- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Tips a tener en cuenta a la hora de elegir el jardín de Infantes o guardería

Aunque hay mucho de intuitivo en la elección, lo ideal es no comenzar el peregrinaje sin primero preguntarnos qué esperamos del futuro colegio de nuestros hijos. Esta respuesta es la verdadera herramienta para acotar la búsqueda y hacerla más sencilla. Existe el preconcepto de que el nivel inicial sólo tiene una función social y entonces es suficiente con que nuestros hijos interactúen con otros chicos de su edad. Esto es muy relevante, pero no es lo único.En este nivel se aprende a pensar, a sacar deducciones, a anticipar hechos, a formular preguntas, a observar, a describir, a argumentar…Nada más ni nada menos que la base de lo que será el aprendizaje futuro del niño en los siguientes niveles de educación.
Ubicación de la Intitución: Cercana a casa o al trabajo? Qué me queda más cómodo? La cercanía de la institucion es relevante sobre todo en el período de adaptación en que los niños no están allí la jornada completa todavía. También a la hora de acudir ante un eventual problema (fiebre, un golpe, dolor de panza, etc.)
Infraestructura: de acuerdo a la edad de nuestro hijo/a, debemos poner el énfases en diversas características edilicias. ¿Hay escaleras? Si las hay, ¿tienen protección? ¿Cómo es la higiene del lugar? ¿Qué características tiene el patio del jardín? ¿Cómo son los juegos que tienen? ¿Tienen un buen mantenimiento?
En el caso de los bebés, es importante preguntarse: ¿cómo se organiza la jornada? ¿Hay cunas para todos? ¿Cómo se plantea el cambio de pañales? ¿Cada uno lleva sus materiales? ¿Es posible ir al jardín a amamantar a los bebés? ¿Cuán flexibles son para el ingreso de los papás durante la jornada?
La cantidad de alumnos y docentes también es muy importante: ¿Cuántos chicos hay por grupo en cada una de las salas? ¿Se pueden juntar salas (ej: juntar dos salas de 2 o juntar sala de 3 y 4) ¿Cuántos docentes hay por sala? ¿Hay auxiliares? SI lo hay, ¿son fijos o compartidos entre salas?. Debe haber una concordancia entre la edad de los niños, el tamaño máximo del grupo y la cantidad de personal.
También es importante mirar cómo es la comunicación con las maestras y directivos: ¿cada cuanto hay reuniones? ¿Cuán abierto es el jardín para reunirse ante un pedido de los papás?
Ya en las salas más grandes (3 a 5 años), es importante mirar cuál es el estilo pedagógico del jardín: ¿se basan más en el juego y la socialización? ¿Es un jardín que prioriza el inicio de la lectoescritura? ¿Qué relevancia tiene el idioma dentro de la propuesta? ¿Qué espacio se da a la creatividad, la expresión y el arte? ¿Es un jardín “más escolarizado”?
Para finalizar, es también importante saber cómo actúa el jardín ante la presencia de chicos con necesidades educativas especiales: ¿hay chicos integrados en el jardín? ¿Por qué? Si los hay, ¿cómo se trabaja? ¿Cuántos chicos con necesidades educativas especiales hay por sala?
Ambiente: es importante que tanto el personal como los niños se encuentren a gusto. Las dimensiones de las salitas de actividades y de recreo deben ser suficientemente cómodas como para que todos se muevan con libertad y soltura. El área externa de juegos y recreación debe ser segura (sin bordes cortantes, ni elementos punzantes).
Juguetes: seguros y apropiados a la edad del niño. En buenas condiciones y limpios.
Seguridad: protección de puertas y ventanas. Material de absorción de impacto como arena, alfombras especiales (de goma), etc.
Higiene: lavatorios y baños adecuados a la edad. En la sala de lactantes, el área de cambiado de pañales estará siempre separada de la de preparación de mamaderas.
Alimentación: Si los niños se alimentan en el jardín, deberá considerarse su composición nutricional y la calidad de los alimentos. No se alimentará a los niños en posición acostada.
Una guardería seria querrá saber todo sobre el niño antes de empezar: desde sus antecedentes de salud, hasta sus preferencias, cantidad de horas de sueño, etc. Un tema importante es la política de enfermedades del lugar.
Éste es quizás el principal inconveniente de las guarderías: al convivir en ellas varios chicos pequeños, aumenta la probabilidad de contagio. Por eso es crucial conocer de antemano cuáles son las enfermedades por las que impiden que los chicos entren y, sobre todo, por cuántos días les impiden ingresar una vez detectada la enfermedad en cuestión.
los niños es fundamental sentirse acompañado por los papás
Período de adaptación
Todos los centros comienzan con un período de adaptación, con una cantidad creciente de horas por día. Lo ideal es que el niño se quede la jornada completa, unos días antes de que la madre vuelva a trabajar. De esta manera ella también pueda disponer de tiempo para dedicarse al momento de la adaptación sin las presiones o los nervios de tener que volver al trabajo enseguida.
También es muy útil empezar a preparar al bebé antes del primer día de asistencia a la guardería. Si está acostumbrado a estar siempre solo en compañía de adultos, llevarlo a lugares donde haya otros chicos y que empiece a experimentar su compañía. Otra buena medida es fomentar que se quede con alguien más –puede ser un familiar o una niñera– aunque sea unas horas por semana para facilitar el desprendimiento de la madre.
Y para aquellas madres que trabajan todo el día, la cercanía de la guardería a su lugar de trabajo no es un detalle menor a la hora de elegir.
Es muy importante tener en cuenta que el Jardín de infantes no sustituye a la familia sino que la complementa, por eso se debe trabajar en equipo para que esta experiencia funcione. Esto favorecerá el trabajo sobre el rol de padres y un apoyo mutuo en esta etapa temprana de crecimiento y aprendizaje para todos.
http:/
www.sitiodebebes.com/bebes/como-elegir-el-jardin-maternal-o-jardin-de-infantes-para-nuestros-hijos/

