“La Bachata va a seguir creciendo”

Con Ruben Machado, Profesor de Bachata, principal de Salto Bachata

Ruben es uno de los precursores en Salto de ritmo Bachata.
Desde hace diez años se interesa por este estilo de forma particular.
Hace tres que enseña el baile y se encuentra muy satisfecho con sus logros. Pudiéndolo apreciar en quienes lo acompañan y prefieren este estilo: de disfrute y camaradería.
Al comienzo de nuestro diálogo le preguntamos a Ruben:
¿Qué es Bachata?Ruben Machado
La Bachata es reunión social.
Una especie de encuentro y de contacto sensual. Un ritmo relativamente nuevo, que nace en República Dominicana y tiene unos cincuenta años.
Gracias a la emisora Guarachita, poniendo al aire una primera canción, se comienza a escucharla.
Y cuando Juan Luis Guerra lanza su disco “Bachata Rosa” en el ´89, fue toda una revolución y la Bachata salió de su país para incursionar en el mundo.
¿Cuándo comienza a interesarte?
Desde siempre.
Al ver que esto se bailaba y logramos conformar un grupito, que por hobby nos hacía reunirnos y bailarla.
Luego comencé a ver que viajando a Concordia o a Montevideo mismo, la Bachata era una gran movida.
Al estar solamente acá en Salto, no se la ve.
¿Cómo fue que lograste conocerla aún más?
Tuve la oportunidad de asistir a un congreso en Montevideo donde llegaron profesionales de todo el mundo, entro ellos los campeones del mundo en Bachata, allí me di cuenta que es lo mío.
¿Qué características tiene el baile?
Implica muchas cosas.
Significa respeto, compañerismo, amistad.
Generando un ambiente de camaradería que es lo que a mí me llevó.
La chica que baila conmigo en la Bachata, es la más linda de todas y tengo que hacerla lucir.
Así tengo que hacerlas sentir a todas con las que baile los diferentes tipos de Bachata:
Bachata dominicana, sería el folclore dominicano y se caracteriza por tener pasos rápidos.Ruben Machado junto a los Campeones mundiales
Bachata Urbana que se baila teniendo muchos cortes y variaciones en cuanto a pasos.
Y Bachata Sensual que es la que hacemos nosotros, se caracteriza por mucho contacto, con movimientos ondulatorios.
¿Cuánto tiempo se necesita para aprender?
Va a depender de cada persona.
La mayoría de la gente que concurre a clases, es porque le gusta, escucha mucha Bachata, ver vídeos, pero no tiene lugar donde aprender.
Incluso en Salto, no existen muchos lugares.
En mi caso particular, lo que hago es que la gente aprenda a bailar. No hacer una coreografía para un espectáculo.
¿Cuáles son las diferencias que tiene este ritmo de otro baile?
Son muchas.
Cuando una persona está bailando Ballet, no lo hace con un varón. A no ser en algún espectáculo preparado como en el SODRE.
En la Bachata, está la posibilidad siempre de estar en contacto con otra persona. Que tampoco es necesario que la conozca, que sea entre un hombre y una mujer. No tiene límites.
Puede pasar que nuestra cultura salteña, no nos permita bailar mucho en pareja, porque los pocos hombres que van a bailar a mi espacio, van con miedo al que dirán. Sus esposas lo llevan.
Se acomplejan y lamentablemente toman como referencia a algún medio de comunicación como por ejemplo la programación que hace Tinelli con su bailando y realmente no se acerca a la Bachata en nada.
Si ven un vídeo de campeones mundiales de Bachata tomándolo como referencia, seguro que cambian de parecer y ven que es algo muy distinto a la mala fama que se le ha hecho.
Sería bueno que intentemos cambiar esa mentalidad y verlo al baile como realmente es.
¿Qué se ha ido implementando desde tu comienzo?
La diversidad.
Hay gente que dice “vamos a bailar” y luego de probar, no se arrepiente.
¿Se ha incrementado la cantidad de alumnos?
Sí, muchísimo a medida que comienzan a conocer el baile.
He llegado a tener clases de más de quince parejas.
¿Cómo se disfruta la Bachata?
Sirve como terapia. Físicamente se trabaja mucho y la mayoría de las veces, terminamos muy cansados de las clases, pero muy satisfechos.
Cada uno tiene su trabajo, sus problemas, al llegar a clase, sabe que allí va a encontrar aprendizaje, distracción y por sobre todo, diversión.
Es otra forma de desahogarse del mundo y es sano.
¿Cómo ves a la Bachata dentro de unos años?
Pienso que va a seguir creciendo, porque ya está muy afianzada en todo el mundo.
Desde hace unos cinco años, creció de manera importante.
Se puede contar con tres campeones mundiales en España y un campeón mundial uruguayo de Bachata y Salsa.
Pienso que en el futuro será el boom en el interior, como ya lo es en Montevideo. Contamos allí, con diferentes lugares como lo es “La bodeguita del sur”, donde se baila salsa y Bachata.
¿Tienes planes?
En tres añosnno he bajado los brazos, haciendo conocer este baile y no lo haré ahora.
Espero en algún momento tener la respuesta que se debe tener de la gente de Salto. Los invito, sin límite de edad a que se acerquen, lo vean y luego lo puedan bailar. Nos encuentran en Facebook: saltobachata y personalmente con clases en Gimnasio Seba´s, donde nos reímos y disfrutamos mucho, hasta de las equivocaciones, los días sábados de 18 a 20 hs.

“La Danza permite expresar lo mejor del ser humano”
Con María Cristina Gaudín Peirano, coreógrafa, docente y bailarina

