Catalina Macchio Sosa: Profesora de Inglés- Inspectora de Tránsito en Intendencia de Salto

¡Las mujeres somos multifacéticas y fuertes!.

Catalina suele levantarse muy temprano para ingresar en forma diaria a su tarea en la División Tránsito de la Intendencia de Salto, desde el año 2013.
Siendo su principal objetivo allí, prevenir siniestros de tránsito.
Su diaria tarea continúa, ya que se debe a sus alumnos, que la esperan en el Liceo Ipoll, para disfrutar de sus clases de inglés.
Está casada con Diego, tiene dos hijos, una familia fabulosa y muy unida que la apoya.
Continúa a partir de aquí Catalina, narrándonos un día en su vida:
“Al terminar mi trabajo, levanto a mi pequeño, Nicolás que está haciendo tercer año de primaria.
Ése, es nuestro momento.
¿Cuándo te recibes de profesora de inglés?
A los 19 años. Y comencé a ejercer en UTU, en la localidad de San Antonio, con el Plan Piloto.
Éso me ha marcado en la vida, ya que mi encargado actual, y algunos compañeros de trabajo, son ex alumnos míos. ¡Es muy gratificante!
¿Tus conocimientos de idioma, te favorecen incluso con turismo?
Es fundamental.
Cuando llegué del extranjero, aunque ingresé a Secundaria a trabajar y si bien concursé y me lo gané sola, reconozco, que
fue la Intendencia quien me abrió sus puertas y mucho agradezco. Sería incapaz de fallarle a la Institución, sin importar el gobierno que esté de turno.
Llevo el chaleco con mucho orgullo.
¿Recoges con él, satisfacciones y sinsabores?
Existen situaciones que no me gustan, cuando me encuentro con personas, que no logro llegarle.
Me duele y me hace fallar. Como Inspectora y como ser humano.
Quizás soy muy exigente conmigo misma. Pero cuando deseo hacerle ver a una persona alguna falta, infracción y no lo logro, me disgusta.
Evidentemente la situación que sufrí en octubre del año pasado, marcó un antes y un después en mi.
Nunca creí en la maldad de la gente, ni me había enfrentado a una situación así.
Fue un incidente que me cuesta mucho superarlo y soy una persona que, asi como hago frente a mi casa, a mis hijos, siendo papá y mamá, por la situación que me toca vivir, vi que no era tan fuerte como lo creía. Por eso me marcó tanto.
¿Cómo se sucedieron los hechos ese día?
Estaba verificando la zona azul y que todos los vehículos estacionados tuvieran la boleta, encontrándome por calle 18 de Julio, entre Artigas y Uruguay.
Al pasar la puerta del Mercado 18 de Julio, hacia Uruguay, oigo, que alguien decía malas palabras a una mujer. Nunca me imaginé que era hacia mí.
Sentí un golpe en la espalda, y cuando giro, el señor me grita: “¡yo te voy a enseñar!”.
Y siguió diciendo malas palabras, como prostituta y mucho más.
Levanta la mano y me da un segundo latigazo, lastimándome el ojo derecho, quedando muy comprometido. Perdí un treinta por ciento de la vista, que luego recuperé y los cortes en el cuero cabelludo.
Afirmaron los testigos, que él salió del Mercado 18, vio la boleta en su auto, fue hasta la ventana de su acompañante, buscó algo dentro y sale caminando detrás de mí sosteniendo una “linga” en la mano. La que pude ver en ese momento, como una manguera, de donde salían varios filamentos de metal.
Lo vi con mucha maldad, en una persona mayor. Yo sentía luego, mucha vergüenza de presentarme ante mis hijos y explicarle, de estar en esa situación.
Si yo no educo, no crío y no me sacrifico por mis hijos, para que vean una mamá golpeada. Queriéndoles mostrar que sean felices, que lleven una vida saludable, que esto es ajeno a ellos.
¿Cómo sigue el incidente?
El señor, sube a su auto, bajó la ventanilla, me volvió a insultar y se fue. En ese momento un compañero de trabajo estaciona el suyo, me ve arrodillada y viene hacia mí.
Llegan mis encargados, me llevan a emergencia, me ve el oftalmólogo y no recuerdo más nada.
El señor, a pesar de que el incidente es la las 10.30, de la mañana, le abre la puerta a la policía, a las 19 hs.
Reconoció todo lo que había pasado, pero por precaución, no me encontré con él, en el juzgado.
Sí me lo he encontrado en el supermercado, pero al verlo, me retiro.
¿Qué te provoca?
