Un escándalo de nunca acabar

El escándalo de la reventa ilegal de entradas sigue escribiendo capítulos en Brasil 2014. Ayer fue detenido uno de los directores de Match Hospitality, la distribuidora oficial de boletos del Mundial, quien sería el líder de la banda que fue desarticulada hace algunos días, y por la que ya habían sido arrestadas 11 personas.

Ray Whelan, uno de los directores de Match Hospitality, distribuidora oficial de las entradas del Mundial, fue detenido ayer en Río de Janeiro bajo sospecha de ser el líder de una red internacional de reventa ilegal de boletos.
De acuerdo a lo que trascendió, Whelan fue detenido por la Policía Civil de Río de Janeiro en el interior del lujoso hotel Copacabana Palace, en el cual se hospedan las máximas autoridades de la FIFA, incluido su presidente, Joseph Blatter.
El arresto de Whelan ocurre días después de que 11 personas fueran detenidas en Río de Janeiro y San Pablo, acusadas de integrar una red de reventa ilegal que estaría actuando en su cuarto Mundial consecutivo.
Entre los 11 arrestados está el franco-argelino Lamine Fofana, CEO de Atlanta Sportif Management, empresa que compró paquetes a Match Hospitality.
Lamine Fofana fue apuntado como el líder del grupo en un primer momento. Pero más tarde, a través de escuchas telefónicas autorizadas por la Justicia, la policía supo que por encima suyo había otra persona con más poder que él dentro del grupo y con estrechas relaciones con las máximas autoridades de la FIFA.
Dicha persona es Whelan, quien desde 2011 recorre Brasil como director ejecutivo de Match Hospitality ofreciendo paquetes especiales para los partidos del Mundial.
Match Hospitality es la empresa que fue designada por la FIFA como titular de los derechos exclusivos de su programa de hospitalidad en todo el mundo, ofreciendo entradas gratuitas para los partidos y un amplio abanico de servicios de alta gama para diferentes empresas y auspiciantes.
Hace algunos días, la agencia había asegurado -a través de un comunicado- que ninguno de sus trabajadores estaba envuelto en la trama y que había cancelado el contrato con Atlanta Sportif Management para los restantes partidos del Mundial.
El arresto de Whelan dentro del “cuartel general” de la FIFA ocurre cuando falta menos de una semana para que se celebre la final del certamen, que se disputará el próximo domingo en el estadio Maracaná y contará con la participación de cerca de una veintena de jefes de Estado.
Ray Whelan, uno de los directores de Match Hospitality, distribuidora oficial de las entradas del Mundial, fue detenido ayer en Río de Janeiro bajo sospecha de ser el líder de una red internacional de reventa ilegal de boletos.
De acuerdo a lo que trascendió, Whelan fue detenido por la Policía Civil de Río de Janeiro en el interior del lujoso hotel Copacabana Palace, en el cual se hospedan las máximas autoridades de la FIFA, incluido su presidente, Joseph Blatter.
El arresto de Whelan ocurre días después de que 11 personas fueran detenidas en Río de Janeiro y San Pablo, acusadas de integrar una red de reventa ilegal que estaría actuando en su cuarto Mundial consecutivo.
Entre los 11 arrestados está el franco-argelino Lamine Fofana, CEO de Atlanta Sportif Management, empresa que compró paquetes a Match Hospitality.
Lamine Fofana fue apuntado como el líder del grupo en un primer momento. Pero más tarde, a través de escuchas telefónicas autorizadas por la Justicia, la policía supo que por encima suyo había otra persona con más poder que él dentro del grupo y con estrechas relaciones con las máximas autoridades de la FIFA.
Dicha persona es Whelan, quien desde 2011 recorre Brasil como director ejecutivo de Match Hospitality ofreciendo paquetes especiales para los partidos del Mundial.
Match Hospitality es la empresa que fue designada por la FIFA como titular de los derechos exclusivos de su programa de hospitalidad en todo el mundo, ofreciendo entradas gratuitas para los partidos y un amplio abanico de servicios de alta gama para diferentes empresas y auspiciantes.
Hace algunos días, la agencia había asegurado -a través de un comunicado- que ninguno de sus trabajadores estaba envuelto en la trama y que había cancelado el contrato con Atlanta Sportif Management para los restantes partidos del Mundial.
El arresto de Whelan dentro del “cuartel general” de la FIFA ocurre cuando falta menos de una semana para que se celebre la final del certamen, que se disputará el próximo domingo en el estadio Maracaná y contará con la participación de cerca de una veintena de jefes de Estado.






El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...