- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

¿Costa Rica tendrá resto para lograr otra hazaña?

Si la lógica se impone, Holanda vencerá hoy a Costa Rica y jugará las semifinales del Mundial. Pero el conjunto centroamericano ya desafió el orden establecido y, tras vencer a Uruguay e Italia y eliminar a Grecia, se atreve a mirar a los ojos a cualquier rival. “Respetamos a Holanda, pero vamos a atacarla”, avisó su entrenador, Jorge Luis Pinto.

Costa Rica no teme a la máquina goleadora holandesa que lideran Robin van Persie y Arjen Robben en la cancha y Louis van Gaal desde el banco.
“Respetamos su gran ataque y queremos controlarlo”, dijo el técnico del conjunto costarricense, Jorge Luis Pinto, que protagonizará un interesante duelo táctico con Van Gaal.
El joven combinado tulipán es el máximo goleador del certamen con 12 tantos en cuatro partidos, pero Costa Rica apenas recibió dos en el mismo número de encuentros.
“Si le ganamos a Uruguay, Italia y Grecia, ¿por qué no podemos hacerlo contra Holanda? Por nuestra cabeza no pasa que vamos a perder”, afirmó el centrocampista Christian Bolaños antes de partido más importante de la historia de su país.
Costa Rica impresionó con sus resultados y su fútbol en la primera fase, en la que compartió el “grupo de la muerte” con tres campeones del mundo, y con aplomo resolvió a favor, en la definición por penales, el cruce ante Grecia de octavos de final.
“Vamos a respetarlos, pero también vamos a atacarlos”, afirmó Pinto en Salvador de Bahía, antes de reclamar con vehemencia a la FIFA y al árbitro que estén atentos y castiguen las simulaciones de Robben.
LA PRESIÓN ES HOLANDESA
La falta de presión juega a favor de los “ticos”, ante una Holanda a la que no se le perdonaría caer con los centroamericanos. “No queremos irnos a nuestras casas, sino jugar el siguiente partido, ganarlo y ver qué es lo que viene”, indicó Bolaños, que junto a Bryan Ruiz y Joel Campbell forma un peligroso tridente.
No tiene nada que envidiar Van Gaal con Van Persie, Wesley Sneijder y con el estelar Robben, figura del equipo, ansioso por ganar un Mundial que se le escapó en la final de hace cuatro años en Sudáfrica.
La actual Holanda, repleta de jugadores jóvenes y con varias bajas por lesión, no se parece a la de Sudáfrica 2010. Van Gaal, fiel a su estilo, apostó por la seguridad de los astros consagrados junto a una corriente de sangre joven. Solo hay siete jugadores de los que perdieron la final con España.
“Nuestra meta ha sido desde el principio ser campeones del mundo. No somos un equipo extraordinario, pero somos difíciles de ganar, lo hemos demostrado”, dijo Van Gaal, más relajado que nunca.
UNA NARANJA JOVEN
La juventud del equipo “oranje” -cuatro de los cinco defensores habituales no superan los 25 años- ha permitido que los esquemas de Van Gaal sean maleables. Ante México, en octavos, el equipo holandés cambió su sistema táctico tres veces a lo largo de los 90 minutos y su juego fue en progreso constante hasta encontrar la remontada.
Necesitará esa flexibilidad para encontrar una respuesta en el mediocampo ante la ausencia del lesionado Nigel De Jong, baja segura para lo que reste de Mundial. También Pinto deberá solucionar la ausencia en defensa de Óscar Duarte, expulsado ante Grecia.
Pequeños detalles para dos equipos que buscan sus límites: Costa Rica desea seguir explorando territorio ignoto; y Holanda, lograr ese título que se le escapó tres veces y con el que se ha vuelto a ilusionar.

Costa Rica no teme a la máquina goleadora holandesa que lideran Robin van Persie y Arjen Robben en la cancha y Louis van Gaal desde el banco.

“Respetamos su gran ataque y queremos controlarlo”, dijo el técnico del conjunto costarricense, Jorge Luis Pinto, que protagonizará un interesante duelo táctico con Van Gaal.

El joven combinado tulipán es el máximo goleador del certamen con 12 tantos en cuatro partidos, pero Costa Rica apenas recibió dos en el mismo número de encuentros.

“Si le ganamos a Uruguay, Italia y Grecia, ¿por qué no podemos hacerlo contra Holanda? Por nuestra cabeza no pasa que vamos a perder”, afirmó el centrocampista Christian Bolaños antes de partido más importante de la historia de su país.

Costa Rica impresionó con sus resultados y su fútbol en la primera fase, en la que compartió el “grupo de la muerte” con tres campeones del mundo, y con aplomo resolvió a favor, en la definición por penales, el cruce ante Grecia de octavos de final.

“Vamos a respetarlos, pero también vamos a atacarlos”, afirmó Pinto en Salvador de Bahía, antes de reclamar con vehemencia a la FIFA y al árbitro que estén atentos y castiguen las simulaciones de Robben.

LA PRESIÓN ES HOLANDESA

La falta de presión juega a favor de los “ticos”, ante una Holanda a la que no se le perdonaría caer con los centroamericanos. “No queremos irnos a nuestras casas, sino jugar el siguiente partido, ganarlo y ver qué es lo que viene”, indicó Bolaños, que junto a Bryan Ruiz y Joel Campbell forma un peligroso tridente.

No tiene nada que envidiar Van Gaal con Van Persie, Wesley Sneijder y con el estelar Robben, figura del equipo, ansioso por ganar un Mundial que se le escapó en la final de hace cuatro años en Sudáfrica.

La actual Holanda, repleta de jugadores jóvenes y con varias bajas por lesión, no se parece a la de Sudáfrica 2010. Van Gaal, fiel a su estilo, apostó por la seguridad de los astros consagrados junto a una corriente de sangre joven. Solo hay siete jugadores de los que perdieron la final con España.

“Nuestra meta ha sido desde el principio ser campeones del mundo. No somos un equipo extraordinario, pero somos difíciles de ganar, lo hemos demostrado”, dijo Van Gaal, más relajado que nunca.

UNA NARANJA JOVEN

La juventud del equipo “oranje” -cuatro de los cinco defensores habituales no superan los 25 años- ha permitido que los esquemas de Van Gaal sean maleables. Ante México, en octavos, el equipo holandés cambió su sistema táctico tres veces a lo largo de los 90 minutos y su juego fue en progreso constante hasta encontrar la remontada.

Necesitará esa flexibilidad para encontrar una respuesta en el mediocampo ante la ausencia del lesionado Nigel De Jong, baja segura para lo que reste de Mundial. También Pinto deberá solucionar la ausencia en defensa de Óscar Duarte, expulsado ante Grecia.

Pequeños detalles para dos equipos que buscan sus límites: Costa Rica desea seguir explorando territorio ignoto; y Holanda, lograr ese título que se le escapó tres veces y con el que se ha vuelto a ilusionar.