¿Mitos o realidades?

tro años por jugadores, entrenadores, aficionados y comentaristas.
Pero, ¿qué hay de realidad en cada afirmación que se da por cierta? Repasemos…
1) “Los sudamericanos son los más violentos”
Es verdad que las selecciones de América del Sur dominan los tres primeros lugares en la lista de países que han recibido más tarjetas rojas en Mundiales: Brasil suma 11, Argentina 10 y Uruguay 9.
Pero el análisis del número de faltas cometidas desde Inglaterra 1966, con los equipos agrupados por continentes, pinta un cuadro diferente.
Solo la Concacaf, compuesta por equipos de América Central y del Norte (que suma 16,83 infracciones por encuentro) y Europa (17,37) han cometido un menor promedio de faltas por partido que los sudamericanos (17,55).
Eso significa que África es el continente “más violento”, con un promedio de 18,32 faltas por presentación.
Dos incidentes ayudan a perpetuar este mito sobre el fútbol sudamericano.
El entrenador de la Inglaterra campeona en 1966, Alf Ramsey, llegó a describir a los jugadores argentinos como “animales”. El día que los ingleses eliminaron a Argentina en cuartos de final del propio Mundial de 1966, el capitán albiceleste Antonio Rattín fue expulsado y, molesto con la decisión, se negó a abandonar el campo. Luego se sentó en una alfombra roja destinada para la reina Isabel.
El defensor inglés George Cohen aseguró que en ese partido los argentinos les tiraron de los pelos y los escupieron.
En 1986, la reputación uruguaya no se vio favorecida por una serie de demostraciones excesivamente combativas. Ello fue evidente cuando en la fase de grupos el defensor José Batista le cometió una violenta falta al escocés Gordon Strachan y recibió la tarjeta roja más rápida en la historia de los Mundiales, a los 56 segundos de juego.
2) “Los africanos no saben defender”.
Tras la penosa actuación defensiva de Zaire (ahora la República Democrática del Congo) en 1974, algunos tienden a asumir que los africanos hacen agua en defensa.
Zaire es tristemente célebre por su derrota 0-9 a manos de Yugoslavia: la marca estática de sus defensores, no armar barrera en los tiros libres y una desorganización generalizada explican la debacle de un equipo que recibió 14 goles en sus tres partidos.
Este cliché se mantuvo más recientemente por la indisciplina táctica de Camerún en 1990, donde cometieron dos penales en la derrota por 2-3 en cuartos de final ante Inglaterra.
Sin embargo, una inspección más detallada de las estadísticas demuestra que los equipos africanos tienen el tercer mejor récord defensivo en Mundiales.
Han concedido un promedio de 1,55 goles por partido, sólo por debajo de América del Sur (1,28) y Europa (1,31).
3) “Brasil es el rey del tiro libre”.
Brasil anotó más goles de tiro libre en Mundiales que cualquier otro país. Nueve goles con el balón parado desde fuera del área. Y la mayoría son dignos de aparecer en un video con las mejores jugadas de pelota parada de las Copas del Mundo.
Rivelino contra Alemania Oriental en 1974, Dirceu ante Perú en 1978, Zico frente a  Escocia en el 1982 o Roberto Carlos contra China en 2002. Búsquenlos en YouTube.
Tal vez la cantidad no sorprenda, si se tiene en cuenta que ejecutaron 166 tiros libres con el arco como objetivo, más que cualquier otro equipo.
4) “Inglaterra es el peor en definiciones por penales”
Sí. Los ingleses son los peores en la materia.
Participaron en tres definiciones por penales (1990, 1998 y 2006) desde que fueron introducidas por la FIFA en Argentina 1978. Y perdieron las tres veces.
Italia también perdió tres (1990, 1994 y 1998), pero al menos ganó una. Y fue en la final de 2006 para llevarse el trofeo frente a Francia.
Hay un consuelo para los ingleses de cara a Brasil 2014: con una tasa de conversión del 50%, en 14 intentos, están mejor que Suiza, que falló todos sus intentos (3).
Alemania, en cambio, convirtió 17 de los 18 penales que ejecutó: el 94,4%. Por eso no sorprende que los germanos hayan ganado las cuatro definiciones por penales que protagonizaron (en 1982, 1986, 1990 y 2006).
l
Mundial tras Mundial se repite que las selecciones sudamericanas son las más violentas de la historia del evento, que los africanos no saben defender, que Inglaterra sufre una maldición con los penales y que los brasileños son los reyes del tiro libre. ¿Mitos o realidades?