El comienzo de Cristina en Danzas Españolas, fue siendo una niña. Con una trayectoria de cuarenta y siete años, sus actividades profesionales han comprendido varias disciplinas y lenguajes artísticos: Durante treinta y ocho años, lo hizo con Danza Española y Expresión Corporal-Danza y la Metodología de DanceAbility, desde hace ocho años. Tiene mucho para contarnos y así comenzamos a dialogar:
¿Cómo son sus primeros pasos y por qué este estilo?
Se lo debo a mi madre y es a quien agradezco haber hecho esa elección. Nos inscribió en Danza Española, a mi hermana menor Ana María y a mí, pues ella tenía raíces españolas y mi abuela materna era castellana de Zamora. Mis primeros pasos fueron con una gran Profesora del SODRE, “Chiquitina” Arias Alonso. Posteriormente hice seis años de Ballet en Concordia con la Profesora Estela Francou, pero esta experiencia me llevó a reafirmar la pasión que ya había desarrollado por la danza española, especialmente por el flamenco.Cristina Gaudín
¿Cuáles son las principales características de la danza que desarrolla?
Las expresiones artísticas de las distintas disciplinas, aunque compartan algunas características como la promoción de la formación síquica y física individual, así como la apropiación y exteriorización de las emociones, tienen especificidades que las hacen particulares. En el caso de las Danzas Españolas se caracterizan por la fuerza, el garbo, el duende y la pasión.
DanceAbility es danza integradora. Intercambiando experiencias y cuerpos diversos, donde: bailarines, estudiantes, personas con limitaciones funcionales, sicomotricistas, artistas, deportistas, fisioterapeutas, pueden bailar y experimentar en movimiento.
¿Cuáles son los cambios desde sus comienzos a hoy?
La Danza, como en todos los ámbitos ha ido evolucionando. En todos estos años de carrera, he tenido oportunidad de continuar mi formación tomando cursos y talleres, tanto con profesores uruguayos como extranjeros y en cada una de esas oportunidades he podido encontrar nuevos aprendizajes, técnicas y abordajes. Actualmente, es usual la realización de fusiones: flamenco-contemporáneo, flamenco-reggaetón, flamenco-árabe, flamenco-danza tradicional gallega, etc. El vestuario ha cambiado, así como las coreografías.
¿Se siente satisfecha con su trayectoria?
Mi vida se ha desarrollado en torno a mis grandes amores: la Danza, mis hijos y mi madre. Con la danza he podido ampliar mi “mundo”, no sólo porque efectivamente pude visitar otros lugares, dando y tomando cursos, sino porque me he sentido reconocida y apreciada por alumnos y colegas de las más variadas edades y formaciones. Al mismo tiempo, primero mi madre y luego mis hijos especialmente Silvina, se constituyeron siempre en mi apoyo e impulso, pues vivieron con orgullo la actividad que había elegido.
Aún con las dificultades económicas que se derivan de una actividad laboral que no es ni reconocida, ni remunerada adecuadamente.
¿Cuenta con muchos reconocimientos?
Son enormes y hacen valioso todo el esfuerzo que se deposita en una tarea desarrollada con amor y celo profesional. Están los de cada día con cada alumno, con cada evento y espectáculo, en que los que bailan se exponen, disfrutan, gozan y crecen: esos son incomparables.
También están los otros, esos que se hacen “oficiales”, que vienen de las instituciones de los colegas y que dan fuerza para continuar aún en las dificultades. En nuestra ciudad he trabajado en el Instituto de Formación Docente, Univ. Católica y en la Regional Norte. He sido tallerista en la Intendencia, acercándome a barrios y pueblos, apostando al trabajo colectivo y popular de la cultura. Aquí he concursado y he sido reconocida con las mejores calificaciones. También, fui reconocida en la Fiesta de la Mujer de Diario Cambio, con un evento en el Teatro Larrañaga. En el exterior he dado clases en Federal, en Paraná y en Concordia. En La Habana, Cuba, en el Instituto Superior de Arte en Lima, Perú, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en el Centro Universitario de Folclore en Quito y Cuenca, Ecuador. En la Universidad de Quito, en el Encuentro Internacional de Maestros y Escuelas de Teatro. En todos, tuve el reconocimiento oficial por el trabajo desarrollado.
¿Qué le diría a alguien que se incline por la Danza hoy?
Le diría que la Danza requiere mucha dedicación, pasión y responsabilidad para con uno mismo y para los demás. Pues exige cuidarse y cuidar al otro. Por eso son tan importantes nuestros maestros, a quienes les debemos lo que sabemos. Nuestros alumnos, quienes nos hacen mejores exigiendo y ensayando sus aprendizajes. Nuestros colegas, que nos ayudan a crecer y a ver errores y aciertos.
La Danza permite expresar lo mejor del ser humano.
Su belleza interior, su creatividad y plasticidad natural. Por lo que cultivar su esencia se aleja de cualquier afán competitivo o economicista y puede dar a nuestra sociedad, comunidad, a nuestra cultura, un empuje hacia la solidaridad y el respeto mutuo.

“Me considero una bailarina que orienta a bailar, lo mismo que yo”
Con Silvia Montaña, bailarina – profesora de danzas folclóricas

Silvia baila Danzas Folclóricas, hace más de treinta años.
Su vocación nace cuando ve a Eduardo Piñeiro actuando, además de observar y llamarle la atención su vestimenta de Danza.
Actualmente, se encuentra en AJUPENSAL brindando su apoyo a la tercera edad, quienes disfrutan con su aprendizaje y con su espacio de baile, como fue con un grupo de niños hasta hace un tiempo.Sivia Montaña
Cuenta Silvia además con un taller de alta costura como actividad laboral y disfruta hoy de dos hijos: María Belén y Nicolás.
Al comenzar a dialogar, esto nos decía: “Comencé con este disfrute de la Danza Folclórica con Eduardo Piñeiro y estuve acompañándolo por muchos años, luego seguí en forma ininterrumpida hasta hoy”.
¿Cuentas con una importante trayectoria?
Con más de treinta años bailando.
Considero que soy una bailarina que orienta a bailar lo mismo que yo.
¿Cuándo te independizas como bailarina?
Cuando me despido del grupo de Eduardo Piñeiro, conformamos otro en Barrio Ceibal con mis compañeros de ese momento: José Luis Pereira y Sergio González, en la Escuela Nº 117.
Al principio estaba solamente Eduardo Piñeiro brindando sus espectáculos y luego primaria fue incorporando la Danza Folclórica, como otra materia e incursionando. Y a partir de allí nos fueron llamando, porque nos conocían.
Así recorrimos muchas escuelas, pero no encontrábamos una respuesta en cuanto a darle el lugar que correspondía a la Danza.
Sentíamos que no se respetaba el trabajo que hacíamos.
A la Danza Folclórica en sí, se le trataba mal.
Actualmente hay gente preparada, que no pasó por el proceso que tuvimos que transitar nosotros.
¿Por qué el destrato?
Tal vez porque la gente atinó a lo más moderno. Silvia con el grupo de AJUPENSAL
La misma palabra folclórica, no les llamaba la atención y por ese motivo la dejaban de lado.
Siempre fue relegada. Luego desde la enseñanza, fuera obligatoria, como existen en muchos lugares.
¿Cómo fue tu inicio como profesora?
Cuando me independicé, trabajaba en la Escuela Nº 117 de Ceibal y en forma particular, en la Academia de Marcela Caballo.
En el ´99, me llaman de AJUPENSAL y luego han surgido oportunidades en diferentes locales.
¿Has notado carencias en este baile?
Lo que he notado es que falta un programa de Danzas Folclóricas.
Un hilo conductor que tenga un material para primer año, segundo y así sucesivamente.
Un profesor con criterio, da un material en primero, luego sigue en segundo con otro y en mi caso, mis alumnos salen egresados. Pero no tienen un aval.
Desconozco si existe en Salto una escuela que avale el título de Profesora de Danzas Folclóricas.
¿Qué aprende el alumnado de Danzas Folclóricas?
Mucha galantería de parte de los dos que conforman la pareja. La mayoría son de pareja individual y existen danzas como las nuestras, entre ellas El Pericón Nacional, la Ranchera que se bailan en comunidad, pero individualmente no.
Un Gato, una Chacarera, un Escondido, un Triunfo, se baila en forma individual, aunque forme parte del grupo.

