- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“La Bachata va a seguir creciendo”

Con Ruben Machado, Profesor de Bachata, principal de Salto Bachata

Ruben es uno de los precursores en Salto de ritmo Bachata.
Desde hace diez años se interesa por este estilo de forma particular.
Hace tres que enseña el baile y se encuentra muy satisfecho con sus logros. Pudiéndolo apreciar en quienes lo acompañan y prefieren este estilo: de disfrute y camaradería.
Al comienzo de nuestro diálogo le preguntamos a Ruben:
¿Qué es Bachata?Ruben Machado [1]
La Bachata es reunión social.
Una especie de encuentro y de contacto sensual. Un ritmo relativamente nuevo, que nace en República Dominicana y tiene unos cincuenta años.
Gracias a la emisora Guarachita, poniendo al aire una primera canción, se comienza a escucharla.
Y cuando Juan Luis Guerra lanza su disco “Bachata Rosa” en el ´89, fue toda una revolución y la Bachata salió de su país para incursionar en el mundo.
¿Cuándo comienza a interesarte?
Desde siempre.
Al ver que esto se bailaba y logramos conformar un grupito, que por hobby nos hacía reunirnos y bailarla.
Luego comencé a ver que viajando a Concordia o a Montevideo mismo, la Bachata era una gran movida.
Al estar solamente acá en Salto, no se la ve.
¿Cómo fue que lograste conocerla aún más?
Tuve la oportunidad de asistir a un congreso en Montevideo donde llegaron profesionales de todo el mundo, entro ellos los campeones del mundo en Bachata, allí me di cuenta que es lo mío.
¿Qué características tiene el baile?
Implica muchas cosas.
Significa respeto, compañerismo, amistad.
Generando un ambiente de camaradería que es lo que a mí me llevó.
La chica que baila conmigo en la Bachata, es la más linda de todas y tengo que hacerla lucir.
Así tengo que hacerlas sentir a todas con las que baile los diferentes tipos de Bachata:
Bachata dominicana, sería el folclore dominicano y se caracteriza por tener pasos rápidos.Ruben Machado junto a los Campeones mundiales [2]
Bachata Urbana que se baila teniendo muchos cortes y variaciones en cuanto a pasos.
Y Bachata Sensual que es la que hacemos nosotros, se caracteriza por mucho contacto, con movimientos ondulatorios.
¿Cuánto tiempo se necesita para aprender?
Va a depender de cada persona.
La mayoría de la gente que concurre a clases, es porque le gusta, escucha mucha Bachata, ver vídeos, pero no tiene lugar donde aprender.
Incluso en Salto, no existen muchos lugares.
En mi caso particular, lo que hago es que la gente aprenda a bailar. No hacer una coreografía para un espectáculo.
¿Cuáles son las diferencias que tiene este ritmo de otro baile?
Son muchas.
Cuando una persona está bailando Ballet, no lo hace con un varón. A no ser en algún espectáculo preparado como en el SODRE.
En la Bachata, está la posibilidad siempre de estar en contacto con otra persona. Que tampoco es necesario que la conozca, que sea entre un hombre y una mujer. No tiene límites.
Puede pasar que nuestra cultura salteña, no nos permita bailar mucho en pareja, porque los pocos hombres que van a bailar a mi espacio, van con miedo al que dirán. Sus esposas lo llevan.
Se acomplejan y lamentablemente toman como referencia a algún medio de comunicación como por ejemplo la programación que hace Tinelli con su bailando y realmente no se acerca a la Bachata en nada.
Si ven un vídeo de campeones mundiales de Bachata tomándolo como referencia, seguro que cambian de parecer y ven que es algo muy distinto a la mala fama que se le ha hecho.
Sería bueno que intentemos cambiar esa mentalidad y verlo al baile como realmente es.
¿Qué se ha ido implementando desde tu comienzo?
La diversidad.
Hay gente que dice “vamos a bailar” y luego de probar, no se arrepiente.
¿Se ha incrementado la cantidad de alumnos?
Sí, muchísimo a medida que comienzan a conocer el baile.
He llegado a tener clases de más de quince parejas.
¿Cómo se disfruta la Bachata?
Sirve como terapia. Físicamente se trabaja mucho y la mayoría de las veces, terminamos muy cansados de las clases, pero muy satisfechos.
Cada uno tiene su trabajo, sus problemas, al llegar a clase, sabe que allí va a encontrar aprendizaje, distracción y por sobre todo, diversión.
Es otra forma de desahogarse del mundo y es sano.
¿Cómo ves a la Bachata dentro de unos años?
Pienso que va a seguir creciendo, porque ya está muy afianzada en todo el mundo.
Desde hace unos cinco años, creció de manera importante.
Se puede contar con tres campeones mundiales en España y un campeón mundial uruguayo de Bachata y Salsa.
Pienso que en el futuro será el boom en el interior, como ya lo es en Montevideo. Contamos allí, con diferentes lugares como lo es “La bodeguita del sur”, donde se baila salsa y Bachata.
¿Tienes planes?
En tres añosnno he bajado los brazos, haciendo conocer este baile y no lo haré ahora.
Espero en algún momento tener la respuesta que se debe tener de la gente de Salto. Los invito, sin límite de edad a que se acerquen, lo vean y luego lo puedan bailar. Nos encuentran en Facebook: saltobachata y personalmente con clases en Gimnasio Seba´s, donde nos reímos y disfrutamos mucho, hasta de las equivocaciones, los días sábados de 18 a 20 hs.