Miedo. Mucho miedo. No lo pude aún superar y no sé cómo va a reaccionar él, si me reconociera.
Mis compañeras me decían que yo recordara, ése señor había chocado a tres vehículos una véz en la feria. Yo había conseguido una silla y había estado sentada dos horas y media con él, acompañándolo. Yo no lo recuerdo.
¿Cómo se encuentra hoy la situación?
Me sentí muy triste luego de haber estado con las ayudantes del fiscal, las cuales me solicitaban que aportara pruebas de que ¿realmente había sucedido eso y si yo no había provocado esta actitud en el señor?
Me duele mucho, la inseguridad y la falta de respaldo de parte de la justicia. Esta tiene que responder rápido.
Éste señor, volvió a agredir a otra persona luego, chocándolo de atrás, dejándolo tirado, lo insultó y se fue.
La justicia debería darnos la seguridad, prestándoles atención a estas personas.
¿Cómo logras seguir en tu puesto?
Yo me siento una mujer fuerte. Lo único que me interesó, fue salir adelante con la familia. Y este hecho, me demostró que no pude salir sola. No es que me sintiera culpable, me costaba ver a mis hijos a la cara.
Me gustaría destacar, que mis compañeros del cuerpo inspectivo, mis jefes, mis encargados y sobre todo el jefe de tránsito Alberto Clames, me han cuidado mucho, haciendo un seguimiento sobre mi evolución.
Es impagable el apoyo de toda la sociedad y en especial de un ex profesor de Facultad, Dr. Carlos Blanc, quien con su grandeza humana, estuvo muy pendiente de mi situación.
Luego de sufrir la lesión fue invalorable el apoyo de mi mamá, de mi hermana, de mis hijos.
Un sueño sería cumplir y tener la certeza, la seguridad, de que cuando alguien te lástima gratuitamente, la justicia actuará de forma contundente.
No como en mi caso, que el mensaje que recibió este agresor, fue: “Siga viviendo en su casa, continúe con su vida, acá no ha pasado nada”
Por ello, les dejo un mensaje a la sociedad: que se cuiden.
Que minimicen los factores de riesgo, que no expongan a sus seres queridos a peligros por no perder dos segundos, en abrochar un cinturón de seguridad, un casco, o apretar el freno.
Sean congruentes con los valores que trasmiten a sus hijos y que respeten las normas de tránsito.
Me propusieron trabajar en la oficina y yo decidí que tengo derecho a ser inspectora de transito. Y extraño a mis compañeros de trabajo, porque son únicos.
Y quiero volver a confiar en la gente.
¿Qué se siente ocupar el puesto de Inspectora de Tránsito?
Es un orgullo muy grande. Un honor, representar a la Intendencia, con lealtad a los ciudadanos y a la Institución.
¿Cómo se conforma tu familia?
Por mi esposo Diego, que se encuentra en España trabajando y estudiando, mis hijos Nicolás y Diego Ignacio, estudiante de la carrera de Escribanía. Tiene lo hermoso de mi esposo Diego, pero también la nobleza de mi padre, Francisco Macchio, que era taxi metrista. Me siento muy orgullosa de mis dos hijos.
Por mi mamá Brenda, mi hermana María José, hermanos y mi nuera Érika.
¿Con que disfrutas?
Muchísimo del mate junto a mi mamá. Le debo mucho a ella y a mi hermana María José, son los puntales en mi vida.
Soy una afortunada: tengo la mejor madre, los mejores hermanos, los mejores hijos, una nuera que adoro de los cuales estoy orgullosa y disfruto de mis trabajos, que amo.
¿Un mensaje a las mujeres y a la población?IMG-20170307-WA0037
Yo todos los años leía las entrevistas hechas por ustedes en Diario EL PUEBLO, en el suplemento de la mujer y me sentía identificada.
No importa si traen a una doctora, a una ama de casa o una inspectora de transito. Somos multifacéticas. ¡Y fuertes! Y debemos ser respetadas.
Les quiero decir a todas las mujeres: ¡vamos, adelante!! ¡Y que nada nos detenga!
Y a la población en general, que se cuiden y que trabajemos en equipo. De lo contrario no va a haber un tránsito ordenado, viable, ni seguro.
Todos tenemos una familia y queremos llegar a abrazar a nuestros seres queridos. Entonces respetémonos y sumemos entre todos».







El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2018
L M X J V S D
« jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

  • Otras Noticias...