¿Cuál es la que más se enseña?

Tomamos como referencia muchas danzas regionales, sobre todo argentinas.
Ritmos fronterizos como por ejemplo de Río Grande do Sul, comunicándonos con profesores de allí y logrando algún material valioso, incluso en vestimenta, intercambiando ideas.
Sí es de nuestra autoría, la coreografía.
¿Cómo ves la evolución del Folclore en general?
Con respecto a hace cuarenta años, ha evolucionado musicalmente en general.
Y después con el ritmo que tenemos, sacamos la coreografía de lo tradicional y terminamos haciendo algo más estilizado.
Pero seguimos transitando la misma huella.
¿Qué es lo que más lo divierte al alumno?
En el caso de AJUPENSAL son todos alumnos mayores, oyen una música y ya se mueven.
Les gusta aprender a bailarlo al Folclore.
Y en cuanto a los jóvenes, van con el paso del tiempo. Lo actual.
¿Con qué disfrutas?
Con todas las tardes que vengo a AJUPENSAL a brindar mis clases. Hay mucho intercambio social, que es muy importante.
Además cuento con un taller de costura, desarrollando estas actividad en mi domicilio.
¿Qué es lo que te ha movilizado para brindarle tanto tiempo al baile?
El amor por la Danza.Silvia con el Grupo Huellas de Colonia Lavalleja
Y a seguir a pesar de todo, luchando permanentemente y personalmente, aunque no encontremos demasiado apoyo.
Recibimos la alegría por las devoluciones de una presentación, de un trabajo de todo el año. Con la satisfacción de que sale todo bien.
Porque la gente cree en el profesor y yo a eso lo valoro mucho, agradeciéndole además por estar todo este tiempo acompañándome.

Angelina tuvo una trayectoria de cuatro años con otros ritmos de danzas, pero su rumbo cambió cuando encontró al tango.
Ha realizado talleres en diferentes salones de instituciones, como en AJUPENSAL e Intendencia, en sus modalidades y horarios.Angelina Díaz
Diseña y confecciona su propio vestuario, incluyendo el brillo en toda su indumentaria.
Mirando por su juventud, le preguntamos:
¿Por qué tango?
No tengo siquiera a alguien de mi familia que se identificara con el tango, o a alguien que fuera un fiel seguidor, que como oyente lo siguiera.
Simplemente sucedió.
¿Cómo comenzaste?
Hace nueve años siendo bailarina clásica, que fue lo que más me brindó orientación para lo que es hoy mi disciplina y en lo que me desempeño. Y además sigue siendo lo más preciado que tengo.
Un día me crucé con una muestra de tango escenario, que en ese momento era el taller de Ivana Piñol y como siempre me atrajo la figura estética en el tango escenario, fue la primera entrada visual que tuve.
¿Qué te llamó la atención de la exposición que disfrutaste?
Fue un impacto.
Sobre todo, porque participaban compañeras mías que antiguamente hacíamos danzas y me preguntaba, ¿por qué hacen tango?
Me pareció muy llamativo, porque hacían exhibiciones que tenían que ver con el Tango Nuevo.
Si bien eran canciones de tango, era tango electrónico, que le llega mucho más al público joven.
Por ende me atrapó a mi también.
¿Cuál es la diferencia con el tradicional?
La diferencia está en la composición musical.

“Tango Nuevo es una exploración más profunda del tango tradicional”

Con Angelina Díaz, Bailarina – Docente de Tango Nuevo

Lo que se le llama Tango Nuevo, nace a raíz de todas las nuevas composiciones que se originan en base al primer compositor que rompió con esto del tango tradicional, que fue Astor Piazzolla.
¿Varía la música o el baile?
La música y la forma de bailarlo.Angelina Díaz 1
El Tango nuevo, tiene una exploración mucho más profunda, sobre todo de las figuras más grandes.
Donde en el tango tradicional no se ven, porque tiene ya como un patrón de baile establecido. Más al piso y la gente no se anima tanto a hacer firuletes, a levantar más las piernas.
¿Se lo puede notar a simple vista?
Sí, se lo puede notar.
En el tango de salón, (tradicional) las formas de baile son al ras del piso, no habiendo figuras en el aire. Es coreográfico.
Y el tango nuevo, es improvisado y tiene que ver como la pareja logra utilizar la marca, un código de parte del líder y el rol intérprete, interpreta ese código que está dado a través de una marcación.
Ambos tangos tienen el uso de figuras complejas, fuera del eje, en el aire, trucos.
¿Cuándo te incorporas?
En el 2013, me sumo por primera vez a los talleres de la Intendencia de Salto, que tampoco conocía.
En ese momento no tenía la apertura artística que tengo ahora. Actualmente conozco más, el mundo artístico y cultural.
A partir de allí, el contacto fue inmediato con Ivana Piñol, que viajaba desde Concordia a brindarnos las clases y talleres de tango.
¿Qué necesita un estudiante de baile de tango?
Pasión. Sentir que es capaz de hacerlo.
El talento trata de querer hacerlo.
En los talleres que dicto de Tango Nuevo, desarrollan la actividad, personas que nunca lo habían experimentado y yo considero que lo pueden hacer perfectamente si tienen ganas.
Obviamente que si uno quiere ir más allá, eso requiere de una condición física.
¿Tiene que tener una base del tango tradicional?
Sí, creo firmemente que sí.
El tango tradicional es la base fundamental del tango.
¿Quiénes son las personas que se interesan por ese nuevo tango?
En Salto es variada la edad.
Sobre todo porque no tenemos tantos amantes del género que se animen a bailar.
Y siempre que hemos querido incorporar algo nuevo, existe una especie de resistencia y no se animan a ser parte de ello. Se quedan con lo que ya existe, siendo conservadores.
¿Planes?
Estoy con un proyecto de “Milongas a la calle”, que propone descentralizar el tango y llevarlo a los espacios poco frecuentados de Salto, generando un baile social.
¿Qué crees llegue luego de Tango Nuevo?
Para mi no está todo inventado.
El ser humano es tan creativo y ávido del estudio, que es quien le proporciona herramientas.
¿Qué es Tango?
Un estilo de vida, que trasciende por el simple hecho de ser un arte.

En homenaje a Eduardo Piñeiro “Eduardo era muy prolijo, muy honesto y muy frontal”
Con Pedro Sánchez Imer y Roxana Cabrera

Nuestros mejores recuerdos a un grande, hizo que compartiéramos una emotiva reunión.

