Atilio Antenor Minervine Cardozo – “Tilo”, empresario.

“Cuando uno trabaja en lo que le gusta y quiere, nunca le va a ir mal”

Tilo Minervine, funda su empresa en el año ´80.
Tenía veintidós años, cuando decidió abrirse camino ya que trabajó desde muy niño con su padre.
Hoy, recoge los frutos de un gran desafío que se planteó, para encontrarse más tarde con muchas satisfacciones.
Asi dialogamos con Tilo:
“Me abrí camino mediante el apoyo de mi padre, que teniendo una fracción de unas hectáreas de pedregullo, que todavía conservo, en la Zona de Nueva Hespérides, me las cedió para poder trabajar.Tilo MInervine
¿Cómo fueron esos comienzos?
Tenía solamente un tractor con pala cuando comencé.
Con las cavas en pedregullo y arena, sin lograr obtener la arena fina, como para terminación de obra, ya que no hay yacimientos para ello.
Cuando comencé, realizaba todo el proceso lavando con mucha dificultad y por allí se lavaba durante dos días, haciendo un poco de cada material y tenía que parar, porque no había más dinero para seguir.
Esperaba alguna solicitud, para poder hacerlo. Nadie recurría a mi, porque nadie me conocía. De eso hace treinta y seis años.
Hubo momentos difíciles en el comienzo, fueron siete años, bien complicados y luego todo comenzó a funcionar, pero el año de mi “despegue”, fue en el ´87. La gente a conocerme y yo a vender mucho más.
¿El trabajo, es muy complicado?
Hay una maquina (pala cargadora articulada)en la cantera, que es la que carga al camión.
Como las canteras de pedregullo son livianas y no apretadas, es fácil de cargar los camiones. A no ser que exista otro tipo de material, que es donde se necesita una excavadora, que al pasar los años y hoy por hoy, trabaja mucho mas rápido, con menos consumo, simplemente porque se encuentra parada trabajando.
¿Cómo es el proceso del material, para salir a la venta?
Luego de que la maquina cargue en la cantera al camión, acarrea éste el material, hasta el lavadero, deposita el contenido en una tolva (Tina) y allí se mezcla con agua que por desnivel, va a la clasificadora (vibradora).
Anteriormente, se lo hacía con un cilindro que giraba lentamente, clasificando.
Luego llegaron innovaciones, como la vibradora, con mucho más rendimiento y en menos tiempo.
Cuando sale del lavado y clasificado, vuelve el camión abajo, y va amontonando por categoría, en sus lugares correspondientes, el material número uno, dos y tres, el descarte por otro lado y la arena de hormigón la sacan unos extractores de arena que tenemos, separando el agua de la arena.
Conté con la ventaja de tener una especia de padrino, don Luis Baldassini, que tenia lavadero antes que yo y el me enseñó no solo a hacer las mezclas de arena, sino la limpieza.
¿A qué le llama un material de calidad?
En este caso, los pedregullos de Salto, son todos iguales.
Asi sea el mío, de Bisio o Cujó. Lo que si tiene variación, es en mi arena. Porque tiene doble lavado y en otro lado no lo realizan. No se por que.
Mi cartel de presentación, es la arena.
¿Cuántos proyectos se han concretado con su empresa?
Una de ellas, fue Caputto.
Cuando llega Uruguay Betón, una empresa hormigonera de origen español, estaba trabajando con Cujó y como era mucha la demanda, el mismo Cujó se encargó de llevarlo a mi lavadero y levantaron de allí, el material faltante para su obra.
A partir de allí, llego el Shopping, la Universidad, la planta de OSE nueva y el ensanche de los puentes: Daymán y Guabiyú.
El puente de Valentín grande, lo realizamos junto a Eduardo Álvarez de Montevideo.
En ésa época estaba la crisis del 2002 y sinceramente yo no la sentí, porque esas obras llevaron mucho material.
¿Ya había competencia en sus comienzos?
SI, estaba Bisio, que ya contaba con una vasta trayectoria en el medio y Baldassini.
Y al poco tiempo de mi comienzo, Baldassini no trabajó más y le vendió sus instalaciones y sus terrenos a Bisio, quedando los dos en el medio.
¿Cómo ve hoy a la competencia?
Creo firmemente que competencia, no hay.
De hecho, cuando Bisio necesita arena para alguna obra puntual, al igual que Cujó, que actualmente también tiene su lavadero, la levanta en mi empresa.
Asi que de ninguna manera hay competencia.
Y lo más importante, mantenemos una muy buena amistad con las dos empresas mencionadas.
¿De dónde proviene la demanda mayor?
Desde mi comienzo, obtuve mucho apoyo de los particulares.
Luego llegaron las grandes empresas a solicitar el servicio, pero los que realmente me apoyaron, fue la población en general.
De hecho esta entrevista, se presta para agradecer a toda la gente que apoyó, desde aquel tiempo hasta hoy.
Tengo la satisfacción de que la gente que comenzó conmigo, en su gran mayoría, todavía sigue llamando y solicitando el material.
Es por ello, que cuando tenemos que colaborar con Instituciones o alguien en particular, no lo dudamos.
Como han sido Escuelas, Liceos, jardines con areneros, también a Instituciones como la de Cáncer, que si bien a veces, llaman y piden, se accede tranquilamente, porque es una forma de retribuir a la sociedad, todo lo que nos brindó.
¿Cómo ve la situación de la construcción actualmente?
Es lo que más mueve a nivel comercial.
Y la cantidad de gente que depende de ella, es impresionante. Puedo decir, que desde noviembre del año pasado a la fecha, ha mermado en más de un sesenta por ciento de la venta.
Si bien las obras no se encuentran paradas del todo, pero con muy poco movimiento.
Por eso pienso que el gobierno, en estos tiempos de crisis, tendría que bajar los impuestos de construcción, para que la gente que tiene dinero sin mover, se arriesgue a colocarlo en obra, que lo beneficiaría al mismo gobierno. Ya que éste, necesita realizar viviendas para la gente que no tiene.
Está cada véz, está “exprimiendo” al trabajador y es lo más lamentable.
¿Con que disfruta?
Con la familia, con mis tres hijos y seis nietos, la más grande con 18 años.
Últimamente he viajado, pero reconozco que me siento bien acá en Salto.
Cuento además con un espacio en el campo, que es todo mi disfrute.
Es más, mi idea no era la del lavadero desde un comienzo como fué, era el campo. Pero de todas formas, me gustan las dos cosas, disfruto con ellas y cuando uno trabaja en lo que le gusta y quiere, nunca le va a ir mal. Porque uno lo hace con ganas y de corazón.
A mí me gustan las máquinas, los fierros, el ganado y las ovejas.
¿Tiene planes?
El único plan que tengo, es poder aguantar, sin mandar a nadie de mis colaboradores al seguro de paro y que pueda seguir trabajando, aun sin tener ganancias. Como de noviembre a la fecha.
Pero si hacemos un balance dentro de los últimos diez años, fue de bonanza y si tenemos que aguantar dos años, vamos a aguantar. Ya vendrán tiempos mejores.
¿Desea enviar un saludo a la gran familia de la construcción?
Mas que un saludo a los trabajadores de la construcción, quisiera enviar un agradecimiento muy grande a la población de Salto, que fue en definitiva, la que me ha llevado al lugar en donde me encuentro.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...