- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Si uno dice que se puede y se convence, se puede”

Gricelda Yacque de Morales

Gricelda, es ama de casa, está casada, es mamá de cuatro hijos y abuela de cinco hermosos nietos.
Transcurría su vida sin sobresaltos, cuando un día, como por intuición, quiso realizarse un análisis de rutina y le dio positivo en su mama izquierda.

Gricelda Yacque de Morales [1]

Gricelda Yacque de Morales

Con una fe increíble y la misma fuerza que su familia le transmitía, supo dejar de lado la situación que le tocó vivir y superarse.
Hoy ya curada, se siente muy bien anímicamente. Y con una salud estupenda, nos narra su historia de vida.
¿Cuánto hace que comenzó con problemas en su salud?
En mayo de 2015, fue que me diagnosticaron cáncer de mama.
Por una mera casualidad. Yo estaba engripada y seguí luego con un dolor de oídos.
Concurro a la Policlínica de mi barrio y conversando con la doctora, le pregunto por la situación del mamógrafo del Hospital, que estaba fuera de circulación y no lo habían vuelto a arreglar.
Le comenté que hacía tiempo que no me hacia controles y quería hacerme.
La doctora me sugiere darme una orden para una ecografía y le acepté. Me la realizan y cuando estuvo hecho el examen, me lo comunican.
¿Cómo fue su reacción, con la noticia?
Fue muy difícil aceptarlo cuando el médico me lo comunicó.
Me parecía que no tenía la capacidad para entender lo que me estaba pasando.
Pasa que no acudía muy seguido a realizarme los controles. En mi vida, me hice solamente dos mamografías, anteriormente a todo lo que me pasó.
Luego del examen, me realizan la punción y salió un positivo dudoso.
¿Llegó a la cirugía?
Sí, llegué.
Me operan el 25 de mayo de 2015, me quitan en principio el nódulo, que era muy pequeño, no alcanzaba a un centímetro y luego de analizarlo, es que detectan el cáncer.
Luego me realizan nuevamente una operación, quitando once ganglios de la axila. Pero actualmente, vivo con la satisfacción, luego de todo lo que pasé, de que estoy curada, gracias a Dios.
¿Siguió con tratamiento luego?
El tratamiento de tres meses con cuatro quimioterapias simples, sin radioterapias. Ya en la primera quimio, me comenzó a caer el cabello y eso también fue muy difícil.
Pero me gustaría destacar el apoyo de mi familia, que me han contenido y cuidado con inmenso cariño.
Tomándolo con calma y transmitiéndomela.
¿Concurrió a algún grupo de apoyo, para sobrellevar la situación?
Sí, comencé a concurrir al grupo de apoyo Vivir Mejor en Casa Amiga, donde me brindan una inmensa e increíble ayuda.
Son personas maravillosas, que han pasado por lo mismo y hoy están curadas. Les agradezco inmensamente, porque es un grupo increíble.
Donde me dieron fuerzas y me ayudaron a quitar mis miedos.
Con una nurse, que es un amor, un ángel que Dios puso allí, su nombre es Didier Roacio.
¿Cómo se siente hoy?
Estoy muy bien.
De cada estudio que me realizo, vuelvo feliz, porque siguen saliendo todos bien.
¿Un mensaje a aquellas mujeres que están pasando por su misma situación?
Hay algo que quiero decirles, es que creo mucho en Dios y tengo mucha fe.
Existen personas que me enteré después que han realizado oraciones por mí y les quiero agradecer profundamente.
Estoy curada y lo sé con certeza, porque me han realizado varios estudios luego de mi operación y salieron todos negativos a la enfermedad.
Y me gustaría decirle a todas las mujeres, que al cáncer si lo advertimos a tiempo, tiene cura.
Por eso tienen que hacerse los controles. Y si con una mamografía, no se sienten seguras pídanle al médico para hacerse una ecografía.
Sigan luchando, que tenemos que tener mucha fuerza, porque el cáncer tiene cura.
Debemos pensar de otra manera, porque no siempre es lo que pensamos. Y si están pasando por la etapa de un tratamiento, hay que seguir luchando con fuerza y fe.
Si uno dice que se puede y se convence, se puede.
Hoy, tiene cura el cáncer.