A un grande como lo fue Eduardo Piñeiro, quien se quedó para siempre con nosotros.
Con su figura estilizada y su porte de bailarín de Danzas Folclóricas, ése Eduardo que todos admiraremos por siempre.
Propusimos la entrevista a Pedro y Roxana, por ser amigos entrañables. Compañeros inseparables desde los 14 años Pedro y los 16 Eduardo, fueron guerreros de lucha.
Tanto en sus trayectorias con un disfrute inigualable, como en los momentos más difíciles que seres humanos pueden atravesar. Acompañándolo Pedro y Roxana a Eduardo, hasta sus últimos momentos de vida.
“Nos conocimos con Eduardo en el año 1964, para ser compañeros de trabajo en la vieja Panadería Modelo”, comenzó diciendo Pedro.
Luego coincidimos en el liceo nocturno y como nos veíamos todos los días en una oportunidad, Nidia Arenas profesora de teatro, lo conoce a Eduardo, lo llamó y se organizó un grupo de danzas: “Grupo Decir”. Familia Sánchez- Cabrera
Allí comenzamos todos juntos, estuvimos un tiempo y nos gustó. Yo habiendo bailado con 14 años El Pericón Nacional en Colegio Parroquial de El Cerro y Eduardo que era Oriundo de La Boca en Buenos Aires, también traía lo suyo.
El destino nos juntó, para hacernos hacer las mismas cosas que nos gustaban.
¿Cómo es que logran tomar el camino, solos?
Pasó, que nosotros deseábamos hacer danza tradicional. Y la profesora, estaba mas para hacer Ballet, teatro y no era lo que mas nos gustaba.
Nos separamos y coincide con un certamen en Parque Harriague, donde no contábamos con un grupo, ni mucho menos con ropa.
Allí conocimos a Gladys Jorge, Directora de La Peña de la Tradición. Quien nos facilita la vestimenta, gente y organizamos en poco tiempo un grupo, bailando como Peña de la Tradición.
A partir de allí nació el grupo nuestro con Eduardo, ya que Gladys Jorge no quería seguir en el Folclore y nos ofreció comenzar solos.
¿Era todo un desafío?
Si. Fue en el año ´65.
Manteníamos muchas caminatas a Termas con largas charlas con Eduardo, viendo como lo podíamos. Estaban muy presentes las ganas, pero no la parte económica.
Escuchábamos mucho a Los Chalchaleros, Fronterizos, Los del Alba, Los Tucu tucu.
Surge y conseguimos dos muchachos para comenzar: Ramón Silvera y Luis Ottonello y con nuestros trabajos, intentar comprar todo lo que nos hacía falta, como discos, tocadiscos y demás.
Conseguimos tres chinas: Nair, Nidia, y Beatríz Ibero. Luego llegó una más para comenzar a organizarnos con el grupo de cuatro parejas.
¿Qué tomaron como referencia?
Teníamos que conseguir documentos sobre esa música. Libros, la revista de Folclore argentina, que nos asesoraba y actualizaba en cuanto a instrumentos y ritmos.
No queríamos hacer nada que no correspondiera.
¿Cuánto ensayaron?
Durante un año.
Comenzamos en la parte de debajo de la panadería donde trabajábamos. El hacía de china y yo de gaucho, con la coreografía de los libro.
¿Cuál fue esa primera presentación?
En todas las escuelas.
Nos relacionábamos con los maestros y de allí conocíamos los eventos de cada escuela y le pedíamos colaboración a Intendencia para el traslado.
Todo lo que hicimos durante nuestra trayectoria fue en forma honoraria.
¿Cómo surge el nombre Ibirapitá?
En la primera presentación y fue por el árbol de Artigas.
En el año 2012, se decidió por las huellas de Eduardo y nace el mismo grupo con “Transitando Huellas”, con Cecilia Lanzieri.
¿Han viajado mucho?
Si, por todo el interior del departamento.
Sin muchas oportunidades en aquel entonces de irnos al interior de país.
Eso solamente lo hace el SODRE.
¿Cuánto tiempo estuvieron juntos?
Durante 30 años.
Cuando me retiré por motivos laborales, siempre quedé apoyando y acompañando al grupo.
Hacíamos guitarreada en la casa de Eduardo y fue con gente realmente amiga, de siempre.
¿Por qué se caracterizaba Eduardo Piñeiro?
-Pedro: por la terquedad de decir: “yo quiero esto” y lo hacía. O “a esto no lo quiero” y no lo hacía.
Muy personal en sus gustos. Nos poníamos a bailar y hasta que no saliera la coreografía como él quería, nadie se retiraba. Tenía que salir perfecto.
Muy prolijo, muy honesto y muy frontal.
Buscaba la mejor manera y diplomáticamente decía lo que pensaba.
Hemos discutido fuerte con el, pero siempre nos entendíamos.
-Roxana: algo que lo va a destacar siempre, es que es el único referente de la Danza Folclórica.
El más grande. El maestro de la Danza.
Era excelente bailarín, creador de toda la coreografía. Única y perdurará por siempre.
¿Qué recuerdos guardan de él?
Roxana: Como estoy con Cecilia Lanzieri en el grupo Transitando Huellas, junto a Marita Arias, cuando viajamos por diferentes lugares, oímos decir a todos los que ven coreografías de distintos grupos, que las de Eduardo, no tienen comparación.
Era un hombre innovador.
-Pedro: Se destacaba por la prolijidad.
Cuando se presentaba Eduardo al escenario, no volaba una mosca.
Por la indumentaria, que realmente iba con la música.
Yo aprendí muchísimo con él.
Tenemos tres hijos: Rafael, Alejandro y Juan Eduardo, que lleva el nombre por Eduardo Piñeiro y todos bailaron.
Si siquiera nunca sugerirles que lo hicieran, incluso hoy en día uno de ellos está en La Escuela del SODRE, también estudiando Profesorado de música y Dirección Coral.
Pero también hay mucha gente salteña, que hoy son profesores destacados, que mamaron en Ibirapitá.
¿Con que disfrutaba Eduardo?
Con la música, el Ballet y el cine.
Disfrutaba mucho con su esposa Teresita Balbiani, su mano derecha, quien se dedicaba a confeccionar la vestimenta.
Eduardo además, tenía una amiga y compañera de baile que es Ofelia Preve, quien le administraba todos sus documentos.
¿Qué le dejó ésta trayectoria junto a Eduardo?
-Pedro: una rica experiencia en cuanto al respeto por la amistad, el buen gusto con la música y toda esa parte que alimenta el alma.
No tengo nada negativo de nuestros años juntos.
Toda la amistad y momentos que compartimos, fueron impecables.
Después de haber vivido una vida con Eduardo y haberlo acompañado hasta sus últimos momentos, me dejó la tranquilidad de no haber sido tramposos y poder decir fuimos honestos.
-Roxana: Es algo que me ahoga el solo recordarlo.
Comencé en el ´90 a bailar con Eduardo y hoy en día es mi vida la Danza.
Y estar en el grupo junto a Cecilia que es una persona, que humildemente hablando es una grande y recibir parte de la vestimenta, la coreografía, la música, trasmitiendo lo que él nos dejó, es lo mas grande que nos puede pasar.
¿Cuál es el recuerdo más sagrado que guardan de Eduardo?
-Roxana: Verlo bailar era lo máximo.
La elegancia y el porte que tenía para bailar era único. Volaba y lo sentías.
-Pedro: Éramos tan dependientes uno del otro. No tanto por la danza, sino por cosas de la vida.
Me sorprendió siempre su manera honesta de ser.
Muy sensible, colaborador y muy querible.
Tengo todos sus recuerdos.

