- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Mi peregrinaje en la tierra es satisfactorio”

Con Aurora Barreto Pereira de Henderson.

Una mamá de 90 años.

Con sus  flamantes 90 años, Aurora se desenvuelve en la vida con  sus actividades  de forma permanente.

Es oriunda de Paraje Higueritas en el departamento de Artigas, actualmente es Evangélica Cristiana y se siente muy bien con ella misma.Aurora Barreto [1]

Su familia se conforma por  seis hijos, con un año y un mes de diferencia: Juan Carlos, Antonio, Hugo, Manuel, Aurora y Alba. Con sus nueras y yernos, con  13 nietos y como si esto fuera poco, también disfruta de 13 bisnietos.

Su historia como madre nace, cuando se encontraba viviendo y desarrollando su tarea en un pueblo del interior del departamento, junto a su esposo.

Pero sobre todo, su historia está cargada de amor por los suyos.

Dialogamos animadamente, de ésta manera:

 ¿Dónde nace?

En el departamento de Artigas.

Pasando mi niñez en las afueras de la ciudad en un campo de mis padres.

Luego me casé y me fui un poquito más lejos, pero siempre en la zona de Arapey Chico, mas precisamente en Paraje Higueritas.

¿Cómo lo conoció a su novio de entonces?

Uuy… ¡eso era fantástico!. No conoces a la gente de antes.

Para salir, era todo un sacrificio. Éramos cinco hermanas y yo llegando a los 20 años, anhelaba concurrir a las reuniones.

Y lo conozco a mi novio Manolo (Manuel Henderson), porque yo tenía un ahijado que falleció. Él era familiar y nos conocimos ése día en el velatorio del niño.

¿Cómo se acercó a usted?

El se enamoró de mí.Aurora y familia [2]

¿Y usted que sintió cuando lo vio?

¡Era muy bonito! Jovencito y me llevaba dos años.

¿Quién toma la iniciativa?

Él. Me escribió una carta donde decía si nos podíamos encontrar, porque estaba completamente enamorado de mi.

¿Quién llevó la carta?

Un chiquito familiar de él.

¿Se sorprendió usted?

Yo no recibía cartas ni de amigas.

Cuando abro y leo, veo que era de Manuel Henderson. ¿Y como yo hacía para presentárselo a papá?, porque mamá no era tan estricta.

Pero papá me sorprendió, porque cuando en un momento quedamos solitos, yo temblaba y le dije que había recibido ésa carta, quería contestarle al muchacho, pero esperaba por lo que él dijera

Me dijo que estaba muy bien lo que había hecho. Que si yo actuaba así, correctamente, todo iba a estar bien.

Enseguida fue Manuel a casa y habló con mis padres. Tuvimos tres años de novios y me casé con 21.

¿Cómo fue para usted conformar un hogar?

Manolo trabajaba en el campo, en la estancia “La buena Madre” con una máquina de esquila y así comenzó su empresa, mientras comenzaron a llegar los niños.

El también comenzó a prosperar con lo que hacía y con más colaboradores.

Nuestra vida fue casi tod o el tiempo en campaña, de una forma rigurosa y con mucho sacrificio.

No había corriente, era alumbrarnos con una batería o un farol.

Teníamos muchas carencias incluso del agua que debíamos trasladarla con barriles en una zorrita tirada por caballos desde un manantial.

Y cuando nace nuestra hija Aurora me regala por el nacimiento de ella, una cocina y una heladera a querosén, ya que el fogón era a leña.

¿Cuál era su actividad además de mamá?

Mi oficio era de cocinera y costurera para toda la familia. Hasta ahora lo hago, así como crochet.

Tanto en ése lugar, como después cuando nos trasladamos a Paysandú en “Tres árboles” por su trabajo ya que él quería superarse y progresar, en una estancia de quince piezas.

Donde yo además de atender mi casa, cocinaba para todos los peones en una estancia donde Manolo era capataz.

Luego volvimos a Artigas y Manolo quedó como administrador de la estancia de su padre que había fallecido.

¿Cómo se organizaba con los niños en la escuela?

La escuela era en casa.

La maestra vivía con nosotros y venían niños de todo el vecindario.

Mis hijos se criaron y ninguno se retiró del hogar antes de casarse.

Todos formaron  el suyo correctamente para orgullo mío. ¡Tan buenos hijos!

Y siguen siéndolo. Fieles a sus esposos y buenos en las buenas y en las malas, luchan juntos con amor.

¿Lo ve como su ejemplo?

Alomejor si, porque les hablaba mucho.

Les decía que cuando se decidieran, que el amor fuera sincero, nada fingido.

Para el que ama a Dios, debe entender que Dios nos amó primero y tenemos que ver por ese lado.

¿Con que disfrutaba en aquella época?

Me gustaba hacer de todo y dedicarme a mis hijos. ¡En vacaciones iban mis sobrinos y me sentía tan feliz!

¿Cómo es la llegada de sus nietos?

Disfrutando. Con 13 nietos y 13 bisnietos hoy.

Me pregunto: ¿llegaré yo a ver mis tataranietos? (Sonríe).

¿Cuáles son sus mejores recuerdos?

El amor y la unión que hubo entre mi esposo y yo.

Nunca peleábamos.

Es más, el falleció tomado de mi mano ya hace 21 años. ¡Eso es el amor verdadero!

Y tener a mi familia toda a mi alrededor.

Me siento tranquila de mi comportamiento durante mi vida, incluso criando a mi hermana más pequeña, ya que ella era muy pegada conmigo.

¿Cómo pasó su cumpleaños número 90?

¡Feliz, con toda mi gente!

Hoy me siento tan conforme con mi vida y por tenerlos a ellos… Les dije unas palabras en mi cumpleaños. ¡De cómo los quiero!

También les pedí que me perdonen si en lagunas oportunidades fui áspera, castigándolos con una varita o con retos, siendo niños.

Ellos me dicen que están muy agradecidos por ello.

Entonces estoy en manos de Dios, porque mi peregrinaje en la tierra, ha sido satisfactorio.

Y a los hijos, les digo que escuchen a sus madres.

¡Las madres son sagradas!