Aunque hay mucho de intuitivo en la elección, lo ideal es no comenzar el peregrinaje sin primero preguntarnos qué esperamos del futuro colegio de nuestros hijos. Esta respuesta es la verdadera herramienta para acotar la búsqueda y hacerla más sencilla. Existe el preconcepto de que el nivel inicial sólo tiene una función social y entonces es suficiente con que nuestros hijos interactúen con otros chicos de su edad. Esto es muy relevante, pero no es lo único.En este nivel se aprende a pensar, a sacar deducciones, a anticipar hechos, a formular preguntas, a observar, a describir, a argumentar…Nada más ni nada menos que la base de lo que será el aprendizaje futuro del niño en los siguientes niveles de educación.

Ubicación de la Intitución: Cercana a casa o al trabajo? Qué me queda más cómodo? La cercanía de la institucion es relevante sobre todo en el período de adaptación en que los niños no están allí la jornada completa todavía. También a la hora de acudir ante un eventual problema (fiebre, un golpe, dolor de panza, etc.)

Infraestructura: de acuerdo a la edad de nuestro hijo/a, debemos poner el énfases en diversas características edilicias. ¿Hay escaleras? Si las hay, ¿tienen protección? ¿Cómo es la higiene del lugar? ¿Qué características tiene el patio del jardín? ¿Cómo son los juegos que tienen? ¿Tienen un buen mantenimiento?

En el caso de los bebés, es importante preguntarse: ¿cómo se organiza la jornada? ¿Hay cunas para todos? ¿Cómo se plantea el cambio de pañales? ¿Cada uno lleva sus materiales? ¿Es posible ir al jardín a amamantar a los bebés? ¿Cuán flexibles son para el ingreso de los papás durante la jornada?

