Rodeado de militantes durante la caravana del Parlamento a Plaza Independencia, dio muestras de cariño

Por: Hugo Lemos y Vicente Massarino. Enviados a Montevideo.
La mañana de ayer coMenzó muy temprano para las principales figuras de la polìtica nacional y para los mandatarios extranjeros que llegaron a saludar al nuevo presidente en el acto de transmisión del mando. No así para los militantes que arribaron a la avenida Libertador, por donde iba a pasar la caravana varias horas después que comenzó el movimiento en los alrededores del Palacio Legislativo con el arribo de los invitados, los legisladores y sobre todo los mandatarios extranjeros.
Temprano llegaron la presidente de Chile, Michelle Bachellet, la de Brasil, Dilma Roussef y el Rey Juan Carlos, pero hasta ese momento no había mucha gente en las calles y sí podía verse mucha policía, que era lo que predominaba a lo largo de las 15 cuadras que unen avenida del Libertador con la Plaza del Entrevero, donde estaba prevista la llegada del nuevo presidente para tomar 18 de Julio hasta la Plaza Independencia.
El día de la asunción presidencial amaneció templado, luego el sol comenzó a picar fuerte y terminó nublado con una temperatura que promovía la manga corta. Minutos antes de que Vázquez prestara juramento ante la Asamblea General, un importante grupo de periodistas de distintos puntos del país, de la capital y mucha prensa extranjera, estaban acorralados entre las vallas de color amarillo que les cercaba el paso a unos 20 metros de las escalinatas del Palacio Legislativo, por donde saldrían los presidentes extranjeros y sin dudas, el presidente Vázquez y el vicepresidente Raúl Sendic.
Afuera los periodistas querían saber qué pasaba en el interior del Parlamento y de repente se escuahaba un movimiento interno que hacía suponer aplausos y que el acto allí iba llegando a su fin. En el exterior del parlamento había muchos policías y en dos edificios cercanos podía notarse la presencia de francotiradores que vigilaban con binoculares todo lo que estaba pasando.
Sobre las 10:37 llegó el coche que trasladaría a Tabaré Vázquez, se trata del primer auto que pudo comprar en su vida y que todavía guarda en buen estado con un gesto de cariño y nostalgia. Según pudo saber EL PUEBLO por fuentes periodísticas que tenían conocimiento de causa, el antiguo coche era conducido por un gerente de Cutcsa.
La empresa de ómnibus brindó un importante financiamiento a la campaña electoral del mandatario, entre otras cosas, según lo afirmó su propio presidente Juan Salgado, que además se define como “vazquista”, aportó los dos automóviles en los cuales la fórmula presidencial se trasladó en las dos últimas giras nacionales en la campaña por la presidencia y ayer, el buen vínculo quedó más que establecido.
LA BARRA
Uno de los primeros en salir al terminar la ceremonia en el parlamento, fue el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, quien llegó a Montevideo en sustitución de Maduro. Allí se encontró con los cantos de la Juventud del Partido Comunista que había llevado un puñado de militantes al lugar, que lo vitorearon al canto de “Maduro amigo, el pueblo está contigo”, lo que motivó que el representante del país caribeño optara por romper el protocolo e ir a saludar a los presentes, motivando que los automóviles que componen la caravana que lo acompañaba, lo siguieran hasta el lugar.
Antes que él había salido la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, quien no concurrió a la Plaza Independencia, sino que partió hacia Río de Janeiro, donde la ciudad celebra los 450 años de vida, explicaron a este diario en ese lugar, integrantes de la prensa brasileña, tras esto, salieron los presidentes de Cuba, Raúl Castro, quien tenía la mayor delegación de agentes de seguridad y escolta que el resto de sus pares, además, estaban presentes los mandatarios de Ecuador, Rafael Correa, Chile, Michelle Bachelet, Paraguay, Horacio Cartes y Perú, Ollanta Humala.
A su turno, salieron los vicepresidentes de Argentina, Bolivia, Nicaragua y Costa Rica y a las 11:40 con el Batallón Florida parado estoico desde hacía varios minutos, salieron del lugar Tabaré Vázquez y Raúl Sendic. Se subieron al auto antiguo de Vázquez y marcharon acompañados por el cuerpo de Blandengues y escoltados por sus familiares que se trasladaban atrás en dos micros contratados a tal fin, ya que además de su esposa, María Auxiliadora Delgado, en el coche iban sus hijos y sus nietos, ya mucho más grandes que hace 10 años cuando asumía por primera vez.
LA MANO EN
EL CORAZÓN
Al salir por avenida del Libertador, a pocas cuadras del Palacio Legislativo, está la sede del Instituto de Profesores Artigas (IPA), justo allí se pararon de frente a la caravana los familiares de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar, pero esta vez Vázquez, que ya asumió el compromiso de crear un grupo de trabajo para lograr más información para esclarecer este asunto, al pasar frente al grupo allí presente con carteles donde se veían los rostros de las víctimas y sus nombres, llevó la mano hacia su pecho y mostró gestos de dolor y compromiso con este tema.
Por momentos el trayecto apuraba el paso y por momentos lo detenía, la camioneta de Vázquez, al igual que cuando asumió Mujica era rodeada por militantes que tenían una remera alusiva a la fecha que se estaba viviendo y que no permitían que nadie se acercara para que la misma cumpliera con el tiempo de llegada a la Plaza Independencia ya establecido, el vehículo tomó por Río Negro y dobló por 18 de Julio hasta el lugar donde se desarrollaría el acto.
Pero en la medida que iba llegando a la Plaza, la aglomeración de público era cada vez mayor y eso hacía que la camioneta se detuviera, al llegar a la Plaza Independencia la ovación de los presentes fue total al grito de “¡Uruguay!, ¡Uruguay!”, al que se sumaron Sendic y Vázquez.