Los Mundiales están llenos de clichés, que son repetidos cada cuatro años por jugadores, entrenadores, aficionados y comentaristas.
Pero, ¿qué hay de realidad en cada afirmación que se da por cierta? Repasemos…
1) “Los sudamericanos son los más violentos”
Es verdad que las selecciones de América del Sur dominan los tres primeros lugares en la lista de países que han recibido más tarjetas rojas en Mundiales: Brasil suma 11, Argentina 10 y Uruguay 9.
Pero el análisis del número de faltas cometidas desde Inglaterra 1966, con los equipos agrupados por continentes, pinta un cuadro diferente.
Solo la Concacaf, compuesta por equipos de América Central y del Norte (que suma 16,83 infracciones por encuentro) y Europa (17,37) han cometido un menor promedio de faltas por partido que los sudamericanos (17,55).
Eso significa que África es el continente “más violento”, con un promedio de 18,32 faltas por presentación.
Dos incidentes ayudan a perpetuar este mito sobre el fútbol sudamericano.
El entrenador de la Inglaterra campeona en 1966, Alf Ramsey, llegó a describir a los jugadores argentinos como “animales”. El día que los ingleses eliminaron a Argentina en cuartos de final del propio Mundial de 1966, el capitán albiceleste Antonio Rattín fue expulsado y, molesto con la decisión, se negó a abandonar el campo. Luego se sentó en una alfombra roja destinada para la reina Isabel.
El defensor inglés George Cohen aseguró que en ese partido los argentinos les tiraron de los pelos y los escupieron.
En 1986, la reputación uruguaya no se vio favorecida por una serie de demostraciones excesivamente combativas. Ello fue evidente cuando en la fase de grupos el defensor José Batista le cometió una violenta falta al escocés Gordon Strachan y recibió la tarjeta roja más rápida en la historia de los Mundiales, a los 56 segundos de juego.
2) “Los africanos no saben defender”.
Tras la penosa actuación defensiva de Zaire (ahora la República Democrática del Congo) en 1974, algunos tienden a asumir que los africanos hacen agua en defensa.
Zaire es tristemente célebre por su derrota 0-9 a manos de Yugoslavia: la marca estática de sus defensores, no armar barrera en los tiros libres y una desorganización generalizada explican la debacle de un equipo que recibió 14 goles en sus tres partidos.
Este cliché se mantuvo más recientemente por la indisciplina táctica de Camerún en 1990, donde cometieron dos penales en la derrota por 2-3 en cuartos de final ante Inglaterra.
Sin embargo, una inspección más detallada de las estadísticas demuestra que los equipos africanos tienen el tercer mejor récord defensivo en Mundiales.
Han concedido un promedio de 1,55 goles por partido, sólo por debajo de América del Sur (1,28) y Europa (1,31).
3) “Brasil es el rey del tiro libre”.
Brasil anotó más goles de tiro libre en Mundiales que cualquier otro país. Nueve goles con el balón parado desde fuera del área. Y la mayoría son dignos de aparecer en un video con las mejores jugadas de pelota parada de las Copas del Mundo.
Rivelino contra Alemania Oriental en 1974, Dirceu ante Perú en 1978, Zico frente a  Escocia en el 1982 o Roberto Carlos contra China en 2002. Búsquenlos en YouTube.
Tal vez la cantidad no sorprenda, si se tiene en cuenta que ejecutaron 166 tiros libres con el arco como objetivo, más que cualquier otro equipo.
4) “Inglaterra es el peor en definiciones por penales”
Sí. Los ingleses son los peores en la materia.
Participaron en tres definiciones por penales (1990, 1998 y 2006) desde que fueron introducidas por la FIFA en Argentina 1978. Y perdieron las tres veces.
Italia también perdió tres (1990, 1994 y 1998), pero al menos ganó una. Y fue en la final de 2006 para llevarse el trofeo frente a Francia.
Hay un consuelo para los ingleses de cara a Brasil 2014: con una tasa de conversión del 50%, en 14 intentos, están mejor que Suiza, que falló todos sus intentos (3).
Alemania, en cambio, convirtió 17 de los 18 penales que ejecutó: el 94,4%. Por eso no sorprende que los germanos hayan ganado las cuatro definiciones por penales que protagonizaron (en 1982, 1986, 1990 y 2006).






El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...