“La Danza permite expresar lo mejor del ser humano”
Con María Cristina Gaudín Peirano, coreógrafa, docente y bailarina

El comienzo de Cristina en Danzas Españolas, fue siendo una niña. Con una trayectoria de cuarenta y siete años, sus actividades profesionales han comprendido varias disciplinas y lenguajes artísticos: Durante treinta y ocho años, lo hizo con Danza Española y Expresión Corporal-Danza y la Metodología de DanceAbility, desde hace ocho años. Tiene mucho para contarnos y así comenzamos a dialogar:
¿Cómo son sus primeros pasos y por qué este estilo?
Se lo debo a mi madre y es a quien agradezco haber hecho esa elección. Nos inscribió en Danza Española, a mi hermana menor Ana María y a mí, pues ella tenía raíces españolas y mi abuela materna era castellana de Zamora. Mis primeros pasos fueron con una gran Profesora del SODRE, “Chiquitina” Arias Alonso. Posteriormente hice seis años de Ballet en Concordia con la Profesora Estela Francou, pero esta experiencia me llevó a reafirmar la pasión que ya había desarrollado por la danza española, especialmente por el flamenco.Cristina Gaudín [3]
¿Cuáles son las principales características de la danza que desarrolla?
Las expresiones artísticas de las distintas disciplinas, aunque compartan algunas características como la promoción de la formación síquica y física individual, así como la apropiación y exteriorización de las emociones, tienen especificidades que las hacen particulares. En el caso de las Danzas Españolas se caracterizan por la fuerza, el garbo, el duende y la pasión.
DanceAbility es danza integradora. Intercambiando experiencias y cuerpos diversos, donde: bailarines, estudiantes, personas con limitaciones funcionales, sicomotricistas, artistas, deportistas, fisioterapeutas, pueden bailar y experimentar en movimiento.
¿Cuáles son los cambios desde sus comienzos a hoy?
La Danza, como en todos los ámbitos ha ido evolucionando. En todos estos años de carrera, he tenido oportunidad de continuar mi formación tomando cursos y talleres, tanto con profesores uruguayos como extranjeros y en cada una de esas oportunidades he podido encontrar nuevos aprendizajes, técnicas y abordajes. Actualmente, es usual la realización de fusiones: flamenco-contemporáneo, flamenco-reggaetón, flamenco-árabe, flamenco-danza tradicional gallega, etc. El vestuario ha cambiado, así como las coreografías.
¿Se siente satisfecha con su trayectoria?
Mi vida se ha desarrollado en torno a mis grandes amores: la Danza, mis hijos y mi madre. Con la danza he podido ampliar mi “mundo”, no sólo porque efectivamente pude visitar otros lugares, dando y tomando cursos, sino porque me he sentido reconocida y apreciada por alumnos y colegas de las más variadas edades y formaciones. Al mismo tiempo, primero mi madre y luego mis hijos especialmente Silvina, se constituyeron siempre en mi apoyo e impulso, pues vivieron con orgullo la actividad que había elegido.
Aún con las dificultades económicas que se derivan de una actividad laboral que no es ni reconocida, ni remunerada adecuadamente.