Por: Hugo Lemos y Vicente Massarino. Enviados a Montevideo.

La mañana de ayer coMenzó muy temprano para las principales figuras de la polìtica nacional y para los mandatarios extranjeros que llegaron a saludar al nuevo presidente en el acto de transmisión del mando. No así para los militantes que arribaron a la avenida Libertador, por donde iba a pasar la caravana varias horas después que comenzó el movimiento en los alrededores del Palacio Legislativo con el arribo de los invitados, los legisladores y sobre todo los mandatarios extranjeros.

Temprano llegaron la presidente de Chile, Michelle Bachellet, la de Brasil, Dilma Roussef y el Rey Juan Carlos, pero hasta ese

Un amplio marco de público que de todas formas se consideró inferior al 2010

Un amplio marco de público que de todas formas se consideró inferior al 2010

momento no había mucha gente en las calles y sí podía verse mucha policía, que era lo que predominaba a lo largo de las 15 cuadras que unen avenida del Libertador con la Plaza del Entrevero, donde estaba prevista la llegada del nuevo presidente para tomar 18 de Julio hasta la Plaza Independencia.

El día de la asunción presidencial amaneció templado, luego el sol comenzó a picar fuerte y terminó nublado con una temperatura que promovía la manga corta. Minutos antes de que Vázquez prestara juramento ante la Asamblea General, un importante grupo de periodistas de distintos puntos del país, de la capital y mucha prensa extranjera, estaban acorralados entre las vallas de color amarillo que les cercaba el paso a unos 20 metros de las escalinatas del Palacio Legislativo, por donde saldrían los presidentes extranjeros y sin dudas, el presidente Vázquez y el vicepresidente Raúl Sendic.

Afuera los periodistas querían saber qué pasaba en el interior del Parlamento y de repente se escuahaba un movimiento interno que hacía suponer aplausos y que el acto allí iba llegando a su fin. En el exterior del parlamento había muchos policías y en dos edificios cercanos podía notarse la presencia de francotiradores que vigilaban con binoculares todo lo que estaba pasando.

