- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Aprovecho en lo más mínimo lo que la vida me deja vivir”.

Carlota Pizzarossa Ochoa (Maestra- Jubilada)

Tranquila, y a la vez contenta, un poco tímida con respecto a la entrevista, que le íbamos a realizar. Humildemente insistía en que “no era la persona indicada para tal privilegio”.
Quien la conoce, coincidirá con nosotros en definirla como una hermosa personita, y que por nada del mundo nos perderíamos un tema de conversación a su lado.
Fue muy agradable visitarla y conocer de ella,  que le gusta el cine, el teatro, la lectura, la música entre otras asignaturas de la vida.
Hablo de distintos e interesantes temas, conociendo mucho y diferenciando sobre cultura, política, e infinidad de circunstancias que le ha tocado vivir, deleitándonos con su presencia:
¿Cómo fue que se decidió por la profesión de maestra?
Toda mi vida quise serlo, y me decidí en el año 1951.
Fui alumna del viejo Instituto Normal de Formación Docente, el cual funcionaba ya en calle Uruguay, creado por la Asociación Magisterial de Salto. Y tuve la suerte de tener un grupo de profesores y Directores, que creo firmemente que son irrepetibles por su calidad humana.
No solo por los conocimientos que adquiríamos, sino porque nos apoyaban, eran nuestros amigos y cuando tenían que hacernos observaciones eran firmes y nos abrieron caminos brindándonos una serie de oportunidades.
¿Estaba convencida con la decisión?
Estoy segura que fue por vocación.
Creo que si volviera a nacer, elegiría de nuevo lo mismo.
Y porque las grandes satisfacciones que uno tiene, no son en la parte material, es en la afectiva, lo he comprobado.
He tenido grupos de alumnos que han sido maravillosos.
¿En cuanto a experiencia, muchísima?
He trabajado en colonias, en pueblos, en ciudad y también en la parte privada como en la pública incluso después que me jubilé.
Ya llevo unos cuantos años de jubilada.
¿Cuáles han sido sus prioridades en la vida?
Siempre me gustó mucho viajar.
No hace mucho me fui a Europa y me vine maravillada, con lo que reencontré, y trato de revivirlo día a día, todo aquello que viví.
Porque nos fuimos a encontrar con el mundo de nuestras raíces, y para mí fue realmente  hermoso.
¿Cuál es su sueño?
Aprovechar todo en lo más mínimo lo que la vida me deja vivir. Conociendo, informándome y aportando lo que se puede a la comunidad. Como tiene que ser.
¿Se siente una mujer con muchas dificultades?
Las dificultades propias del vivir.
Porque la vida te da las oportunidades y te las niega.
Las cosas se ganan con el esfuerzo, que actualmente es lo que no se concibe. Que hay que pelearla para conseguirlas.
Todo tiene su proceso para poder conquistar algunas cosas y ese es el valor de vivir.
¿Alguna asignatura pendiente?
Vivir con tranquilidad.
Leer. Es algo que mucho me gusta. Actualmente está sobre mi cómoda, para leerlo lentamente todos los días, el libro de Tomas de Mattos, con: “El hombre de Marzo”. Es fantástico.
¿Cómo la ve a la mujer salteña?
Veo felizmente a muchas mujeres importantes empresarias, que han salido adelante.
Mucho adelanto en los medios de comunicación con mujeres trabajando de manera objetiva y correcta.
La mujer es lo que mueve todo. Hay que reconocerlo. Equivocadas muchas veces o no en lo que realizamos, lo terminamos haciendo y bien.
Un mensaje a
las mujeres.
Que sigan progresando y conquistando escalones dentro de sus proyectos.
Pero no olviden a sus hijos, aquellas que los tienen. Conversen con ellos, denle ternura, comprensión y hasta el coscorrón que se necesita para seguir adelante. Eso es quererlos.
En el día de la mujer y a cada una, vaya mi más sincero abrazo, con mucho cariño. ¡Que de verdad, sea un muy feliz día!