 

Publicado en Día Internacional de la DanzaComentarios (0)

29 de abril Día de la Danza

¿Cuándo se celebra?
El Día Internacional de la Danza se celebra cada año el 29 de abril.

Origen
El Comité de Danza del Instituto Internacional del Teatro de la Unesco (ITI/UNESCO) estableció el 29 de abril como el Día Internacional de la Danza para atraer a más público y llamar la atención sobre este arte. La fecha coincide con el nacimiento de uno de los coreógrafos más importantes, Jean Georges Noverre, nacido el 29 de abril de 1727, considerado como el creador del ballet moderno.

Danza
La danza hace referencia a la forma de expresión llevada a cabo mediante movimientos del cuerpo junto a la música. La danza tiene diversos fines como pueden ser de entretenimiento, artístico, religioso, etc.
Se considera que la danza puede ser una forma de comunicación entre dos o más personas. Un bailarín mediante gestos y movimientos puede llegar a comunicar y a expresar emociones en un lenguaje no verbal. Normalmente la danza va acompañada de una pieza musical o diferentes sonidos que ayudan a realizar los movimientos.

Género de danza
Existe un gran número de género de danza, como por ejemplo:
• Danza popular.
• Danza moderna.
• Danza clásica o ballet.
• Danza popular urbana.
• Danza contemporánea.
• Danza folclórica o regional.
• Danza autóctona o tradicional.

Publicado en Día Internacional de la DanzaComentarios (1)

“Para mí lo más importante, era llegarle al público”

Dora “Yiya” Nefer Migliaro Ocampo
Bailarina de Danza Clásica y actriz.

En la presentación de una tarjeta que “Yiya” guarda, como recuerdo de invitación a uno de los eventos del año 2003, se puede leer: “A los 45 años de mi primer festival”.
Dentro de la misma, estaba plasmado todo su sentir: “Agradezco a todas mis alumnas, a los familiares, siempre generosos y solidarios a la hora de exigir más, tanto en la danza que nos eleva el espíritu y el cuerpo, cual salto de una bailarina, como en la gimnasia que cuida físicos y músculos que perfeccionan nuestros movimientos.Yiya Migliaro
A los 45 años de aquel primer festival de Danza, hasta hoy, celebremos con alegría, el trabajo por nuestra cultura.
Llevaré a todos, dentro de mi corazón por siempre”.
Y es así que realmente lo demuestra hoy, nuestra “Yiya” Migliaro.
Comenzó la entrevista, narrándonos entusiasmada sobre sus años de niñez:
“Yo fui autodidacta, hasta los ocho años, porque no había profesores de danzas en ese entonces.
Vivíamos en calle Agraciada y mi madre un día me pierde: “¿Dónde está la nena?”.
La habían vestido de hawaiana y la nena estaba en un tablado ubicado en la esquina de la casa, bailando. (Sonríe).
Yo nunca le tuve miedo a subir a un escenario a bailar o a actuar. Igual me subía en una silla y recitaba, estudiaba de memoria las poesías y también lo hacía.
¿De dónde nacen los dotes de “esa nena”?
No tengo ni la menor idea.
Pero puede que en la familia haya alguna veta, por medio de mi madre que era bisnieta de Luciana Terra, hermana del Presidente. Una mujer con muchos dotes.
Y a veces creo que mi pasión por la danza nace, porque mi abuelo bailaba muy bien.
Yo andaba siempre de alpargatas y parada en puntitas de pie.
¿Cuándo comienza a estudiar su carrera profesional?
En el año 1946 comencé a estudiar, porque me encantaba.
Estaba ubicada la escuela, arriba de Radio Tabaré. Y fueron mis comienzos, con la profesora Mireya Alsina de Castelli, llegada del SODRE.
Luego llega un suplente de ella, Marta Cáses que era de Mercedes, luego llega otra profesora: Pérez Sicilia, del Colón, con la cual aprendí muchísimo. Y así comienzan a rodar mis estudios, en torno a la danza clásica, que fue para lo que me preparé y es la base de todas las danzas.
Estudiaba en una clase de mi edad, pero me pasaba para la clase de las chiquilinas más grandes. Estaba preparada para ello.
También estudié inglés, faltándome un examen para recibirme de profesora.
Incluso hasta hace poco, estaba estudiando teatro en el Ateneo, aprendiendo en ruso, con un profesor de Paysandú.
A mí, el método Stanislavsky me faltaba aprender, y con este profesor, lo estaba logrando. Una pena que él no pudo venir más.
También durante mucho tiempo, hacía voces. Como de la hormiguita, como de cualquier otro animal, para teatro.
¿Cuándo comienza su carrera profesional?
En el año 1958 comencé a dictar clases como Instituto.
Pero antes, lo hacía en las escuelas, recuerdo hacerlo desde siempre.
Acostumbraba, cuando iba yo, de niña a la escuela, a enseñarle a la maestra lo que sabía (sonríe).16806887_1444097955608679_5275959565954707384_n
En una época de mi carrera, mi esposo Blayner Nerú González, que era profesor de educación física, también tocaba el piano. Y yo junto a él, daba clases en Universitario.
Y llega a mi vida, en un momento muy importante para mí Silvia Pawelesky, en el año ´81.
Gran profesora y amiga. Con la que hemos bailado juntas en el Notariado.
¿Quién se hacía cargo de la vestimenta de teatro?
Yo me encargaba del diseño de las prendas a usar y luego contrataba las modistas que culminaban el trabajo totalmente.
¿Está siempre dispuesta, cuando se trata de apoyar a sus colegas, actualmente?
Sí, claro, siempre que me encuentre en condiciones, sí.
Me encanta y siempre me están convocando, para hacerlo.
¿Qué significó para usted, conquistar este triunfo en la Danza?
No, yo no triunfé.
Para mí lo más importante era llegarle al público, transmitirle eso. Luego con lo aprendido, traté de inculcarlo, en todo este tiempo que estuve brindándome a la danza.
¿Qué tiene que tener una bailarina que se jacte de serlo?
Tiene que sentirlo en el plexo solar (golpeándose el pecho). Es sentirlo. Sentirlo en la cabeza, conocer la música que está bailando.
Lo mismo pasa en lo teatral.
Porque si estamos brindando un espectáculo, uno se debe a ese público.
¿Hoy de qué disfruta?
Mi actividad sigue. Nunca ha cesado.
Aunque ya no es como cuando dictaba mis clases, me convocan actualmente para integrar los jurados y estoy cada día entretenida con invitaciones de distintos lugares.
¿Desea enviarles un mensaje a sus colegas?
Que intenten inculcarles a sus alumnas y que a su vez estas, traten de saber escuchar la música. Saber quién es el autor y qué es lo que están bailando.
Que busquen variaciones, de todas las interpretaciones.
Y que si están interpretando algo dulce, dramático o triste, tienen que transmitir esas sensaciones. Y en la cara se le tiene que notar.
¡Y que sigan adelante con esa ilusión de la danza!

