- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Sin margen de error

Argentina y Suiza se verán las caras hoy en San Pablo, por el pase a los cuartos de final del Mundial. Será la primera de las cuatro finales que el conjunto de Lionel Messi debe ganar para seguir alimentando el sueño de quedarse con el título. El conjunto helvético se aferra a su estrella  Xhedran Shaqiri, quien viene de anotar tres goles ante Honduras.

“La motivación principal es ganar el Mundial”, subrayó el técnico argentino Alejandro Sabella, en la antesala al partido ante Suiza.
Argentina se topará hoy con una selección que, guiada por Xhedran Shaqiri -autor de un triplete ante Honduras-, está decidida a hacer historia.
El entrenador helvético Ottmar Hitzfeld anticipó que en vez de ordenar una marca personal a Messi armará “una especie de red para atrapar” a la estrella albiceleste en el partido que se jugará a las 13 horas en el estadio Arena Corinthians.
La potente ofensiva argentina integrada por los denominados “cuatro fantásticos” llega golpeada por la lesión muscular que sufrió Sergio Agüero. En su lugar jugaría el delantero Ezequiel Lavezzi, con una función más flexible para el retroceso hacia el mediocampo y con el aporte de su cuota de gol al trabajo de Messi, Gonzalo Higuaín y Ángel di María.
Sabella probó también con un esquema 4-4-2, con solo Messi e Higuaín en el ataque y Maxi Rodríguez sumado al mediocampo, la misma táctica con la que derrotó a Suiza por 3-1 en febrero de 2012 en Berna. Ese partido representó la primera vez que Messi convirtió un “hat-trick” con la camiseta argentina.
“En esta etapa no hay margen de error. Acá más allá del estado anímico tenemos que estar muy concentrados y mantener el equilibrio porque no hay marcha atrás y porque los errores se pagan cada vez más caro por la jerarquía de los rivales”, advirtió Sabella.
Hitzfeld, por su parte, tiene el desafío de formar un equipo “compacto” que dispute todos los balones y se despliegue “rápidamente al ataque” apenas tenga la pelota.
El técnico helvético se mostró confiado en conseguir “algo histórico para el fútbol suizo” y clasificar a cuartos de final, tras haber quedado afuera en la fase de grupos de Sudáfrica 2010. “Vamos a ir a jugar este partido sin miedo, pero con respeto”, subrayó.
Pero no será sencilla la tarea que se propone Suiza, ya que Messi llega inspirado a la fase decisiva del Mundial, con la meta de cumplir su única asignatura pendiente en el fútbol: ganar una Copa del Mundo. El capitán argentino anotó en cada uno de los partidos de la ronda anterior y es el factor desequilibrante de un equipo que aún está en el debe en cuanto a rendimiento.
“La motivación principal es ganar el Mundial”, subrayó el técnico argentino Alejandro Sabella, en la antesala al partido ante Suiza.
Argentina se topará hoy con una selección que, guiada por Xhedran Shaqiri -autor de un triplete ante Honduras-, está decidida a hacer historia.
El entrenador helvético Ottmar Hitzfeld anticipó que en vez de ordenar una marca personal a Messi armará “una especie de red para atrapar” a la estrella albiceleste en el partido que se jugará a las 13 horas en el estadio Arena Corinthians.
La potente ofensiva argentina integrada por los denominados “cuatro fantásticos” llega golpeada por la lesión muscular que sufrió Sergio Agüero. En su lugar jugaría el delantero Ezequiel Lavezzi, con una función más flexible para el retroceso hacia el mediocampo y con el aporte de su cuota de gol al trabajo de Messi, Gonzalo Higuaín y Ángel di María.
Sabella probó también con un esquema 4-4-2, con solo Messi e Higuaín en el ataque y Maxi Rodríguez sumado al mediocampo, la misma táctica con la que derrotó a Suiza por 3-1 en febrero de 2012 en Berna. Ese partido representó la primera vez que Messi convirtió un “hat-trick” con la camiseta argentina.
“En esta etapa no hay margen de error. Acá más allá del estado anímico tenemos que estar muy concentrados y mantener el equilibrio porque no hay marcha atrás y porque los errores se pagan cada vez más caro por la jerarquía de los rivales”, advirtió Sabella.
Hitzfeld, por su parte, tiene el desafío de formar un equipo “compacto” que dispute todos los balones y se despliegue “rápidamente al ataque” apenas tenga la pelota.
El técnico helvético se mostró confiado en conseguir “algo histórico para el fútbol suizo” y clasificar a cuartos de final, tras haber quedado afuera en la fase de grupos de Sudáfrica 2010. “Vamos a ir a jugar este partido sin miedo, pero con respeto”, subrayó.
Pero no será sencilla la tarea que se propone Suiza, ya que Messi llega inspirado a la fase decisiva del Mundial, con la meta de cumplir su única asignatura pendiente en el fútbol: ganar una Copa del Mundo. El capitán argentino anotó en cada uno de los partidos de la ronda anterior y es el factor desequilibrante de un equipo que aún está en el debe en cuanto a rendimiento.