- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Bélgica vuelve a cuartos de final, 28 años después

Si Bélgica tuvo que esperar hasta el alargue para batir a Estados Unidos fue por obra y gracia del arquero americano Tim Howard. Pero tanto va el cántaro a la fuente, que al final el conjunto europeo encontró un justo premio, para volver a pisar los cuartos de final de un Mundial. Su única presencia en dicha instancia data de México 1986.

Un gol de Kevin de Bruyne a los tres minutos de la prórroga quebró la resistencia del arquero estadounidense Tim Howard, gran protagonista de un partido en el que impidió durante muchos minutos que la superioridad belga se reflejara en el score.
La nueva generación de oro del fútbol belga confirmó con un juego atildado lo mucho que se espera de ella. Desde México 1986, cuando los “diablos rojos” fueron cuartos, Bélgica no se metía entre los ocho mejores de un Mundial.
La primera jugada del partido fue reflejo de lo que se vería durante los 120 minutos: a los 40 segundos, el joven delantero belga Divock Origi penetró en el área, pero su disparo lo salvó Howard.
Los volantes belgas, liderados por De Bruyne, encontraban autopistas hacia el área de Howard. Estados Unidos, con un juego demasiado alegre, no era capaz de contener el alto ritmo que favorecía a los veloces belgas, que a los 29′ dispusieron de una nueva ocasión en los pies de Hazard, quien definió mal.
BÉLGICA AL ATAQUE
No cambió el guión en el segundo tiempo, en el que Bélgica siguió siendo muy superior. A los 56′, Origi remató de cabeza al travesaño y Howard salvó segundos después el remate de Vertonghen.
El seleccionador belga, Marc Wilmots, buscó el gol introduciendo al delantero Kevin Mirallas en lugar de Mertens.
También Klinsmann, técnico de Estados Unidos, buscó algo en ataque con la entrada de Chris Wondolowski, un delantero neto. Mientras se preparaba el cambio, Origi tuvo una buena ocasión en el minuto 70 que volvió a salvar Howard, convertido ya en el héroe americano.
A los 75′ llegó quizás la mejor ocasión para Bélgica. Hazard, esforzado en defensa, robó la pelota, sirvió a Origi, que se deshizo del defensor con un quiebre y asistió a Mirallas, que solo en el mano a mano perdió el duelo ante Howard, de 35 años y compañero del atacante en el Everton. El arquero lo volvió a evitar en el 80′ ante un remate de Hazard.
Estados Unidos resistía milagrosamente y soñaba con un contragolpe que nunca llegaba: a los 85′ el imbatible Howard desvió el disparo lejano de Origi y a los 89′ el tiro de Vincent Kompany.
En el descuento, Estados Unidos pudo haber ganado el partido con una pelota que Wondolowski no supo conectar ante Courtois.
TIEMPO DE ALARGUE
Lo que no había llegado en el tiempo reglamentario llegó al comienzo de la prórroga. Lukaku, que entró por Origi, desbordó por la banda derecha y su centro encontró a De Bruyne, el mejor jugador belga, que perforó finalmente el arco de Howard con un disparo cruzado.
El gol no evitó que continuara el festival de Howard, quien salvó dos ocasiones de Lukaku y otra de Mirallas, pero a los 115′, en un contragolpe, De Bruyne volvió a romper la defensa y cedió a Lukaku, que remató de primera y puso el 2-0.
Estados Unidos se resistió a morir: el recién ingresado Green, de volea, recortó distancias, encendió los ánimos de la hinchada estadounidense y abrió de nuevo un partido que parecía cerrado.
Howard lo mantuvo vivo ante Lukaku, que aprovechaba su frescura física. Courtois también quiso su cuota protagonismo y a los 112′ evitó el empate de Dempsey. Al final, Bélgica resistió y 28 años después, vuelve a los cuartos de final.

Un gol de Kevin de Bruyne a los tres minutos de la prórroga quebró la resistencia del arquero estadounidense Tim Howard, granBélgica (pag2) protagonista de un partido en el que impidió durante muchos minutos que la superioridad belga se reflejara en el score.

La nueva generación de oro del fútbol belga confirmó con un juego atildado lo mucho que se espera de ella. Desde México 1986, cuando los “diablos rojos” fueron cuartos, Bélgica no se metía entre los ocho mejores de un Mundial.

La primera jugada del partido fue reflejo de lo que se vería durante los 120 minutos: a los 40 segundos, el joven delantero belga Divock Origi penetró en el área, pero su disparo lo salvó Howard.

Los volantes belgas, liderados por De Bruyne, encontraban autopistas hacia el área de Howard. Estados Unidos, con un juego demasiado alegre, no era capaz de contener el alto ritmo que favorecía a los veloces belgas, que a los 29′ dispusieron de una nueva ocasión en los pies de Hazard, quien definió mal.

BÉLGICA AL ATAQUE

No cambió el guión en el segundo tiempo, en el que Bélgica siguió siendo muy superior. A los 56′, Origi remató de cabeza al travesaño y Howard salvó segundos después el remate de Vertonghen.

El seleccionador belga, Marc Wilmots, buscó el gol introduciendo al delantero Kevin Mirallas en lugar de Mertens.

También Klinsmann, técnico de Estados Unidos, buscó algo en ataque con la entrada de Chris Wondolowski, un delantero neto. Mientras se preparaba el cambio, Origi tuvo una buena ocasión en el minuto 70 que volvió a salvar Howard, convertido ya en el héroe americano.

A los 75′ llegó quizás la mejor ocasión para Bélgica. Hazard, esforzado en defensa, robó la pelota, sirvió a Origi, que se deshizo del defensor con un quiebre y asistió a Mirallas, que solo en el mano a mano perdió el duelo ante Howard, de 35 años y compañero del atacante en el Everton. El arquero lo volvió a evitar en el 80′ ante un remate de Hazard.

Estados Unidos resistía milagrosamente y soñaba con un contragolpe que nunca llegaba: a los 85′ el imbatible Howard desvió el disparo lejano de Origi y a los 89′ el tiro de Vincent Kompany.

En el descuento, Estados Unidos pudo haber ganado el partido con una pelota que Wondolowski no supo conectar ante Courtois.

TIEMPO DE ALARGUE

Lo que no había llegado en el tiempo reglamentario llegó al comienzo de la prórroga. Lukaku, que entró por Origi, desbordó por la banda derecha y su centro encontró a De Bruyne, el mejor jugador belga, que perforó finalmente el arco de Howard con un disparo cruzado.

El gol no evitó que continuara el festival de Howard, quien salvó dos ocasiones de Lukaku y otra de Mirallas, pero a los 115′, en un contragolpe, De Bruyne volvió a romper la defensa y cedió a Lukaku, que remató de primera y puso el 2-0.

Estados Unidos se resistió a morir: el recién ingresado Green, de volea, recortó distancias, encendió los ánimos de la hinchada estadounidense y abrió de nuevo un partido que parecía cerrado.

Howard lo mantuvo vivo ante Lukaku, que aprovechaba su frescura física. Courtois también quiso su cuota protagonismo y a los 112′ evitó el empate de Dempsey. Al final, Bélgica resistió y 28 años después, vuelve a los cuartos de final.