Messi frotó la lámpara y Argentina sigue viva

Cuando la definición por penales era inminente, apareció Lionel Messi con una carrera frenética, para apilar suizos y cederle en bandeja el gol de Di María, quien no falló. Argentina sufrió para romper el orden defensivo del conjunto helvético y clasificarse a cuartos de final, donde se las verá el sábado con Bélgica en Brasilia.

La definición por penales parecía inexorable, cuando a los 118 minutos Lionel Messi salió en una increíble carrera hacia el área suiza, que terminó con una precisa asistencia para que el derechazo de Ángel Di María provocara el alivio esperado por toda Argentina.
Después de tanto sufrimiento, llegaron los abrazos. Pero enseguida volvió el nerviosismo, porque Suiza estuvo muy cerca de empatar en los descuentos del alargue, con un cabezazo de Blerim Dzemaili que se estrelló en el palo derecho de Sergio Romero.
El conjunto dirigido por Alejandro Sabella se enfrentará el sábado a Bélgica en Brasilia, donde buscará superar los cuartos de final por primera vez desde el Mundial de 1990.
En un Arena Corinthians colmado, pero en el que los sudamericanos por primera vez no se sintieron como locales, Argentina y Suiza fueron a tiempo suplementario tras empatar sin goles en los 90′. Los albicelestes no pudieron quebrar a un rival que se cerró bien atrás e incluso les planteó varias amenazas.
CARENCIAS DE ARRANQUE
A la potencia ofensiva argentina liderada por Messi le faltaron definición, recursos y claridad para vulnerar la táctica que le plantearon los europeos, hasta el último ataque.
Suiza tuvo las oportunidades más claras en el primer tiempo, convirtiendo a Romero en figura. La defensa, con nuevos errores de Ezequiel Garay y Federico Fernández, volvió a mostrarse insegura frente al avance de Xhedran Shaqiri, la estrella helvética.
La llegada más clara del conjunto de Ottmar Hitzfeld se dio a los 27’, cuando Romero rechazó primero con la pierna un disparo de Mehmedi y luego desvió el rebote. Más tarde llegó una veloz jugada de contra de Josip Drmic, quien falló al definir.
Messi tardó varios minutos en entrar en partido. Probó con algunos arranques explosivos pero la férrea marca suiza lo frenó, por lo que le costó encontrar socios en el ataque. Casi sobre el final del primer tiempo, el “10” armó una jugada colectiva que Di María definió a las manos del arquero.
ATAQUE POR ATAQUE
El segundo tiempo fue más de ida y vuelta, con ambos equipos buscando romper el cero. Los argentinos regresaron del descanso inspirados y de inmediato pusieron en riesgo a Suiza con una fluida jugada entre Messi, Lavezzi e Higuaín. Enseguida llegó el susto, con un tiro libre de Shaqiri que se le escapó de las manos a Romero, pero luego se repuso y enmendó su error, arrojándose sobre la pelota para asegurarla.
Rojo pateó al arco a los 58′ pero atajó Benaglio, quien a los 62′ volvió a sacar un cabezazo de Higuaín. Argentina intentó acorralar a Suiza, cada vez más retraída en el fondo, pero sin éxito.
A los 73′ entró Palacio por Lavezzi y al minuto cabeceó apenas desviado, y a los 77’ Messi se perdió abrir la cuenta con un remate que desvió Benaglio. Ya en tiempo suplementario, el portero suizo volvió a salvar su valla al desviar un potente remate de Di María.
La definición por penales parecía inminente ante la desesperación albiceleste, pero llegó la gran jugada del gol que salvó a Argentina. Los suizos, sin embargo, no se rindieron y hasta su arquero cruzó toda la cancha para sumarse el ataque en las últimas pelotas quietas.
Argentina tuvo que sufrir hasta el silbato final para poder festejar. Lo hizo porque Messi frotó la lámpara para que Di María anotara el gol del triunfo.

La definición por penales parecía inexorable, cuando a los 118 minutos Lionel Messi salió en una increíble carrera hacia el área suiza,Messi (pag3) que terminó con una precisa asistencia para que el derechazo de Ángel Di María provocara el alivio esperado por toda Argentina.

Después de tanto sufrimiento, llegaron los abrazos. Pero enseguida volvió el nerviosismo, porque Suiza estuvo muy cerca de empatar en los descuentos del alargue, con un cabezazo de Blerim Dzemaili que se estrelló en el palo derecho de Sergio Romero.

El conjunto dirigido por Alejandro Sabella se enfrentará el sábado a Bélgica en Brasilia, donde buscará superar los cuartos de final por primera vez desde el Mundial de 1990.

En un Arena Corinthians colmado, pero en el que los sudamericanos por primera vez no se sintieron como locales, Argentina y Suiza fueron a tiempo suplementario tras empatar sin goles en los 90′. Los albicelestes no pudieron quebrar a un rival que se cerró bien atrás e incluso les planteó varias amenazas.

CARENCIAS DE ARRANQUE

A la potencia ofensiva argentina liderada por Messi le faltaron definición, recursos y claridad para vulnerar la táctica que le plantearon los europeos, hasta el último ataque.

Suiza tuvo las oportunidades más claras en el primer tiempo, convirtiendo a Romero en figura. La defensa, con nuevos errores de Ezequiel Garay y Federico Fernández, volvió a mostrarse insegura frente al avance de Xhedran Shaqiri, la estrella helvética.

La llegada más clara del conjunto de Ottmar Hitzfeld se dio a los 27’, cuando Romero rechazó primero con la pierna un disparo de Mehmedi y luego desvió el rebote. Más tarde llegó una veloz jugada de contra de Josip Drmic, quien falló al definir.

Messi tardó varios minutos en entrar en partido. Probó con algunos arranques explosivos pero la férrea marca suiza lo frenó, por lo que le costó encontrar socios en el ataque. Casi sobre el final del primer tiempo, el “10” armó una jugada colectiva que Di María definió a las manos del arquero.

ATAQUE POR ATAQUE

El segundo tiempo fue más de ida y vuelta, con ambos equipos buscando romper el cero. Los argentinos regresaron del descanso inspirados y de inmediato pusieron en riesgo a Suiza con una fluida jugada entre Messi, Lavezzi e Higuaín. Enseguida llegó el susto, con un tiro libre de Shaqiri que se le escapó de las manos a Romero, pero luego se repuso y enmendó su error, arrojándose sobre la pelota para asegurarla.

Rojo pateó al arco a los 58′ pero atajó Benaglio, quien a los 62′ volvió a sacar un cabezazo de Higuaín. Argentina intentó acorralar a Suiza, cada vez más retraída en el fondo, pero sin éxito.

A los 73′ entró Palacio por Lavezzi y al minuto cabeceó apenas desviado, y a los 77’ Messi se perdió abrir la cuenta con un remate que desvió Benaglio. Ya en tiempo suplementario, el portero suizo volvió a salvar su valla al desviar un potente remate de Di María.

La definición por penales parecía inminente ante la desesperación albiceleste, pero llegó la gran jugada del gol que salvó a Argentina. Los suizos, sin embargo, no se rindieron y hasta su arquero cruzó toda la cancha para sumarse el ataque en las últimas pelotas quietas.

Argentina tuvo que sufrir hasta el silbato final para poder festejar. Lo hizo porque Messi frotó la lámpara para que Di María anotara el gol del triunfo.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...