Sobre las 10:37 llegó el coche que trasladaría a Tabaré Vázquez, se trata del primer auto que pudo comprar en su vida y que todavía guarda en buen estado con un gesto de cariño y nostalgia. Según pudo saber EL PUEBLO por fuentes periodísticas que tenían conocimiento de causa, el antiguo coche era conducido por un gerente de Cutcsa.

La empresa de ómnibus brindó un importante financiamiento a la campaña electoral del mandatario, entre otras cosas, según lo afirmó su propio presidente Juan Salgado, que además se define como “vazquista”, aportó los dos automóviles en los cuales la fórmula presidencial se trasladó en las dos últimas giras nacionales en la campaña por la presidencia y ayer, el buen vínculo quedó más que establecido.

LA BARRA

Uno de los primeros en salir al terminar la ceremonia en el parlamento, fue el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, quien llegó a Montevideo en sustitución de Maduro. Allí se encontró con los cantos de la Juventud del Partido Comunista que había llevado un puñado de militantes al lugar, que lo vitorearon al canto de “Maduro amigo, el pueblo está contigo”, lo que motivó que el representante del país caribeño optara por romper el protocolo e ir a saludar a los presentes, motivando que los automóviles que componen la caravana que lo acompañaba, lo siguieran hasta el lugar.

Antes que él había salido la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, quien no concurrió a la Plaza Independencia, sino que partió hacia Río de Janeiro, donde la ciudad celebra los 450 años de vida, explicaron a este diario en ese lugar, integrantes de la prensa brasileña, tras esto, salieron los presidentes de Cuba, Raúl Castro, quien tenía la mayor delegación de agentes de seguridad y escolta que el resto de sus pares, además, estaban presentes los mandatarios de Ecuador, Rafael Correa, Chile, Michelle Bachelet, Paraguay, Horacio Cartes y Perú, Ollanta Humala.

A su turno, salieron los vicepresidentes de Argentina, Bolivia, Nicaragua y Costa Rica y a las 11:40 con el Batallón Florida parado estoico desde hacía varios minutos, salieron del lugar Tabaré Vázquez y Raúl Sendic. Se subieron al auto antiguo de Vázquez y

Los nuevos jerarcas del gobierno nacional con sus respectivas esposas que recibieron  ramos de flores de los niños de la Escuela Yugoslavia

Los nuevos jerarcas del gobierno nacional con sus respectivas esposas que recibieron ramos de flores de los niños de la Escuela Yugoslavia

marcharon acompañados por el cuerpo de Blandengues y escoltados por sus familiares que se trasladaban atrás en dos micros contratados a tal fin, ya que además de su esposa, María Auxiliadora Delgado, en el coche iban sus hijos y sus nietos, ya mucho más grandes que hace 10 años cuando asumía por primera vez.

LA MANO EN EL CORAZÓN

Al salir por avenida del Libertador, a pocas cuadras del Palacio Legislativo, está la sede del Instituto de Profesores Artigas (IPA), justo allí se pararon de frente a la caravana los familiares de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar, pero esta vez Vázquez, que ya asumió el compromiso de crear un grupo de trabajo para lograr más información para esclarecer este asunto, al pasar frente al grupo allí presente con carteles donde se veían los rostros de las víctimas y sus nombres, llevó la mano hacia su pecho y mostró gestos de dolor y compromiso con este tema.

Por momentos el trayecto apuraba el paso y por momentos lo detenía, la camioneta de Vázquez, al igual que cuando asumió Mujica era rodeada por militantes que tenían una remera alusiva a la fecha que se estaba viviendo y que no permitían que nadie se acercara para que la misma cumpliera con el tiempo de llegada a la Plaza Independencia ya establecido, el vehículo tomó por Río Negro y dobló por 18 de Julio hasta el lugar donde se desarrollaría el acto.

Pero en la medida que iba llegando a la Plaza, la aglomeración de público era cada vez mayor y eso hacía que la camioneta se detuviera, al llegar a la Plaza Independencia la ovación de los presentes fue total al grito de “¡Uruguay!, ¡Uruguay!”, al que se sumaron Sendic y Vázquez.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...