La cantidad de alumnos y docentes también es muy importante: ¿Cuántos chicos hay por grupo en cada una de las salas? ¿Se pueden juntar salas (ej: juntar dos salas de 2 o juntar sala de 3 y 4) ¿Cuántos docentes hay por sala? ¿Hay auxiliares? SI lo hay, ¿son fijos o compartidos entre salas?. Debe haber una concordancia entre la edad de los niños, el tamaño máximo del grupo y la cantidad de personal.

También es importante mirar cómo es la comunicación con las maestras y directivos: ¿cada cuanto hay reuniones? ¿Cuán abierto es el jardín para reunirse ante un pedido de los papás?

Ya en las salas más grandes (3 a 5 años), es importante mirar cuál es el estilo pedagógico del jardín: ¿se basan más en el juego y la socialización? ¿Es un jardín que prioriza el inicio de la lectoescritura? ¿Qué relevancia tiene el idioma dentro de la propuesta? ¿Qué espacio se da a la creatividad, la expresión y el arte? ¿Es un jardín “más escolarizado”?

Para finalizar, es también importante saber cómo actúa el jardín ante la presencia de chicos con necesidades educativas especiales: ¿hay chicos integrados en el jardín? ¿Por qué? Si los hay, ¿cómo se trabaja? ¿Cuántos chicos con necesidades educativas especiales hay por sala?

Ambiente: es importante que tanto el personal como los niños se encuentren a gusto. Las dimensiones de las salitas de actividades y de recreo deben ser suficientemente cómodas como para que todos se muevan con libertad y soltura. El área externa de juegos y recreación debe ser segura (sin bordes cortantes, ni elementos punzantes).

Juguetes: seguros y apropiados a la edad del niño. En buenas condiciones y limpios.

Seguridad: protección de puertas y ventanas. Material de absorción de impacto como arena, alfombras especiales (de goma), etc.

Higiene: lavatorios y baños adecuados a la edad. En la sala de lactantes, el área de cambiado de pañales estará siempre separada de la de preparación de mamaderas.

Alimentación: Si los niños se alimentan en el jardín, deberá considerarse su composición nutricional y la calidad de los alimentos. No se alimentará a los niños en posición acostada.

Una guardería seria querrá saber todo sobre el niño antes de empezar: desde sus antecedentes de salud, hasta sus preferencias, cantidad de horas de sueño, etc. Un tema importante es la política de enfermedades del lugar.

Éste es quizás el principal inconveniente de las guarderías: al convivir en ellas varios chicos pequeños, aumenta la probabilidad de contagio. Por eso es crucial conocer de antemano cuáles son las enfermedades por las que impiden que los chicos entren y, sobre todo, por cuántos días les impiden ingresar una vez detectada la enfermedad en cuestión.

los niños es fundamental sentirse acompañado por los papás

Período de adaptación

Todos los centros comienzan con un período de adaptación, con una cantidad creciente de horas por día. Lo ideal es que el niño se quede la jornada completa, unos días antes de que la madre vuelva a trabajar. De esta manera ella también pueda disponer de tiempo para dedicarse al momento de la adaptación sin las presiones o los nervios de tener que volver al trabajo enseguida.

También es muy útil empezar a preparar al bebé antes del primer día de asistencia a la guardería. Si está acostumbrado a estar siempre solo en compañía de adultos, llevarlo a lugares donde haya otros chicos y que empiece a experimentar su compañía. Otra buena medida es fomentar que se quede con alguien más –puede ser un familiar o una niñera– aunque sea unas horas por semana para facilitar el desprendimiento de la madre.

Y para aquellas madres que trabajan todo el día, la cercanía de la guardería a su lugar de trabajo no es un detalle menor a la hora de elegir.

Es muy importante tener en cuenta que el Jardín de infantes no sustituye a la familia sino que la complementa, por eso se debe trabajar en equipo para que esta experiencia funcione. Esto favorecerá el trabajo sobre el rol de padres y un apoyo mutuo en esta etapa temprana de crecimiento y aprendizaje para todos.

http:/www.sitiodebebes.com/bebes/como-elegir-el-jardin-maternal-o-jardin-de-infantes-para-nuestros-hijos/