Publicado en Día Internacional de la DanzaComentarios (0)

“La Danza  para mí, fue un despertar”

Myriam Beatríz Albisu Borrelli
Bailarina-Maestra- Escritora-Cantante-Pintora
Ex Directora de Cultura y del Centro Cultural Municipal.

Con todas estas actividades nos sorprendió Myriam durante su trayectoria.
En Danza Clásica comenzó a estudiar siendo niña y luego se recibió de maestra escolar, donde recogió los mejores frutos con alumnos que se hicieron inolvidables.
Con el tiempo se transforma en bailarina, faceta que bien conocemos y luego se volcó a pintar cuadros, siendo estos muy elogiados.
Y como si todo esto fuera poco, se dedica Myriam a escribir, donde logró con su talento, escribir tres libros.
Dejemos que Myriam nos continúe narrando su historia de vida: Myriam Albisu 1
“La Danza para mí fue un despertar, desde niña”, nos dice.
Me gustó mucho siempre, bailé todo lo que pude y enseñé todo lo que pude.
Pero además, el movimiento, el trabajo físico y musical, me fue llevando para otros caminos, como fue la parte de expresión corporal y la pantomima. La parte desde donde la persona pone la técnica al servicio de la expresión.
Me gustó mucho trabajar en el Instituto de Formación Docente, cuando teniendo en los programas una asignatura que da lugar a muchas cosas, con gente totalmente sin ninguna noción de lo que era la danza, llegaban a concretar realizaciones increíblemente buenas.
Y entre los buenos, con grandes actitudes, tuve el gran mimo de Sergio López, un grande.
También colaboraban otras profesoras, logrando cosas increíbles, solamente por la expresión corporal que podían hacer a su alcance.
¿Tuvo una gran academia?
Sí, una academia que se mantuvo por muchísimos años, con dos alumnas mías, que la prolongaron en el tiempo, pero resultó que por diferentes actividades suyas, fueron dejando este arte.
Fueron una semilla personal que sembré en cada una, muy buenas espectadoras además y muy buenas personas.
¿Tuvo una modalidad definida dentro de la danza?
Fue danza, ballet y de todo.
Porque a medida que iba encontrando cosas, las iba incorporando y habiendo trabajado con futuros maestros, que enriquecían aún más la parte interior.
Con los que hemos realizado espectáculos muy lindos y destacados, como fueron puestas en escenas: “Campos de Soria”, de Machado.
Son experiencias, que han sido válidas, en pantomima. Todos teniendo la base en la Danza, porque el movimiento en sí, es el origen de todo.
¿Comenzó desde muy pequeña a estudiar Danza?
Con ocho o nueve años.
Salto en aquella época era diferente, incluyendo las comunicaciones.
Contamos con una especie de suerte, al conocer a Virginia Tevenett, familiar de los propietarios de La Prensa. Ella convenció a una familiar que tenía para que viniera a darnos algunas clases acá y allí comienzo. Por iniciativa de mi madre y mis tías que eran siete, que me inscribieron.
¿Cuándo se recibe de maestra?
Con veintidós años. A partir de allí, es que comienzo a brindar clases de Danza y fue durante muchos años.
¿Dónde comienza con las clases?
Dios hizo una obra conmigo, que yo nunca voy a agradecerle lo suficiente.
Yo crecí desde los seis años en esta casa donde vivo, cuando esta era Radio Tabaré. La cual tenía toda una galería, que hoy es mi terraza. Y mi mamá trabajando en ella, como secretaria.
Era ella muy activa. Leía mucho y escribía, hacía audiciones, transmitiendo cine. Era muy completa mamá.
En una mitad del espacio propiedad de Radio Tabaré, se brindaban las clases de danza y en la otra mitad, había una fonoplatea con un pequeño escenario, donde se realizaban ensayos de todo lo que fueran espectáculos. Allí se hacía cultura.
Viví toda mi vida aquí y pasado el tiempo, la mitad del edificio,  pasa a ser vendido a Varesse, la otra mitad se remata y pasa a ser propiedad de Primaria.
No tuvimos que trasladar con mi mamá a Arenitas Blancas, donde vivimos veintitrés años. Resultó que mi mamá comienza con algunos problemas de salud, mi hermano que residía en Montevideo, a sugerir que nos viniéramos más al centro y es allí cuando encuentro a un amigo, que me ofrece el apartamento de al lado.
Cuando vuelvo a verlo, me quiere mostrar este.Obra de arte de Oscar Terrone dedicado a Myriam
Entro y mirándolo vacío, yo estaba nuevamente en el salón donde había crecido y bailado.
Donde tomé las clases y donde las di.
Entonces dije ¡acá me tengo que quedar!
En este lugar habían ensayado coros y conjuntos de teatro muy importantes. Donde había sido todo lo cultural. Y yo viviendo acá, estaba en todo lo que podía intervenir.
Además, todo lo que venía de Cultura a Salto, venía a la radio. Acá conocí al Príncipe Kalender, (pianista y compositor Italiano). El primer hombre que me besó la mano.
¿Qué profesión le gustó más?
¡Qué difícil responderte!
La Danza siempre fue una cosa ideal y muy querida.
Y la docencia la puse al servicio de la Danza.
Porque en todo lo que hice, algo hice.
La misma docencia me daba pie para insertar la danza y la música, porque también la hice.
Canté mucho tiempo con el Coro Municipal, pero además, llegué a tener una guitarra y canté folklore.
¿A quién admira?
A Julio Boca. Ha transformado al SODRE.
¿Hoy con qué disfruta?
Formo parte del Grupo Literario Horacio Quiroga, habiendo editado tres libros: “Cabitos de Naranja”, realizado con mi hermano Enrique que ya no está. El segundo se llama “Te doy mi palabra” y el último: “Palabras en cubierta”.
Además pertenezco a la Asociación Marossa Di Giorgio y siempre estoy en actividad en lo cultural.
¿Qué le ha dejado la vida, junto a toda su experiencia y trayectoria?
Entiendo que el que quiere bailar Danza Clásica en serio, tiene que dedicar su vida a eso y no puede quedarse acá.
Yo, todo lo que he realizado lo hago con el corazón.
Y si algo creo haber dejado, es algo despierto acá (señalando su corazón), una semillita en mis alumnas.
Lo único que lamento, es no haber tenido antes, lo que aprendí en el camino, para poder hacerlo mejor.

