- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Roberto Da Cunha Barros Rattín

Productor Hortícola: “Un papá satisfecho con la vida”

Hace ya mucho tiempo y llegado el momento, Roberto decidió no inclinarse por una profesión universitaria. Creció junto a su familia entre plantaciones de distintas especies, referidas a la horticultura y decidió seguirle sus pasos. Lo sigue haciendo y sostiene sentirse muy cómodo en su actividad. Formó también su propia familia, viviendo en la franja hortícola de nuestro departamento, donde hoy se siente satisfecho de lo que el destino le tenía preparado. Casado con Soledad, tuvieron dos hijas: Alfoncina y Fernanda. Dialogamos de una forma muy amena, donde nos narra parte de su diario vivir y de lo feliz que lo hace ser padre:
Comencé a conocer todo lo referido a lo que es una chacra, cuando tenía siete años. Concurría a la escuela Nº 91 Portugal, luego a la 109 de Colonia Gestido, donde hoy estoy orgulloso de que lo hagan mis hijas. Y por la tarde, colaboraba en alguna tarea con mi padre y mi hermano mayor, en el tiempo que nos quedaba libre. Con la misma modalidad, transcurrió la secundaria. Era todo muy difícil, las necesidades estaban a la orden del día. Como no teníamos otro horario para hacer deberes, lo hacíamos a la noche y carecíamos de algunas cosas necesarias, como la luz eléctrica. También era complicada la época de secundaria en el traslado hasta el liceo.
Hacíamos un kilómetro en bicicleta a las cinco y treinta de la mañana, para poder llegar hasta el lugar donde hacía su recorrido el ómnibus de COTTUR, quien nos llevaba a destino.
¿Por qué decides abandonar el liceo, casi siendo bachiller?
Me entusiasmó ver que con la horticultura se podía progresar. Logré con mis primeros esfuerzos, adquirir un vehículo para el traslado. Muy importante para la distancia que nos separa del centro de la ciudad, que es lo primero que un adolescente aspira a tener para sus salidas.
Teníamos un lugar propio donde desarrollar nuestra actividad y decidí acompañar a mi familia. Me parecía lo más certero y hasta ahora no me arrepiento.
¿Qué es lo que produces en tu quinta?
Tomates, morrones, zapallitos, boniatos y la citricultura, con su respectiva labor.
¿Qué es lo que más te gusta de toda tu tarea diaria?
Sin dudas que el trabajo del citrus con la naranja. Es un trabajo tranquilo, al aire libre y no lleva muchas horas de dedicación.
¿Y lo menos agradable?
Querer saber qué es lo que va a pasar mañana, (sonríe).
No hay nada difícil o complicado. Hoy la tecnología nos facilita mucho y estamos agradecidos por ello.
¿Existen en la horticultura, épocas en general más difíciles que otras?
El mes de enero. Donde no hay entrada de dinero, merma la cosecha, sabiendo además que los meses siguientes son iguales en cuanto a trabajo y tenemos que depender de un aporte importante para diferentes impuestos.
¿Cuentas con un equipo de trabajo?
Excelente grupo humano: mi hermano Fernando, destacando la colaboración de Oscar Lima, con el cual disfrutamos juntos nuestra niñez y hace quince años que está con nosotros, al igual que Braian Martínez que también hace años nos acompaña. Además de mi padre, que aunque se encuentre retirado, es el que tiene la última palabra cuando se le consulta por decisiones. Aunque mi mamá Marta, también acompaña.
¿Qué situaciones preocupan en la horticultura?
Las inclemencias del tiempo. Cuando muchas veces se trabaja mucho para lograr una buena cosecha y viene una tormenta, tira todo al suelo y arruina una temporada. Siempre ha sido el gran problema del productor.
¿Cómo se compone tu familia?
Por mi esposa Soledad, con la cual nos conocimos hace 16 años, un 18 de junio y hace diez que estamos casados. Y por mis dos niñas: Alfoncina de 7 años y Fernanda de 2.
¿Con qué disfrutas?
Con un paseo. Cuando estoy en mi casa, con mi familia.
Disfruto mucho recibiendo a familiares y amigos para una reunión. Conservando una barra de amigos de hace veinte años, con la que nos reunimos jueves por medio, en mi casa o en la de una de ellos.
¿Un sueño?
Ojalá podamos mantener siempre todos buena salud.
Dedicarle más tiempo al entretenimiento con mis hijas.
Que en el mañana crezcan y no tengan que depender de una chacra.
Decidiendo por una profesión, donde se sientan cómodas y puedan hacer lo que les guste. Que el nivel de vida que llevamos, nos acompañe hasta que seamos viejitos. Teníamos un sueño con mi esposa, que este año lo pudimos cumplir y creo que ya está.
No pido más. Si bien no soy un ser conformista, hoy con lo que tengo estoy muy cómodo: una compañera fabulosa como lo es Soledad, mi pilar, mi apoyo y mi todo. Estamos muy bien juntos y pienso que todo lo que uno consigue en la vida, es en base a la persona que tiene al lado. También a ella siento que le debo tiempo, con el tema de mi trabajo, porque siempre tratamos de disfrutar todo, juntos.
¿Cómo te ves en un futuro?
Llevo veintitrés años trabajando y pienso que vamos a seguir en lo que estamos. Quizás con más o menos ganancias, bien o mal, pero en esto. No me veo haciendo otra cosa.
¿Te sientes un papá presente?
Sí. Trato siempre de estar muy pendiente de lo que pueda faltarles, dedicándole todo el tiempo posible. Esto es a mi entender. Habría que preguntarles a ellas, qué opinan. (Sonríe).
Fomentando los valores que me inculcaron a mí, incluido el tema droga, que el gobierno acaba de legalizar y en mi época de adolescente, no existía.
¿Envías un saludo a los papás en su día?
En primer lugar un saludo especial a mi padre José, a mi hermano Fernando y a mi suegro Alberto. A los padres de mis amigos, a mis compañeros de trabajo y a todos los papás en general. ¡Que tengan un excelente día!”.