“El 8 de Marzo es un día de reflexión, de amor y de lucha”

Anabel Silva. Auxiliar de Enfermería.

Alegre, simpática y comprometida con su trabajo, así es Anabel.
Mamá de una niña: Summer, de cinco años que la tiene orgullosa. Ha luchado mucho por todo lo hoy conseguido y se siente una mujer realizada, con solo unos pocos años de vida.
“Es como si hubiese vivido muchos”, comienza diciéndonos Anabel. Se recibió de enfermera el 17 de setiembre de 2013.
Cuando le preguntamos por qué estudió enfermería, esto nos respondía:
“Comencé con mis estudios en esta profesión, porque había tenido un accidente fuera del país, donde me había quedado inválida con veinte años. Donde me internan en un centro asistencial y me atendían chiquilines de mi edad, algunos médicos, otros,  estudiantes de medicina.
Me realizaron una cirugía en la cabeza, comenzando el médico a dar el primer punto y luego siguieron los demás, practicando su desempeño en lo que harían al recibirse y me encantó verlos trabajar.
Esto cambió mi forma de pensar, ya que antes de irme a Estados Unidos, cuando contaba con tan solo dieciséis años, yo quería ser arquitecta y mi padre con su sueldo de policía, muy bajo en aquel tiempo, no podía solventármelo.
Miraba todos los días un terreno que estaba lindero al de mi familia y decía “yo a ese terreno lo voy a comprar”.
Fue con esta idea que me fui, solita a Estados Unidos con la idea de estudiar y trabajar, allá me esperaban familiares. Al llegar tuve muchos inconvenientes, pero logré estudiar, trabajar y salir adelante.
Hacía de todo en cuanto a trabajo: ponía el asfalkote en la calle, en las puertas de las casas, el tendido eléctrico en la fábrica de camiones, haciendo trabajos en estancias, pintándolas en el frente y detrás del edificio.
Estuve cinco años y me vine a raíz del accidente mencionado.
Querían los médicos operarme y yo no los dejaba. ¡Tenía en mente que iba a caminar y que iba a caminar!
Y al año, pude hacerlo.
Lo bueno de todo, es que mientras estuve allá trabajando tanto, logré comprar el terreno y hacerme mi casa.
Con un dinero que me quedó, me propuse estudiar enfermería porque, ya que soy madre soltera,  tenía que solventar los gastos de la casa y mi hija, solita.
Por suerte fui una de las mejores calificaciones de ése año en mis estudios y me sentía muy orgullosa y felíz de que lo había logrado.
Ya que cuando tuve el accidente, al principio, pasé una neumonía, que según los doctores no iba a vivir más de dos días.
Me dejó muy mal Y cuando me dieron el alta, los médicos me dijeron que no me iba a poder concentrar en nada, no iba a retener nada en la mente y además, “no vas a poder caminar”, me dijeron.
Llegué a Salto y fui la superación misma a los médicos de Estados Unidos. Nada fue como me lo plantearon, gracias a Dios.
Es un logro total y me siento sumamente orgullosa de haber dejado todo atrás.
¿Cómo está compuesta tu familia?
Está compuesta por mi hija Summer y yo. Pero me acompañan en la casa contigua a la mía, mis padres: Iris Alvez y Miguel Silva.
Siendo ambos mi pilar. Son mi apoyo para poder criar a mi hija, están en todo momento.
¿Con qué disfrutas como mujer?
Disfruto estar en la compañía de mi hija, que por suerte luego de pasar por una muy preocupante operación, se recuperó maravillosamente.
Me gusta disfrutar de la compañía de mis padres, que adoro.
Siento que soy una mujer  privilegiada por todo: tengo una hija adorable, unos padres maravillosos y un novio espectacular, como lo es Matías Malaquina. ¿Qué más puedo pedir?
Disfruto con el trabajo en ANAHATA, que somos como una familia, donde me siento my cómoda.
Es como que vengo a la casa de mis tías donde la paso muy bien.
Donde Beatriz, que es la patrona, es una mujer espectacular en todo sentido y me brinda todo su apoyo. Me hace sentir en mi casa.
Esta profesión y este lugar de trabajo, me dan la posibilidad de dignificar  la etapa más difícil de la vida de una mujer.
La última etapa
La etapa en que  ya no tienen fuerzas para luchar, como es este caso de las abuelitas de nuestra residencia.
Por eso cada 8 de marzo, honro junto a las residentes de ANAHATA, todos los días, todo lo que ellas han logrado  en su vida. Aunque algunas, ya no lo pueden recordar.
Para mí y para ellas, es un día de reflexión, de amor y de lucha, por un futuro mejor.
¡Felicidades  a todas las mujeres este 8 de Marzo!







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...