“Soy un enamorado de Nacional”

Hijo de italianos, es además oriundo del Cerro, con su padre siendo jugador de fútbol en Nacional, con un primo que jugó en España: Eduardo Gerolami, por eso el amor a esta camiseta tricolor, que tantas satisfacciones le ha brindado.
Ha jugado en la selección salteña, junto a Ramiro Cortés (padre), los hermanos Llona, entre otros.
“He nacido en la Sede de Nacional”, nos dice Carlos.
“Mis inicios allí fueron en la cuarta división, con 15 años en el año ´49.
Ya jugaban en aquel entonces, cuando se realizó la transición de la juventud por los más veteranos: Tarabini, que era arquero también de fútbol de Nacional, Sergio Pérez, y el técnico Valle Scarrone, y luego estábamos los jugadores que veníamos de abajo: Zucchi, Jhony Canosa, “Lucho” Zúñiga, entre otros. Con los directores técnicos: Castillo y Scarrone.
Todo comenzó en una canchita de básquet, donde había en todo su entorno, libustros. Encuentro un compañero, me invita a jugar y nos organizamos.
En aquella época, no había un lineamiento de juego, y estábamos bastante desprovistos de comodidades.
No olvidemos que Nacional, eran dos piezas, un lugar donde nos bañábamos con una caldera a leña que teníamos que proporcionársela para poder bañarnos.
¡Era una época maravillosa! Me gustaba el deporte. Fuera natación en el Remeros, Paleta, Remo, Voleibol, pero me quedé con Basquetbol porque eran muchas las amistades que me retenían en Nacional.
Cuando surge esta nueva camada de jugadores, comienza el cambio en todo.
¿Qué llegó con ésa cambio?
En un determinado momento Juan C. Macció, que era el presidente, trajo un técnico de Concordia que era salteño: Héctor Benigno Torres.
Para ese momento, fue trascendental su llegada. Allí se produjo el clic, cambiando todo. Primero la juventud, fundamentos de juego, porque nosotros no sabíamos cómo colocar el cuerpo, él trajo las bases de cómo tomar y tirar una pelota.
Hoy por ejemplo, lo tenemos a Castagnaro y Testa que están trabajando con los más chiquitos, todo sobre fundamentos. Además las reglas del básquet fueron evolucionando para el público. Para la emoción del deporte que es el gol. Es lo que a la gente le importa y los mantiene en alerta.
¿Cuál fue el antes y el después en básquetbol?
Fue a partir de la llegada de Torres.
Vino con una modernización del deporte y comenzó a volcarlo a nosotros.
La salida a jugar afuera como en la Argentina, fue parte de la evolución. Había que mejorar.
¿Qué guarda más que nada de aquellos tiempos?
La amistad. No olvido los paseos, los viajes que hacíamos, era todo muy distinto a ahora. Un jugador se iniciaba jugando en un club y se retiraba allí, no había tantos pases.
Realizamos viajes en avión, con un grupo de familiares y amigos, esperándonos. ¡Eso es inolvidable!! Y todo lo que formó el básquetbol.
Aunque no nos fue muy bien en esa recorrida, perdimos ante un cuadro que se llamaba Guanábana.
¿Cuando se retira?
Lo hago por un problema de salud, luego ya me casé y ya no había mucho tiempo, con la tendencia a engordar, además. No me dedicaba de lleno al básquetbol. Si “pintaba” otro deporte, lo hacía sin dudar. Pero además, entré a trabajar en el Banco Rural, luego pasé al de la Caja Nacional de Ahorro Postal y por último, me trasladaron al Banco Hipotecario de Treinta y Tres, luego a San José, Mercedes, Fray Bentos y luego recién llego aquí, para ya jubilarme. Después quedé en Nacional como colaborador, cuando me jubilé.
¿Cómo lo ve al Nacional de hoy?
Con mucho optimismo, porque se ha podido traer nuevamente jugadores jóvenes.
Lo que hace, es trabajar con jugadores de formativa.
Podemos venir muy bien, por el hecho de que son jugadores que ya vienen jugando y escalando en el básquet en Nacional: De Fino, Cardozo, Piñeiro, Cattani, entre otros, que van a jugar este año con nosotros.
Hay que lograr que la gente venga al club, para hacer y promocionar el rincón del básquet.
¿Un mensaje a la familia tricolor?
El mensaje fundamental es que se arrimen a la sede.
Hay mucho por hacer, que nos den un ratito de sus vidas, para darnos unas manos. Sea para nivel de fútbol, de básquet, o la parte social del club. Que no necesitemos tener un motivo especial para estar juntos y poder disfrutar. Lo que más deseo a esta altura de la vida es que el cuadro del barrio, sea el centro de reunión del barrio. ¡Es fundamental!







El tiempo

Ediciones anteriores

abril 2018
L M X J V S D
« mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

  • Otras Noticias...