Tranquila, y a la vez contenta, un poco tímida con respecto a la entrevista, que le íbamos a realizar. Humildemente insistía en que “no era la persona indicada para tal privilegio”.

Quien la conoce, coincidirá con nosotros en definirla como una hermosa personita, y que por nada del mundo nos perderíamos un tema de conversación a su lado.

Fue muy agradable visitarla y conocer de ella,  que le gusta el cine, el teatro, la lectura, la música entre otras asignaturas de la vida.

Hablo de distintos e interesantes temas, conociendo mucho y diferenciando sobre cultura, política, e infinidad de circunstancias que le ha tocado vivir, deleitándonos con su presencia:

¿Cómo fue que se decidió por la profesión de maestra?

Toda mi vida quise serlo, y me decidí en el año 1951.

Fui alumna del viejo Instituto Normal de Formación Docente, el cual funcionaba ya en calle Uruguay, creado por la AsociaciónCarlota Pizzarossa. Magisterial de Salto. Y tuve la suerte de tener un grupo de profesores y Directores, que creo firmemente que son irrepetibles por su calidad humana.

No solo por los conocimientos que adquiríamos, sino porque nos apoyaban, eran nuestros amigos y cuando tenían que hacernos observaciones eran firmes y nos abrieron caminos brindándonos una serie de oportunidades.

¿Estaba convencida con la decisión?

Estoy segura que fue por vocación.

Creo que si volviera a nacer, elegiría de nuevo lo mismo.

Y porque las grandes satisfacciones que uno tiene, no son en la parte material, es en la afectiva, lo he comprobado.

He tenido grupos de alumnos que han sido maravillosos.

¿En cuanto a experiencia, muchísima?

He trabajado en colonias, en pueblos, en ciudad y también en la parte privada como en la pública incluso después que me jubilé.

Ya llevo unos cuantos años de jubilada.

¿Cuáles han sido sus prioridades en la vida?

Siempre me gustó mucho viajar.

No hace mucho me fui a Europa y me vine maravillada, con lo que reencontré, y trato de revivirlo día a día, todo aquello que viví.

Porque nos fuimos a encontrar con el mundo de nuestras raíces, y para mí fue realmente  hermoso.

¿Cuál es su sueño?

Aprovechar todo en lo más mínimo lo que la vida me deja vivir. Conociendo, informándome y aportando lo que se puede a la comunidad. Como tiene que ser.

¿Se siente una mujer con muchas dificultades?

Las dificultades propias del vivir.

Porque la vida te da las oportunidades y te las niega.

Las cosas se ganan con el esfuerzo, que actualmente es lo que no se concibe. Que hay que pelearla para conseguirlas.

Todo tiene su proceso para poder conquistar algunas cosas y ese es el valor de vivir.

¿Alguna asignatura pendiente?

Vivir con tranquilidad.

Leer. Es algo que mucho me gusta. Actualmente está sobre mi cómoda, para leerlo lentamente todos los días, el libro de Tomas de Mattos, con: “El hombre de Marzo”. Es fantástico.

¿Cómo la ve a la mujer salteña?

Veo felizmente a muchas mujeres importantes empresarias, que han salido adelante.

Mucho adelanto en los medios de comunicación con mujeres trabajando de manera objetiva y correcta.

La mujer es lo que mueve todo. Hay que reconocerlo. Equivocadas muchas veces o no en lo que realizamos, lo terminamos haciendo y bien.

Un mensaje a

las mujeres.

Que sigan progresando y conquistando escalones dentro de sus proyectos.

Pero no olviden a sus hijos, aquellas que los tienen. Conversen con ellos, denle ternura, comprensión y hasta el coscorrón que se necesita para seguir adelante. Eso es quererlos.

En el día de la mujer y a cada una, vaya mi más sincero abrazo, con mucho cariño. ¡Que de verdad, sea un muy feliz día!