Sobre el consumo de sustancias adictivas en la ciudad de Salto

El Departamento de Ciencias Sociales de la Regional Norte de la Universidad de la República desde hace veinte años  realiza investigaciones sobre el Desarrollo Regional. Actualmente está integrado por trece investigadores con niveles de Maestría y Doctorado. En esta ocasión  la temática que se presenta refiere al comportamiento en materia de consumo de sustancias adictivas  de la población de la ciudad de Salto.
Los  resultados que se presentan en este artículo son producto de “La Encuesta de Diagnóstico Local Sobre el Consumo de Drogas en Salto” realizada en el marco del curso de Estadística Social I por el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la República. Dicho estudio se viene realizando desde 2009 hasta la fecha de forma ininterrumpida lo que permite tener  un panorama más acabado del comportamiento en materia de consumo de sustancias adictivas en nuestra ciudad.
En cuanto al consumo de dichas sustancias se analizan por un lado las  sustancias adictivas socialmente aceptadas y legitimadas, como son el consumo de tabaco y alcohol; y por otro  las sustancias adictivas socialmente aceptadas pero no legitimadas como son: la marihuana,  cocaína y pasta base.
El consumo de  sustancias socialmente aceptadas y legitimadas
En este grupo de sustancias tal como se mencionó anteriormente ese encuentran el alcohol y el cigarrillo. Son estas las que más se consumen y las  más problemáticas en cuanto a las consecuencias del consumo abusivo tanto en lo que refiere a la salud como las problemáticas  sociales que ello trae aparejado.
En lo que refiere al consumo de alcohol se puede decir que esta es la  sustancia más consumida en la ciudad viéndose que  la cifra ronda en el 70% en 2009 y 2010  respectivamente. Esta última cifra es coherente con los datos obtenidos por  la Junta Nacional de Drogas en la “Cuarta Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas” . La misma indica que quienes han consumido alcohol alguna vez en su vida (prevalencia de vida) son también alrededor del 70%. En 2011 quienes manifiestan consumir alcohol  aumenta a un 74%.
Se puede decir que el consumo de alcohol es elevado en la población estudiada, observándose  una tendencia al aumento de los consumidores de la misma.
El cigarrillo es la segunda sustancia de mayor consumo en nuestra ciudad declarando consumirla en 2009 el 64% de los entrevistados, en 2010 esta cifra desciende a 44% manteniéndose en este número en 2011. En esta categoría se incluyen tanto aquellos que lo hacen en la casa, lugar de trabajo o con amigos, no se considero el momento, ni la cantidad, ni frecuencia sino el hecho de consumir cigarrillos. La proporción que lo manifiesta a pesar del descenso sigue siendo importante, adelantando desde ya que es la sustancia adictiva por excelencia y con gran aceptación social.
El marcado descenso (casi un 20%) de la tasa de fumadores puede ser una consecuencia de las intensas campañas gubernamentales procurando cambiar este hábito, cabe señalar  que no se consulto sobre la conducta de no fumar en lugar cerrados por lo cual se desconoce de las medidas tomadas al respecto.
Dentro de quienes declaran fumar y respecto de la frecuencia en el consumo en 2009, se destacaba con clara mayoría aquellos que fuman de forma ininterrumpida, le siguen lo que fuman de manera ocasional y por último, aquellos que lo realizan entre largos períodos. Esta característica en cuanto a la forma en que se consume  se  mantuvo prácticamente incambiada en el año 2010, excepto quienes manifiestan ser fumadores ocasionales los que aumentaron un 12% respecto del año anterior. En cambio en 2011 se observa un leve descenso de quienes manifiestan fumar de forma ininterrumpida siendo la cifra de 48%, este pequeño descenso puede considerarse importante ya que es este grupo de fumadores el de mayor riesgo, considerándose su descenso positivo en términos de salud poblacional.
En este sentido es importante destacar que casi un 20% de los fumadores, fuman entre 20 y 40 cigarrillos diariamente y por lo tanto es la población más expuesta a los riesgos del consumo de cigarros.
El consumo de sustancias socialmente aceptadas pero no legitimadas
En este grupo de sustancias encontramos la marihuana, la cocaína y la pasta base. Si bien su consumo es de menor importancia respecto del alcohol y el cigarrillo el hecho de no estar legitimadas  propicia  una connotación negativa siendo sus consumidores asociados directamente a  la delincuencia y la violencia dando una explicación causal  entre consumo de drogas y delincuencia y dejando de lado otras variables de gran importancia en estas temáticas.
Respecto del consumo de marihuana podemos decir que los resultados obtenidos muestran que el consumo de la misma en 2009 rondaba  el 8,8% observándose una pequeña merma llegando a ser  en 2011  un 7,4%  quienes manifiestan consumir dicha sustancia. De manera similar ha sido el comportamiento en cuanto al consumo de cocaína ya que  en 2009 se observo que un 3,8 % de la población consumía descendiendo en  2011  a 2,7%.
Para el caso del consumo de la pasta base la tendencia ha sido también a la baja observándose un consumo de 3,8% en 2009, 3,00% en 2010, descendiendo al 1,0% en 2011.
Resumen
En cuanto al consumo de sustancias adictivas se constata que el alcohol es la sustancia adictiva que más se consume (74,4% de la población), le siguen cigarrillos (44%), la marihuana (7,4%),  cocaína (2,7%) y la pasta base (1,0%).
Quienes consumen cigarrillos lo hacen mayoritariamente de forma ininterrumpida y en su gran mayoría (46,6%) fuman hasta 10 cigarrillos por día.
Fuente: elaboración propia. En el caso del consumo de marihuana y Cocaína en el año 2009 el análisis de los datos nos dejan suponer que hubo sub declaración por parte de los encuestados, razón por la cual se observa una baja importante subiendo luego en 2011.
Es importante destacar que los datos muestran una importante merma en la cantidad de  consumo y de consumidores de cigarrillos desde el  año 2009 habiendo descendido un 20% el número de consumidores.
Los datos respecto del consumo de marihuana, pasta base y cocaína si bien ha habido una pequeña baja,  la tendencia es a estabilizarse, siendo las cifras aproximadamente de  7,4%,  1,0%,  y 2,7%  respectivamente.
Se puede aventurar la hipótesis de que el importante porcentaje de merma en el consumo de cigarrillos y estas otras sustancias- aunque en menor escala- pueda ser consecuencia de las normativas de prohibición de fumar en espacios cerrados y de las intensas campañas de información y concientización respecto del consumo de las mismas.
Es importante destacar que si bien en este artículo no se presentan datos específicos sobre los consumidores el estudio arrojó datos que nos muestran que quienes más consumen en todas las drogas mencionadas no son los jóvenes como generalmente se tiende a pensar. Esto tiene que ver con que el consumo de sustancias adictivas se manifiesta de forma más visible socialmente en los jóvenes  que en los adultos, y con el hecho de que  vivimos  en una  sociedad adulto céntrica con pautas culturales muy arraigadas por las cuales se tiende a presumir que  los más jóvenes son los grandes responsables de todos los males.
El consumo de alcohol que es el más problemático  en cuanto a cantidad y a los efectos colaterales que trae aparejado se da mayoritariamente en adultos, siendo este dato de gran importancia ya que en muchos casos es causante de problemáticas sociales como son: la violencia intra familiar, el  desempleo, los accidentes de tránsito, el abuso, etc. Sin embargo como en su mayoría este consumidor lo hace  en el ámbito privado por lo que se hace menos visible socialmente al igual que las consecuencias que su consumo trae aparejado a nivel familiar, de salud, etc.

