Cirugía  para Implantes y Prótesis Implanto- Asistidas

Luisina Menghi Arburúas. Postgrado de especialización: 

Trae tan incorporada la vocación, que para ella, sin  darse cuenta, es natural ser Odontóloga.
Viendo el desarrollo de la  carrera de su madre María Lourdes, Luisina comenzó a dar sus primeros pasos en la vida.
Luego siguió los de su madre en cuanto a la profesión. Pero de su mano, decidió por una especialización diferente.
Disfruta mucho con su familia, amigos y su novio, y así,  dialogamos con Luisina:

Luisina Menghi Arburúas

Luisina Menghi Arburúas

¿Con cuántos años comenzaste la carrera?
Con 18 años,  y a los 24 me recibí.
Aunque soy oriunda de Salto,  me instalé durante cinco años en Montevideo, mientras duró la carrera.
Volví a Salto y ya comencé  a trabajar con mamá y hacer  al mismo  tiempo  la especialidad. Pero siempre viajando.
¿Cuánto tiempo te lleva especializarte?
Tres años. Viajo a Montevideo cada quince días, donde atendemos a pacientes que  lo solicitan en facultad.
Simplemente se anotan, con el deseo de colocarse implantes y nosotros lo hacemos.
¿En qué etapa te encuentras?
Muy pronto doy la  tesis y la  termino.
¿Cómo fue tu inclinación por lo que haces?
Fue siguiendo los pasos de mamá.
Recuerdo que desde muy chiquita, en pañales, tomando mamadera.  Y era en el consultorio de mamá.
Y mezclado además, hay un buen gusto personal por lo que hago, porque mi hermano Juan Diego vivió exactamente lo que yo  y sin embargo, no le gusta para nada la Odontología. Se decidió por  la Abogacía.
Aunque lo mío, es totalmente distinto a  lo que mamá realiza.
Por la especialidad me decidí, porque  me gustó lo quirúrgico. Y mamá es Odonto-pediatra, con la parte de Ortodoncia –Ortopedia, atendiendo a pacientes con discapacidad.
También un poco por complementar el consultorio, donde trabajo con mamá como Odontóloga general, ya que a la parte de implantes, no la estaban ofreciendo.
¿Cómo ves tu futuro en el área que elegiste seguir?
Mucho campo, es algo de la Odontología que viene creciendo mucho.
Además  es muy notable, cómo la gente busca la estética, el confort.
Son muy exigentes, buscando algo que no tenga que estar retirándolo.
Yo creo que va a ir creciendo,  va a ser lo que va a venir.
¿De qué consta un implante?
Existen diferentes marcas  de implantes, pero  en sí el tratamiento es el mismo.
Consta  de una parte quirúrgica, que es la colocación del implante, donde viene a ser el tejido óseo. Lleva un  período que el implante queda sumergido debajo de la encía. Puede ser colocado en el maxilar superior o inferior.
Va a variar siempre, porque el propio hueso es diferente arriba, que abajo.
Luego pasamos a una segunda etapa, donde se descubre el implante y se comienza  la parte de rehabilitación, que es en realidad lo que el paciente viene a buscar.
¿Cuánto tiempo puede llevar este tratamiento?
En lo clásico, lo tradicional, tiene un tiempo prudencial.
Actualmente ha ido cambiando todo y existen casos, donde el paciente se va ya, con su pieza colocada el mismo día de la cirugía.
Depende mucho del caso.
¿Están por lo general los pacientes aptos para realizarse un implante?
Para no realizárselo, tendría que el paciente tener una contraindicación de salud general.
De lo contrario,  sí están la mayoría, aptos para realizárselo.
Varía mucho en edades y es un campo muy grande.
¿Qué es lo que  más disfrutas con tu tarea?
Para mí lo más lindo son las etapas finales, donde uno comienza a ver los resultados.
Cuando el paciente se va y me quedo  conforme con el trabajo, sabiendo que uno,  ha llegado a cambiarle la vida a ésa persona.
Se van muy agradecidos.
Muchas veces el camino a recorrer es muy largo, porque llevan etapas de implantes, con cirugías previas para preparar el terreno.
Pero lo que más disfruto, es el día que el paciente se va e instalé una prótesis, una restauración en boca, un implante y yo me quedo contenta con mi tarea.
He tenido muchas satisfacciones. Tanto en la Odontología, así como en la  parte de implantes.
¿Con qué disfrutas en la vida?
De mis amigos, algunas viven en Montevideo y cada vez que viajo, trato de verlos, porque disfruto mucho de mis amistades, de mi familia así como de mi novio Pablo.
También me gusta mucho el deporte, haciendo gimnasia todos los días temprano a la mañana.
¿Cuáles son tus planes?
En un futuro cercano, seguir trabajando con mamá.
Estoy muy contenta de hacerlo con ella, aprendo.
Nos complementamos mucho, ya que en la parte de la tecnología, con las tomografías que han surgido recientemente, allí es donde pongo mi granito de arena, guiada por mi especialidad, donde le puedo  explicar algo que no esté en su conocimiento, porque es nuevo.
Ella me brinda  seguridad, con el solo hecho de que esté. Acepta los cambios que por allí decido hacer, para darle una parte más comercial al consultorio y eso me hace sentir muy cómoda.
Me siento feliz a su lado.
¿Hay alguien que admires en lo que es tu profesión?
Sí, por supuesto.
De Montevideo, muchos de mis docentes son un referente para mí.
Y acá en Salto, es Juan Carlos Abarno. Es uno de mis docentes en facultad, lo admiro enormemente como cirujano, como persona.
Se encuentra a muchos kilómetros de Montevideo y es un referente no  solo a nivel país, sino extranjero.
Es para mí un orgullo, que sea salteño.
¿Qué le dirías a alguien que decide seguir Odontología?
Yo personalmente, amo mi carrera.
Es hermosa. Mamá siempre me lo decía “La Odontología, es una  carrera linda para  una mujer”.
Y yo también lo creo.
Al tener que ser madre, con las tareas de una casa, se pueden compartir perfectamente los horarios, mechando y  compartiendo la vida personal con el trabajo.
Es muy linda carrera. Y la recomiendo, sobre todo a las mujeres.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2018
L M X J V S D
« jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

  • Otras Noticias...