Publicado en Día Internacional de la DanzaComentarios (0)

Candombe

El candombe de Uruguay es el ritmo más tradicional de este país y tiene raíces africanas, traídas por los esclavos al llegar a estas tierras. Sus canciones hablan de la tradición africana que no se debe perder y la problemática de los esclavos en su largo proceso de liberación. La historia del Candombe de Uruguay está relacionada con la llegada de los esclavos de África a este país y el ingreso de nuevos ritmos musicales como parte de mantener sus tradiciones.
Este ritmo musical es considerado junto a la murga uno de los ritmos típicos del país, siendo una de las costumbres populares más instaladas en la sociedad.
Montevideo es la capital del Candombe del Uruguay, siendo el “desfile de llamadas” el evento más importante de esta música; desfile que tiene lugar todos los años en el mes de febrero cuando los grupos salen a tocar el tambor y a bailar por las calles del tradicional barrio Sur.
El candombe uruguayo callejero es una fusión de música y letras que componen canciones originales, con un toque de los tres tambores: chico, piano y repique, vestimenta tradicional, personajes africanos, coreografía, etc.
Los personajes del Candombe de Uruguay son:

– El gramillero: Era el Brujo de la tribu africana que curaba con yuyos y «gramillas». Su vestuario incluye barba, bastón y la valija de los yuyos.

– La Mama Vieja: Era el Ama de llaves y realiza una danza tradicional. En su vestuario nunca falta el abanico y la sombrilla.
– El Escobero: Es el antiguo «Bastonero» de la tribu. Se viste con un delantal de cuero con espejitos y cascabeles y desfila haciendo malabares con la escoba.

– La Vedette: Es la bailarina, que si bien no estaba presente desde el principio del candombe de Uruguay con los años se convirtió en uno de los personajes infaltables

Publicado en Día Internacional de la DanzaComentarios (0)

“Me siento una privilegiada por lo que hago”

Cecilia Lanzieri
Profesora de Danzas Folklóricas y Rioplatense. Directora de Escuela de Folklore Transitando Huellas.
Encargada del Taller de Danzas Folklóricas del Departamento de Cultura de Intendencia de Salto

A pesar de ser muy joven, Cecilia trae consigo una gran trayectoria. Sigue conquistando sueños y haciendo realidad el de otros.
Se multiplica en su actividad, ya que cuenta con diferentes talleres que lleva a cabo diariamente.
Está casada, tiene dos hijos, que acompañando su transitar, los siente muy apegados a ella.
Es esta su historia como profesora de Danza, cargada de horas de clases y de disfrute:Cecilia Lanzieri
“Nosotros en nuestro arte, mostramos algo de lo nuestro, pero también mostramos cosas argentinas. Estamos un poco en el límite”, nos dice.
¿Tu inclinación de dónde nace?
La familia de mi papá y él mismo, han bailado siempre Folklore.
Lo hacen mis hermanos, mis primos y comienzo yo con ocho años. Es mi padre que me lleva con la Escuela Ibirapitá, de Eduardo Piñeiro.
De allí seguí hasta el año 2010, siendo alumna de Eduardo.
Si bien acostumbraba a trabajar en forma honoraria para las escuelas cuando me lo solicitaban, daba una mano, encantada.
En ese año, es cuando él tiene un quebranto de salud y me solicitan me haga cargo de Escuela Ibirapitá, como para terminar el año y cumplir con los compromisos pautados por Eduardo.
Así lo hicimos, continuando en el 2011.
Llega el 2012 y por decisión de Eduardo Piñeiro, la Escuela Ibirapitá pasa a llamarse: Transitando Huellas, siguiendo con la misma modalidad.
Estamos en contacto permanente con Eduardo, porque somos como padre e hija. Siempre solicitándole sugerencias, porque él es todo un maestro, con una gran trayectoria.
¿Cómo te sientes al asumir tal responsabilidad?
Actualmente, se nos está haciendo bastante difícil, por no poder lograr la permanencia en el mismo espacio físico.
Siempre nos ha dificultado, tener cada año que comenzar a buscar salón para lograr desarrollar las actividades.
Mucha gente nos ha apoyado.
Considero que lo que hago es un trabajo sociocultural, con el grupo. La cuota es muy baja, alumnos que no pueden abonarla igual participan y es por ese motivo, que todavía no hemos podido lograr una estabilidad económica, como para reunir el dinero para un alquiler.
Este año estamos instalados en AUTE, de lunes a viernes a partir de la hora 20 y los sábados de 15 a 21.30. Es todo muy lindo, muy amplio y estamos muy cómodos allí.
¿Es difícil prepararse con el vestuario?
A las prendas para el baile se las prestamos, ningún alumno invierte en ello.
Hay veces que en cuanto a las zapatillas para las mujeres, que es algo muy personal, saben que lo tienen que tener. Pero las botas son algo caras, no podemos dejar que inviertan en ello.
Solamente concurrimos alumnos adultos a la Academia, pero también trabajo para la Intendencia, brindando clases a niños y adolescentes, en el taller de Danzas Folklóricas del Departamento de Cultura. Lunes miércoles y viernes de 18 a 20 hs.
¿Por qué la decisión de elegir esta modalidad en Danzas?
Cuando era pequeña, hice algunas otras modalidades como Danzas Españolas y expresión corporal, pero cuando llego a la Danza Folklórica, supe que ahí era mi lugar.
Y a lo largo de todo este tiempo, he trabajado honorariamente en escuelas, Salesiano, en Liceo Ipoll con sexto año de arte.
Pero siempre me dice Eduardo que me sale del alma.
¿Qué significa para ti el Folklore?
El folklore se fue fusionando con otros ritmos y otros instrumentos y es lo que está de moda.
Pero veo que cuando bailan folklore, el público no diferencia mucho de un paso u otro.
Como danza, en el Uruguay, el Folklore no está muy presente, pero está vivo sí, en la música.
Lo vemos con la Sinfónica de Tambores, con Larvanois Carrero, Zitarrosa. Lo vemos con Numa Moraes, el Pepe Guerra, Los Olimareños.
Incluso, han tomado música de Zitarrosa, la han hecho Rock y la gente empieza a conocerlo de esa forma.
Pero en la danza en sí, si la persona no la va a aprender, no la va a conocer, porque no se la transmitieron.
¿Qué encierra el Folklore?
Cuando uno habla con la gente del Folklore, lo primero que le viene a la mente es El Pericón, el Gato.
Y siempre digo que a mi, puede no darme la vida para conocer todo el folklore, porque es muy amplio.15401040_10210149207839650_4892635548768637746_n
No está en mi conocimiento si hay una falla en la escuela primaria cuando en el programa se enseña la danza, que no se lo llega a conocer tal cual es.
Me pasa con algunos alumnos, diciéndome que ya aprendieron en la escuela, luego se encuentran en la academia con un mundo totalmente distinto.
¿Cuándo comienzan tus primeros logros?
Lo que más me costó en realidad, fue pasar de ser una compañera, a dirigir el grupo.
Pero pudimos salir adelante y en el 2012, concurrimos al encuentro “Hermanando Patrias” en Rivera y logramos el primer premio, premio al mejor grupo y becas de viaje.
El próximo año, volvimos a ganar en todo lo que habíamos presentado. Nos fuimos a Durazno y también ganamos en todo lo que presentamos. Luego llegamos a Buenos Aires, entre otros.
¿Cuál es su próximo espectáculo importante?
Tenemos nuestra agenda anual, con la que ya estamos comprometidos y seguimos participando en eventos, escuelas y en distintos lugares de donde nos convocan.
Nos vamos nuevamente el 2 de Julio a Rivera, llevándome dos grupos como invitados especiales del taller de la Intendencia, y el 15 de diciembre será nuestro festival de fin de cursos.
¿La diferencia que se nota del comienzo a hoy?
La cantidad de gente grande que se animó a participar.
Este año ha sido diferente, estamos colmados de gente con horarios completos y con dos grupos en simultáneo, porque no damos abasto.
Me siento una persona súper privilegiada por ello.
Les envío un saludo muy especial a mis colegas de Danza.
Siempre tengo en cuenta a la Danza Clásica, porque es la base para todas las demás. Y está siempre vinculada con todos los ejercicios y la técnica que se necesitan, para un bailarín que se presenta a brindar un espectáculo.
¡Felíz día de la Danza!