El Departamento de Ciencias Sociales de la Regional Norte de la Universidad de la República desde hace veinte años  realiza investigaciones sobre el Desarrollo Regional. Actualmente está integrado por trece investigadores con niveles de Maestría y Doctorado. En esta ocasión  la temática que se presenta refiere al comportamiento en materia de consumo de sustancias adictivas  de la población de la ciudad de Salto.

Los  resultados que se presentan en este artículo son producto de “La Encuesta de Diagnóstico Local Sobre el Consumo deDibujoDrogas en Salto” realizada en el marco del curso de Estadística Social I por el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la República. Dicho estudio se viene realizando desde 2009 hasta la fecha de forma ininterrumpida lo que permite tener  un panorama más acabado del comportamiento en materia de consumo de sustancias adictivas en nuestra ciudad.

En cuanto al consumo de dichas sustancias se analizan por un lado las  sustancias adictivas socialmente aceptadas y legitimadas, como son el consumo de tabaco y alcohol; y por otro  las sustancias adictivas socialmente aceptadas pero no legitimadas como son: la marihuana,  cocaína y pasta base.

El consumo de  sustancias socialmente aceptadas y legitimadas

En este grupo de sustancias tal como se mencionó anteriormente ese encuentran el alcohol y el cigarrillo. Son estas las que más se consumen y las  más problemáticas en cuanto a las consecuencias del consumo abusivo tanto en lo que refiere a la salud como las problemáticas  sociales que ello trae aparejado.

En lo que refiere al consumo de alcohol se puede decir que esta es la  sustancia más consumida en la ciudad viéndose que  la cifra ronda en el 70% en 2009 y 2010  respectivamente. Esta última cifra es coherente con los datos obtenidos por  la Junta Nacional de Drogas en la “Cuarta Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas” . La misma indica que quienes han consumido alcohol alguna vez en su vida (prevalencia de vida) son también alrededor del 70%. En 2011 quienes manifiestan consumir alcohol  aumenta a un 74%.

Se puede decir que el consumo de alcohol es elevado en la población estudiada, observándose  una tendencia al aumento de los consumidores de la misma.

El cigarrillo es la segunda sustancia de mayor consumo en nuestra ciudad declarando consumirla en 2009 el 64% de los entrevistados, en 2010 esta cifra desciende a 44% manteniéndose en este número en 2011. En esta categoría se incluyen tanto aquellos que lo hacen en la casa, lugar de trabajo o con amigos, no se considero el momento, ni la cantidad, ni frecuencia sino el hecho de consumir cigarrillos. La proporción que lo manifiesta a pesar del descenso sigue siendo importante, adelantando desde ya que es la sustancia adictiva por excelencia y con gran aceptación social.

