- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Capitán del equipo tricolor

Oriundo de la zona de Lazareto F.C, por una invitación de un amigo, se acerca al club Nacional, con la sola idea de poner todo de sí. Para poder con el correr del tiempo integrar un plantel, y fue esta institución quien le brindó todo su apoyo.
“Yo le debo mucho y soy un agradecido a Nacional” nos dice Richard.Richar Fabian Albín González [1]
¿Cómo llegas a la casa de Nacional?
Por medio de mi amigo Mendoza, me encantó el ambiente todo, y hace ya 29 años que nos acompañamos.
En esa época el técnico Juan Goncálvez, fue excelente compañero conmigo, muy buena gente.
Me formé en Nacional, futbolísticamente y como persona, aprendí mucho allí.
¿Comienzas en el Baby?
Sí, en donde encuentro como técnico a Enrique Peralta, que mucho me ayudó, luego ya pasé a otras categorías, como a la sub 14, con Rosalino Sosa, que me marcó, aprendiendo también mucho de él.
En el ´95 debuté en primera división, cuando Luis Cavani, asume como técnico y jugamos con la U, en su cancha, haciéndolo yo durante 20’.
Para mi tuvo un enorme significado haber llegado a la primera. Es el sueño de todo aquel que entra desde chico al club.
Tenía un gran respaldo de mis compañeros por ser el más pequeño.
Siempre lo tuve: apoyo y compañerismo y con la trayectoria, es lo que vamos logrando.
¿Cuáles son los partidos más fuertes que viviste?
Fueron todos en realidad. Pero con Ferro Carril, mantenemos una rivalidad sana y son esos partidos en los que uno quiere estar, para dejar todo en la cancha. Lo mismo nos pasa con un barrio tan grande como lo es Ceibal.
Y gracias a Nacional, con 19 años, tuve la oportunidad de integrar la selección de OFI, siendo Rosalino Sosa quien me recomendó.
Entre setenta y dos jugadores del país, quedamos veintidós y entre siete jugadores de Salto, quedé seleccionado.
Representamos a la OFI en los Panamericanos de Winnipeg, clasificando para los preolímpicos.
¡Fue una experiencia maravillosa!
¿Cómo se sintió el momento del triunfo de campeones?
Estaba el técnico Gustavo Ferrás. Fue un año especial, porque ese año perdimos a un amigo, Bruno Peña, arquero de Nacional y su muerte nos destrozó a todos.
Yo era muy amigo de él y el también me apreciaba mucho.
Se le diagnosticó un problema de salud, que terminó de la peor manera, falleciendo con 30 años.
Nos aferramos tanto a ese suceso que nos unimos todos mucho más.
En cuanto al campeonato, salimos campeón ante Ceibal ese año y en este tipo de partidos es hermoso jugarlos, me desespero si quedo fuera de la cancha.
¿Qué te dejaron estos años, junto a Nacional?
A mí el fútbol me dio mucha amistad. Me siento querido, con una familia que me apoya en forma increíble.
Valeria, mi señora, es incondicional, es impresionante el apoyo que encuentro en ella, porque es la que me da para adelante cuando quiero decaer. Me hace ver desde otro punto de vista cosas que pasan. Tengo cinco hijos y pienso que uno juega para ellos.
Y muchas veces da pena no logar un campeonato porque dejamos por allí, con sacrificio nuestra familia de lado, para dedicarle tiempo al fútbol.
¿Pensaste en retirarte?
Por ahora no, porque me siento fuerte.
Entreno mucho y es el mismo profe Matías Piñeiro y Ramos, los que nos dan un respaldo y una confianza, que uno ni piensa en irse.
Estoy entrenando cuatro o cinco veces por semana y me hace sentir muy bien.
¿Qué esperas de Nacional como integrante del cuadro?
Yo quiero salir de nuevo campeón con Nacional. Y si es con los dos campeonatos que estamos jugando, mucho mejor.
Y en cuanto a la hinchada, lo único que deseo es que siga apoyando. Felicitar a la directiva que está haciendo tanto.
Para mí Nacional es grande, cayó muchas veces y las grandes instituciones son las que se levantan después de las derrotas.
Yo lo tomo así en lo personal también.
La familia de Nacional, es muy unida, y nos hace unirnos.
¿Un mensaje al hincha de Nacional?
El plantel está practicando a full, mucho más maduro que el año pasado, destacando que la institución apostó a los más jóvenes.
Nacional da oportunidades, jugando con muchachos de allí de la cantera.
La gurisada que hoy se encuentra en el plantel, está dejando todo de sí, practicando muchísimo, para lograr los objetivos que nos ponemos en el camino.
Lo único que deseamos es que nos apoyen hasta el final.
¡Me emociono pensando en nuestro Nacional cumpliendo 100 años!
¡Disfrutémoslo, porque me siento orgulloso de ser parte de ellos!
¡Un saludo enorme a Directivos, hinchas y a toda esa barriada! ¡Poder completar esta felicidad, logrando un campeonato, sería lo ideal!