Publicado en Día Internacional de la DanzaComentarios (0)

“¡La Danza es vida y conocimiento!”

Graciela María de Souza.
Profesora de Danzas.

Graciela ha logrado en nuestro medio, llegar a un lugar de privilegio con su profesión de bailarina.
Aunque ya no tan vinculada a la Danza, sigue en torno a ella, porque es su pasión y lo fue desde niña. Graciela de Souza
Comparte hoy con su familia, todos esos frutos que cosechó. Y su mayor deseo es disfrutar de su nieto Salvador y de otro nieto que viene en camino.
Le cuesta mucho desprenderse de su trayectoria y nos dice: “no sé vivir sin la Danza”.
En una charla muy amena, en la compañía de su hija Pamela, así comenzamos a dialogar:
¿Por qué elegiste ser bailarina clásica?
La danza en todas sus modalidades, es expresión, arte. Y el arte es expresar emociones y sentimientos.
Nos brinda la posibilidad de expresarnos por medio de movimientos y a través de la danza además, le damos una imagen visual a la música.
A un ritmo, a un compás.
Y es tan amplio, por eso digo que es arte, que puede haber muchas profesoras, a las que se les pone una música, diciéndoles que bailen, dancen y cada una va a hacer un baile y un movimiento creado, que le nace desde su interior.
Una va a hacer un movimiento cortado, la otra alargado,  otra con contracciones y todas están expresando la misma música de acuerdo a la emoción que sienten en ese momento.
Es darle al espectador, no solo el sentir. Es mostrar como a través de la herramienta del cuerpo, es el movimiento exacto para ese estilo, ese compás o ese sonido.
¿Cuándo te diste cuenta de que te apasionaba?15578864_10207724561058668_8406437654351823894_n(1)
Era una niña con cinco o seis años.
Una vez había un evento en el teatro y mamá me llevó. Actuaba una bailarina que hizo su interpretación haciendo saltos y era como que intentaba elevarse, volar y de repente, corría y saltaba y por unos pocos segundos volaba y caía nuevamente.
Me encantó y quería hacerlo. Al verlo me parecía que podía.
Luego me pasó con la Danza Española. Me regalaron unas castañuelas y yo hacía movimientos imaginarios con ellas.
A raíz de ello, con nueve años, mis padres decidieron enviarme a estudiar Danzas con una profesora que venía de Concordia.
Luego seguí con Blanquita Lasesuk, con Cristina Gaudín en Danzas Españolas. Y Ballet y Jazz lo realicé con Estela Francú que venía de Concordia.
Me recibí con veinte años.
¿Costó una salida laboral?
Comencé con una alumna y así de a poco, hasta que formé lindos e importantes grupos. Y allí comenzaron los éxitos.
¿Cuál fue el primero destacado?
Había formado en un año un grupo de treinta alumnas. Y allí, comenzó un camino nuevo.
Decidimos realizar el evento en el teatro y fue comenzar a ver que las chicas respondían a lo que se les había ensañado y lo que yo esperaba de ellas. Muchas veces superaban mi expectativa.
Ése primer año realizamos “La caja de Pandora” con las más grandes. Y con las más pequeñas, era con personajes en una obra de teatro.
Con el tiempo comencé a traer bailarines del SODRE, y el primero en llegar fue el maestro Eduardo Ramírez, que fue Director del SODRE, haciendo suite de ballet.
Pero con el tiempo deja de venir y traigo una revelación del año´88, Cristina Chamorro. Con ella se presentó el Ballet: “El Quijote, Cascanueces y las variaciones de “La Danza Rosa”.
Un solista del SODRE, también actuaban Ana Claudia Villamil y Edgardo March, bailando con las alumnas.
¿Cuál es tu actividad en la actualidad?
Fui dejando actividades de a poco, pero sigo en actividad, porque mis profesoras, las que se han recibido conmigo y dan clases, me las solicitan o que participe en la decisión cuando llega la época de exámenes.
Pero es lindo, porque al no tener actividad propia, tengo mi tiempo y no termino de desvincularme.13339669_10206245393560405_93885627234481082_n
¿Qué opinión tienes de Hip-Hop, Zumba o Bachata?
Yo creo que como todo en la vida, es bueno.
La Danza Clásica, que nace en la corte, tiene muchos movimientos elegantes, finos y estilizados. Era el sentir y la cultura de ese momento.
Pero como la vida comienza a acelerarse, a cambiar, hoy estas modalidades nuevas están buenísimas, porque se adaptan a lo que es la vida y la juventud de hoy. Acelerada, en movimiento.
Y siempre en la Danza, se van a seguir viendo cambios, que en definitiva son el sentir de la cultura de ese momento y ese lugar.
Lo mismo pasa con la bachata, con sus movimientos caribeños.
La danza, como todas las artes, tiene una raíz y una inspiración.
Son deformaciones de otras. Se van inspirando, transformando y es a lo que ha llevado a las cosas más modernas hoy en día.
¿Qué realidades fueron diferentes en todos estos años?
Además de las satisfacciones, la vida humana.
Y la parte linda que tiene la danza, es que une sentimientos.
Hoy podemos reunirnos a tomar un café en algún lugar, aquellas compañeras de Danza de siempre.
Hablamos de todo y obviamente que en algún momento hablamos de Danza.
Ese valor, nos une en todo sentido, porque uno socializa y es un vínculo creado, que queda por siempre.
La parte humana con un sentimiento: el amor por la Danza. Más allá de todo lo que nos une.
¡La Danza es vida y conocimiento!
¡Felíz día de la Danza!

Publicado en Día Internacional de la DanzaComentarios (0)

El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...