Alejandro Machiavello Zunini, constructor

“Cuando uno ama lo que hace, no encuentra las dificultades, encuentra oportunidades”

Desde muy pequeño, Alejandro estaba decidido por su futuro: iba a ser Constructor.
Termina el bachillerato e inmediatamente, se vuelca a la tarea de los estudios que lo llevarían por ése camino.
Incluyendo los de Arquitectura, de solamente  un año, ya que  se dio cuenta que lo que le gustaba, era ejecutar el trabajo y no tanto, el diseño.
Su papá camionero y su mamá maestra, pero por parte materna su abuelo y amigo, como él le llama, era el constructor de sus propias casas.
Eso lo llevó más rápido de lo que pensó, a comenzar su camino en lo que es hoy, su gran tarea.Alejandro Machiavello
Todo su desafío, volcado aquí:
“Cuando comencé a trabajar, fue haciéndole algunos arreglos en la casa de mi abuelo Jorge (pebete) Zunini.
¿Y cuando comienza tu carrera comercial?
Estaba trabajando en el supermercado de mi tío Zunini, en El Zuni y también en una empresa de Montevideo que hacia el marketing de Colgate. Eso ayudaba a solventar mis gastos, para cumplir el sueño de recibirme, que fue a los 23 años.
Con las ilusiones de ése momento, pero sin nada.
Éramos cuatro compañeros que estudiamos juntos y todos comenzamos a tomar trabajos de los familiares. Un arreglito de techo, baños, cocina, etc.
Y como mi abuelo tenía algunas propiedades, la misma inmobiliaria que administraba, estaba con un problema en un techo que nadie lo podía arreglar. Lo hicimos nosotros, la clienta de la inmobiliaria, quedo conforme y así comenzaron a darnos trabajitos allí.
Nos fuimos abriendo camino, haciendo contactos con arquitectos que nos fueron pidiendo cotización y cada vez, comenzamos a hacer obras más grandes.
¿Cómo es tu despegue solo, como empresario?
Instalé mi escritorio en casa de mis padres, junto a mi amigo, Mauricio Silea que se recibió y aun sigue trabajando conmigo.
Con muchos miedos, inquietudes, pero cuando uno está decidido, va para adelante.
En el año 2007 hice mi primera casa y actualmente, llevamos unas cuantas.
Hace cinco años, conformamos una sociedad con el arquitecto Juan Pablo Bartaburu, quien hace el proyecto y yo construyo, desarrollando construcciones, junto a inversores que nos apoyan.
¿Llevan obras de grandes envergaduras?
Nuestro comienzo fue con dos casas de familias, luego hicimos el Edificio Cervantes de catorce apartamentos. Actualmente estamos en la tarea del edificio García Lorca, en la costanera y seguimos. Pensando en el tercer edificio pronto a concretar.
¿Fue difícil la inserción en el medio?
Creo firmemente, que todo se fue dando.
Uno lo hace con tanto gusto, que si había dificultades, no las vi. Trabajamos con mucho entusiasmo y responsabilidad.
Cumpliendo con el cliente, dando la cara, para resolver todas las dificultades que se puedan llegar a presentar.
Poniéndole mucho amor a todo lo que hacemos, porque fue lo que sentimos desde el principio, cuando nos inclinamos por esta profesión.
Esta a la vista, cuando apreciamos que los clientes llegan por recomendación. Los arquitectos me han llamado, y me vuelven a llamar.
A veces perdemos alguna obra, pero ganamos otra.
¿Cómo ves la situación de la Construcción hoy?
Es un bajón un poco en general, trabajando al cincuenta por ciento, pero esperando que pase este chaparrón.
Hay dos cosas a destacar en la Construcción.
Muchas personas, a partir de esta fecha, desean terminar el año con sus cosas arregladas, diferentes aspectos del hogar, en orden.
También está el otro sector de la población, con obras medianas y grandes, que tienen otro ciclo.
Que no le importa en la época del año en que se encuentre, como para iniciar su casa o como en este caso de emprendimientos en apartamentos, que no tiene que ver con una etapa, tal vez tiene que ver con la economía general, mirando si hay dinero en el mercado, porque el que lo tiene, lo adquiere.
¿Trabajas en toda la región?
Si, generalmente trabajamos en el interior de nuestro departamento y en toda la región, además con trabajos en Punta del Este, Montevideo, Paysandú
¿Está caro para construir?
Si, ahora el dólar, sube y baja.
Entre la mano de obra y el BPS, se lleva un cincuenta por ciento de la obra y eso ha subido en los últimos años, incidiendo bastante, en el costo de la construcción.
Hay mucha gente que tiene dinero, pero está esperando para comprar o construir, viendo que pasa con el dólar, eso frena a toda la construcción.
Pero yo soy optimista por naturaleza. Y pensamos seguir apostando a nuestro trabajo y en nuestra gente.
En nuestro escritorio, se siguen recibiendo proyectos. Ha bajado el interés, pero de todas formas, estamos presupuestando, reformas, construcciones de viviendas y demás.
¿Qué encontraste en todos estos años de trabajo?
Cuando uno ama lo que hace, no encuentra las dificultades, encuentra oportunidades.
Tal vez cosas que no sean buenas pero las utilizamos para crecer. Y las buenas lógicamente nos llenan el corazón y el alma.
Pero si miro para atrás, lo único que veo son satisfacciones y un aprendizaje inmenso.
No lo siento que haya sido dificultoso, porque las cosas se fueron dando y fue muy placentero.
¿Te acompaña tu familia en lo que es tu trabajo diario?
Si. Mi familia es incondicional, compuesta por mi esposa Sofía, que es mi gran apoyo y me ha acompañado mucho durante estos diez años que estamos casados y por mis hijos Joaquín, Matilde y Tomás. Ellos son mi motor.
Disfruto mucho con ellos. Tengo la suerte de trabajar acá en Salto y el privilegio de todos los días almorzar y cenar con ellos.
Y antes de acostarme, leerles un cuento, rezar juntos, tomando conciencia de que hay que aprovechar el tiempo que pasa muy rápido.
Mis padres Juan y Nury, también han sido mi apoyo en todo momento.
¿Cómo te consideras?
Es difícil autoevaluarse, pero trato de ser justo, paciente, tolerante. De siempre esperar y no juzgar.
Con mi familia, me considero responsable, tanto con mis hijos, como con mi señora.
Somos todos compañeros, compartiendo cosas con una familia bien unida y tratando de transmitírselo a nuestros hijos, ya que es como herencia de mi abuelo.
Todos los sábados, desde su época, el se encargaba de reunir a treinta personas y aunque ya no están, lo seguimos haciendo.
¿Un sueño?
Seguir por este camino creciendo, y deseando lograr un reconocimiento por las cosas que estamos dejando.
Vaya mi agradecimiento a los clientes, que siempre nos han apoyado en la tarea de construir hogares, a arquitectos, amigos y a las familias.
Mantener esta familia hermosa que tenemos y que nuestros hijos crezcan en un ambiente familiar, basado en el amor, juntos.
Para finalizar, un saludo a los colegas, con los cuales, tanto compartimos y deseamos seguir haciéndolo.







El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2018
L M X J V S D
« jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

  • Otras Noticias...