años que estoy trabajando con Martínez.
- ¿Cómo fue Walter Martínez como director del diario?
- Yo tengo una relación especial con la familia, para mí siempre fue lo mejor. Pero a todos capaz que nos costó un poquito entrar en este rubro donde algunos ya estaban hechos y nosotros no, ni Adriana (Martínez), ni Walter, ni yo. Nos costó, pero era una cosa que nos seducía desde el principio.
- ¿Cómo ha visto la evolución del diario en estos años?
- Para mí fue de menos a más, todos los años, todas las cosas que hemos hecho y como ha progresado el diario en cuanto a la calidad y a la parte del servicio y a la respuesta de la gente ha sido para mí lo mejor. No creo, sacándome un poquito la camiseta… haber hecho algún retroceso o habernos quedado, siempre apuntamos a salir para adelante.

Al cumplir EL PUEBLO 50 años de vida, se publicó un suplemento donde se realizaron entrevistas a destacadas personalidades que participaron de esa rica historia con su trabajo periodístico, de diagramación o de impresión del diario. De ese suplemento extraemos dos testimonios muy sentidos que testimoniaron la presencia de Walter Martínez en EL PUEBLO.

FERNANDO PIGURINA

El Padre Fernando Pigurina jugó un papel importante en una transición marcada tanto por el cierre de una etapa como en la reapertura definitiva de EL PUEBLO.

– El Sr. Walter Martínez nos contó la importante participación que tuvieron Hugo Bisio y usted en convencerlo que tomara como negocio mantener abierto el diario, ¿recuerda esos tiempos?

– Como no, me acuerdo perfectamente. Fueron tiempos muy dolorosos por un lado porque venía una crisis fuerte en diario EL PUEBLO y estábamos al borde del cierre, la Iglesia no podía mantenerlo más, y por otro lado estábamos muy cercanos a los trabajadores y a las familias que dependían de ese trabajo. Además, EL PUEBLO tenía una voz importante en la comunidad de Salto, que había sido fundada con ese propósito y que no podía perderse. Allí, yo digo que providencialmente, apareció en el horizonte la figura de Don Walter Martínez. Recuerdo que hasta los canillitas le pedían por la calle que hiciera lo posible para que no se cerrara EL PUEBLO enterados que él podía ser un posible comprador en ese momento. Entonces, Hugo Bisio y yo intentamos venderle el diario y lo conseguimos, pero fue todo por la generosidad de su corazón, él apostó muy fuerte, creo, a un ideal, a poder mantener viva la empresa y darle la posibilidad a todos los que estaban trabajando en ella. De hecho los años le han dado la razón, hoy sigue vivo diario EL PUEBLO teniendo su voz y su palabra.

– ¿Cuál fue su primer contacto con EL PUEBLO?

– Yo era Ecónomo de la Diócesis en aquel entonces, en la época en que Monseñor Daniel Gil había asumido la Diócesis y a los dos o tres años de haber asumido, que coincidía con los dos o tres años de mi ordenación como sacerdote, comenzó una política de ajustar un poco los cinturones y de ver un poco las finanzas de la Diócesis. Ahí fue que apareció el diario, vinculado a la Diócesis, que nos estaba haciendo hacer agua porque todos los meses había que inyectarle alguna suma importante de dinero para que siguiera funcionando. No daban los números, la publicación, con todo lo benemérito que podía ser no estaba rindiendo no solo económicamente sino que quizás también el formato de la publicación y otras cosas que después en la administración de la familia Martínez mejoró muchísimo.

– ¿Hablamos de la época en que se cierra el diario?

– Sí, sí, ahí. De hecho, la decisión se tomó cuando yo era Ecónomo, cuando el Obispo dijo, “bueno, esto no podemos seguir dándole más”, entonces ¿qué hacemos? Fui a hablar con los empleados a ver qué posibilidades había, y fue ahí que surgió el nombre de Walter Martínez.

GLORIA MÁRQUEZ

Cuando reabre EL PUEBLO bajo la dirección de Don Walter Martínez “estaba en la parte de promoción, publicidad. Promoción del diario en primera instancia para sacarlo a la calle y después hice toda la parte de publicidad visitando a los clientes que estaban y a nuevas empresas, tratando de hacer nuevos clientes. Fue un trabajo bastante lindo porque a mí me gusta el contacto con la gente porque yo vengo con (Walter) Martínez desde el año 80, tuve que sacar permiso de menor para trabajar, el año que viene hace 30 años que estoy trabajando con Martínez.

– ¿Cómo fue Walter Martínez como director del diario?

– Yo tengo una relación especial con la familia, para mí siempre fue lo mejor. Pero a todos capaz que nos costó un poquito entrar en este rubro donde algunos ya estaban hechos y nosotros no, ni Adriana (Martínez), ni Walter, ni yo. Nos costó, pero era una cosa que nos seducía desde el principio.

– ¿Cómo ha visto la evolución del diario en estos años?

– Para mí fue de menos a más, todos los años, todas las cosas que hemos hecho y como ha progresado el diario en cuanto a la calidad y a la parte del servicio y a la respuesta de la gente ha sido para mí lo mejor. No creo, sacándome un poquito la camiseta… haber hecho algún retroceso o habernos quedado, siempre apuntamos a salir para adelante.