Con el Obispo Pablo Galimberti ¡Todo lo hizo ella!

Con el Obispo Pablo Galimberti ¡Todo lo hizo ella!

Al comenzar a dialogar con Pablo Galimberti Obispo de Salto, sobre temas actuales, como nos acoge Dios en estos días y la Navidad, también surge de qué forma nos acompañan junto a Jesús, los santos en nuestro diario caminar. Se refirió entre ellos a la Virgen María Auxiliadora, Madre de Jesús, como alguien especial:
“Cuando alguien le dijo a Don San Juan Bosco: ¡qué grande es usted, que gran sacerdote!, él, humildemente respondió: ¡Todo lo hizo ella!”
“Me encantó esa frase”, nos dice el Obispo.
“Ver esa ternura con que la adoramos, es algo maravilloso.
Ella es María Santísima, la que está en el Evangelio de San Lucas, en el cap. 2. La que recibió la invitación para colaborar en la reencarnación, en la primera Navidad del mundo, invocada como una madre. En todos los momentos de nuestra vida, nos está ayudando.
Vemos en nuestras vírgenes, su cara, es la misma virgen, con distinto rostro. Son los mil rostros de María.
Madre buena, justa, paciente, aguantadora, fiel, cuando la invocamos.
 ¿Cómo estamos viviendo el ambiente navideño?
Hay una profunda inquietud en la sociedad.
Signos de vacíos, disconformidad, violencia, protestas, pequeños espacios de seguridad, tranquilidad, que cada uno busca en el refugio de su casa, pero no siempre lo encuentra.
Distintas formas de buscar alivio para compensar estas tensiones en la vida, en la familia, en el trabajo.
Los códigos que antes nos daban certezas, o pautas, parece que hoy ya no están tan estables.
Algunos también ven la inseguridad en la misma Iglesia, cuando van a confiar. Resulta que por allá, por Argentina o Hong- Kong, se escucha: “Sí, pero aquel sacerdote, abusó”.
Parecería que la gente busca y busca y cuando se va a agarrar de alguien, como de un amigo, dice: “pero justo vos me hacés esto”.
Como que siempre encontramos excusas para no aceptar el país donde nacimos, la iglesia donde pertenecemos o la comunidad que nos ha albergado.
Podemos protestar contra un padre, contra una madre que no nos quiso o que nos abandonó, con profunda disconformidad y cuestionamiento.
Y allí llega el tema de la crónica policial que constantemente nos está mostrando situaciones de violencia, ruptura, abusos y asaltos y eso lleva la sociedad a buscar refugios, que son a veces artificiales. En lugar de asumir una actitud, solidaria, profunda y comprometida.
¿Qué nos muestra la navidad?
El estilo de Dios.
A veces decimos, ¿Dónde está Dios?, que se manifieste, que venga y que cambie el mundo.
Sin embargo, Dios tiene, según la primera Navidad, un estilo y un modo de mostrarse.
¿Qué acontece en esa primera Navidad?
Según el relato del Evangelio de San Lucas en Belén, el pueblo ni se enteró.
Que nazca Dios en las márgenes de este pueblito, nos muestra también, que él tiene un estilo casi silencioso de manifestarse en la conciencia.
Los apóstoles mismos le preguntaban a Jesús: “¿cuándo vas a manifestarte al mundo? ¿Cuándo vas a imponer tu imperio y tu poder?
Él les dijo: “ya vendrá el tiempo. Cuando ustedes salgan a todo el mundo, pero en su tiempo”.
Incluso una sola vez, salió fuera de la frontera del pueblo de Israel.
De modo que Dios tiene sus tiempos, sus modos y el testimonio a veces de un santo que nos admira. Y a veces nos sorprende.
¿Encontramos también a Dios en un santo?
Son testigos de un camino.
Dejando de lado a María, porque es la madre del hijo de Dios.
Ella es única.
Pero un santo como el Padre Pío, podemos decir que lo descubrimos, pero no lo habíamos visto tan cercano. Así que puedo decir que me ayuda.
En una misa podemos decir, hoy celebramos a Santa Teresa y nos sorprendemos con lo que ha realizado: curar a los leprosos.
Allí comienzo a pensar que yo me quejo porque mi comida está fría, siendo que estos gigantes, se fueron al límite de otras regiones, muy alejadas a brindar todo de sí.
Un santo contagia a la humanidad.
Sí, yo con Dios, pero convivir con los santos, es ayuda.
¿De qué forma buscamos a Dios?
Dios también se manifiesta y llama a la puerta. Del corazón, que es la gran puerta para buscar a Dios.
No tengo una respuesta mágica, pero: “Busca en tu corazón, profundiza, para ver si lo que tienes te satisface, y por cuánto tiempo”.
“Fuiste al Casino, tomaste droga”, pero tiene que ser tu corazón el que lo verifique, que quede de manifiesto que la fe cristiana es plenamente satisfactoria.
La Navidad también es el momento de acercarnos, escuchar nuestra pobreza, nuestra miseria y descubrir la misericordia.
El amor de Dios que viene a lavarnos los pies, como en el evangelio, cuando le lava los pies a los apóstoles y Pedro le dice: “¿Pero cómo?, ¡jamás, nunca! ¡Esto es imposible!
Y Jesús le responde: “Si no te lavo los pies, no tendrás parte conmigo”.
Dios es desconcertante. De pronto está y nos lava los pies y de pronto está y está en el silencio.
Navidad es eso, no tanto del ruido externo, sino de la escucha, en el corazón humano.
¿Cuánto ha cambiado de esa primera Navidad?
Estamos en una etapa de transformación radical.
Buscamos en nuestras vacaciones descansar un poquito, pero muchas veces el descanso es como una huida, por las presiones de todos los días.
Pero si todos los días buscamos ese ratito para descansar, no vamos a tener que ir a aquel lugar, como paraíso a descansar “porque acá no puedo”.
Puedo hoy. Hoy descansé. Hoy hablé con Dios.
¿Cómo puede la humanidad acercarse más a Dios?
Hay que escuchar al corazón, que es como una caja de sorpresas.
No escondernos, no taparnos, no poner etiquetas a lo que me está pasando.
Dejar que aflore mi llanto, mi alegría, mi tristeza, mis ausencias. Y esa nostalgia, que es una nostalgia de Dios, abarca lo profundo, lo superficial, lo cotidiano y lo eterno.
¿Qué debemos tener en cuenta en estas fechas?
Ayudémonos unos a otros, en la medida que estas fiestas nos pongan en cercanías de compañeros de trabajo, del barrio y de nuestras propias familias.
No mantengamos nuestras puertas cerradas: rencorosas, opuestas, dejemos que crezcan los demás sin voces agresivas que se opongan.
Brindemos una mirada diferente a aquel enfermo, al que se encuentra en una pobreza extrema, en qué es lo que podemos aportar para que tenga un pedacito de esta Navidad, que también se lo merece.
Tal vez, podamos poner esta cuota de Navidad en los rostros de las personas con que nos crucemos en estos días”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...