El marcado descenso (casi un 20%) de la tasa de fumadores puede ser una consecuencia de las intensas campañas gubernamentales procurando cambiar este hábito, cabe señalar  que no se consulto sobre la conducta de no fumar en lugar cerrados por lo cual se desconoce de las medidas tomadas al respecto.

Dentro de quienes declaran fumar y respecto de la frecuencia en el consumo en 2009, se destacaba con clara mayoría aquellos que fuman de forma ininterrumpida, le siguen lo que fuman de manera ocasional y por último, aquellos que lo realizan entre largos períodos. Esta característica en cuanto a la forma en que se consume  se  mantuvo prácticamente incambiada en el año 2010, excepto quienes manifiestan ser fumadores ocasionales los que aumentaron un 12% respecto del año anterior. En cambio en 2011 se observa un leve descenso de quienes manifiestan fumar de forma ininterrumpida siendo la cifra de 48%, este pequeño descenso puede considerarse importante ya que es este grupo de fumadores el de mayor riesgo, considerándose su descenso positivo en términos de salud poblacional.

En este sentido es importante destacar que casi un 20% de los fumadores, fuman entre 20 y 40 cigarrillos diariamente y por lo tanto es la población más expuesta a los riesgos del consumo de cigarros.

El consumo de sustancias socialmente aceptadas pero no legitimadas

En este grupo de sustancias encontramos la marihuana, la cocaína y la pasta base. Si bien su consumo es de menor importancia respecto del alcohol y el cigarrillo el hecho de no estar legitimadas  propicia  una connotación negativa siendo sus consumidores asociados directamente a  la delincuencia y la violencia dando una explicación causal  entre consumo de drogas y delincuencia y dejando de lado otras variables de gran importancia en estas temáticas.

Respecto del consumo de marihuana podemos decir que los resultados obtenidos muestran que el consumo de la misma en 2009 rondaba  el 8,8% observándose una pequeña merma llegando a ser  en 2011  un 7,4%  quienes manifiestan consumir dicha sustancia. De manera similar ha sido el comportamiento en cuanto al consumo de cocaína ya que  en 2009 se observo que un 3,8 % de la población consumía descendiendo en  2011  a 2,7%.

Para el caso del consumo de la pasta base la tendencia ha sido también a la baja observándose un consumo de 3,8% en 2009, 3,00% en 2010, descendiendo al 1,0% en 2011.

Resumen

En cuanto al consumo de sustancias adictivas se constata que el alcohol es la sustancia adictiva que más se consume (74,4% de la población), le siguen cigarrillos (44%), la marihuana (7,4%),  cocaína (2,7%) y la pasta base (1,0%).

Quienes consumen cigarrillos lo hacen mayoritariamente de forma ininterrumpida y en su gran mayoría (46,6%) fuman hasta 10 cigarrillos por día.

Fuente: elaboración propia. En el caso del consumo de marihuana y Cocaína en el año 2009 el análisis de los datos nos dejan suponer que hubo sub declaración por parte de los encuestados, razón por la cual se observa una baja importante subiendo luego en 2011.

Es importante destacar que los datos muestran una importante merma en la cantidad de  consumo y de consumidores de cigarrillos desde el  año 2009 habiendo descendido un 20% el número de consumidores.

Los datos respecto del consumo de marihuana, pasta base y cocaína si bien ha habido una pequeña baja,  la tendencia es a estabilizarse, siendo las cifras aproximadamente de  7,4%,  1,0%,  y 2,7%  respectivamente.

Se puede aventurar la hipótesis de que el importante porcentaje de merma en el consumo de cigarrillos y estas otras sustancias- aunque en menor escala- pueda ser consecuencia de las normativas de prohibición de fumar en espacios cerrados y de las intensas campañas de información y concientización respecto del consumo de las mismas.

Es importante destacar que si bien en este artículo no se presentan datos específicos sobre los consumidores el estudio arrojó datos que nos muestran que quienes más consumen en todas las drogas mencionadas no son los jóvenes como generalmente se tiende a pensar. Esto tiene que ver con que el consumo de sustancias adictivas se manifiesta de forma más visible socialmente en los jóvenes  que en los adultos, y con el hecho de que  vivimos  en una  sociedad adulto céntrica con pautas culturales muy arraigadas por las cuales se tiende a presumir que  los más jóvenes son los grandes responsables de todos los males.

El consumo de alcohol que es el más problemático  en cuanto a cantidad y a los efectos colaterales que trae aparejado se da mayoritariamente en adultos, siendo este dato de gran importancia ya que en muchos casos es causante de problemáticas sociales como son: la violencia intra familiar, el  desempleo, los accidentes de tránsito, el abuso, etc. Sin embargo como en su mayoría este consumidor lo hace  en el ámbito privado por lo que se hace menos visible socialmente al igual que las consecuencias que su consumo trae aparejado a nivel familiar, de salud, etc.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...