- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Este trabajo me ha dejado solo satisfacciones”

Como una experiencia lindísima de vida, en el año ´93 un 15 de enero  a las 4 de la mañana, empecé  trabajar en el diario.
El haber podido acceder a la empresa  siendo este mi primer trabajo, y con tan escasa edad, hizo que se hiciera todo un desafío.
Mi tarea comienza como doblador, pasado el tiempo fui aprendiendo otras diferentes como la del resmado, (cortar el papel a la medida del pliego de cada diario).
Y aprovechando oportunidades, es que me animé a la fotomecánica. Revelado y copiado de chapa.
Todo fue complicado, porque era nuevo y curiosamente, me fui incursionando en el tema total del diario. Tomándole la mano con gusto a lo que hacía.
Como si eso fuera poco, fui aprendiendo de fotografía y actualmente soy responsable de la impresión del diario.
Somos cuatro compañeros de trabajo, haciendo lo mismo, bajo mi responsabilidad.
Mi horario de trabajo es nocturno, siendo los días de semana un poco menor que el de los sábados, ya que el diario publica los días domingos, más cantidad de ejemplares que durante los días de semana.
La experiencia y la constancia de venir todas las noches, en muchos años, me ha hecho adaptarme, pero lo curioso de todo esto, es que mientras  nunca había entrado para nada al diario, me preguntaba muy a menudo, como sería el trabajo dentro. Cómo se realizaría una u otra actividad.
Y es muy lindo, además de que me siento a gusto trabajando, aprender como aprendí, teniendo en mi entorno un buen grupo de compañeros conmigo, con el cual nunca tuvimos desencuentros, me hace sentir dichoso. El trabajar con ellos en armonía y compartir tanto rato de la noche.
Allí es cuando se ve la responsabilidad de cada uno, complicados en alguna actividad, incluso en el atraso mismo del trabajo y estamos todos respondiendo.
De los malos momentos, mirándolo del lado positivo, estamos constantemente aprendiendo para mejorar e intentar revertir en lo que sea necesario.
Tengo que agradecerles a mis superiores, la confianza que me han brindado, y ojalá pueda yo responderles siempre de la mejor manera.
Me siento dichoso de poder brindar tanto tiempo de mí a la empresa, sabiendo que cuento con un respaldo, que necesito.
Este trabajo me ha dejado muchas satisfacciones. Es realmente un placer trabajar en Diario El Pueblo.

Como una experiencia lindísima de vida, en el año ´93 un 15 de enero  a las 4 de la mañana, empecé  trabajar en el diario.

El haber podido acceder a la empresa  siendo este mi primer trabajo, y con tan escasa edad, hizo que se hiciera todo un desafío.

Mi tarea comienza como doblador, pasado el tiempo fui aprendiendo otras diferentes como la delWilson Alvez y su hijo. resmado, (cortar el papel a la medida del pliego de cada diario).

Y aprovechando oportunidades, es que me animé a la fotomecánica. Revelado y copiado de chapa.

Todo fue complicado, porque era nuevo y curiosamente, me fui incursionando en el tema total del diario. Tomándole la mano con gusto a lo que hacía.

Como si eso fuera poco, fui aprendiendo de fotografía y actualmente soy responsable de la impresión del diario.

Somos cuatro compañeros de trabajo, haciendo lo mismo, bajo mi responsabilidad.

Mi horario de trabajo es nocturno, siendo los días de semana un poco menor que el de los sábados, ya que el diario publica los días domingos, más cantidad de ejemplares que durante los días de semana.

La experiencia y la constancia de venir todas las noches, en muchos años, me ha hecho adaptarme, pero lo curioso de todo esto, es que mientras  nunca había entrado para nada al diario, me preguntaba muy a menudo, como sería el trabajo dentro. Cómo se realizaría una u otra actividad.

Y es muy lindo, además de que me siento a gusto trabajando, aprender como aprendí, teniendo en mi entorno un buen grupo de compañeros conmigo, con el cual nunca tuvimos desencuentros, me hace sentir dichoso. El trabajar con ellos en armonía y compartir tanto rato de la noche.

Allí es cuando se ve la responsabilidad de cada uno, complicados en alguna actividad, incluso en el atraso mismo del trabajo y estamos todos respondiendo.

De los malos momentos, mirándolo del lado positivo, estamos constantemente aprendiendo para mejorar e intentar revertir en lo que sea necesario.

Tengo que agradecerles a mis superiores, la confianza que me han brindado, y ojalá pueda yo responderles siempre de la mejor manera.

Me siento dichoso de poder brindar tanto tiempo de mí a la empresa, sabiendo que cuento con un respaldo, que necesito.

Este trabajo me ha dejado muchas satisfacciones. Es realmente un placer trabajar en Diario El Pueblo.

Wilson “Toto” Alvez Cardozo