¿Cuenta con muchos reconocimientos?
Son enormes y hacen valioso todo el esfuerzo que se deposita en una tarea desarrollada con amor y celo profesional. Están los de cada día con cada alumno, con cada evento y espectáculo, en que los que bailan se exponen, disfrutan, gozan y crecen: esos son incomparables.
También están los otros, esos que se hacen “oficiales”, que vienen de las instituciones de los colegas y que dan fuerza para continuar aún en las dificultades. En nuestra ciudad he trabajado en el Instituto de Formación Docente, Univ. Católica y en la Regional Norte. He sido tallerista en la Intendencia, acercándome a barrios y pueblos, apostando al trabajo colectivo y popular de la cultura. Aquí he concursado y he sido reconocida con las mejores calificaciones. También, fui reconocida en la Fiesta de la Mujer de Diario Cambio, con un evento en el Teatro Larrañaga. En el exterior he dado clases en Federal, en Paraná y en Concordia. En La Habana, Cuba, en el Instituto Superior de Arte en Lima, Perú, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en el Centro Universitario de Folclore en Quito y Cuenca, Ecuador. En la Universidad de Quito, en el Encuentro Internacional de Maestros y Escuelas de Teatro. En todos, tuve el reconocimiento oficial por el trabajo desarrollado.
¿Qué le diría a alguien que se incline por la Danza hoy?
Le diría que la Danza requiere mucha dedicación, pasión y responsabilidad para con uno mismo y para los demás. Pues exige cuidarse y cuidar al otro. Por eso son tan importantes nuestros maestros, a quienes les debemos lo que sabemos. Nuestros alumnos, quienes nos hacen mejores exigiendo y ensayando sus aprendizajes. Nuestros colegas, que nos ayudan a crecer y a ver errores y aciertos.
La Danza permite expresar lo mejor del ser humano.
Su belleza interior, su creatividad y plasticidad natural. Por lo que cultivar su esencia se aleja de cualquier afán competitivo o economicista y puede dar a nuestra sociedad, comunidad, a nuestra cultura, un empuje hacia la solidaridad y el respeto mutuo.

“Me considero una bailarina que orienta a bailar, lo mismo que yo”
Con Silvia Montaña, bailarina – profesora de danzas folclóricas

Silvia baila Danzas Folclóricas, hace más de treinta años.
Su vocación nace cuando ve a Eduardo Piñeiro actuando, además de observar y llamarle la atención su vestimenta de Danza.
Actualmente, se encuentra en AJUPENSAL brindando su apoyo a la tercera edad, quienes disfrutan con su aprendizaje y con su espacio de baile, como fue con un grupo de niños hasta hace un tiempo.Sivia Montaña [4]
Cuenta Silvia además con un taller de alta costura como actividad laboral y disfruta hoy de dos hijos: María Belén y Nicolás.
Al comenzar a dialogar, esto nos decía: “Comencé con este disfrute de la Danza Folclórica con Eduardo Piñeiro y estuve acompañándolo por muchos años, luego seguí en forma ininterrumpida hasta hoy”.
¿Cuentas con una importante trayectoria?
Con más de treinta años bailando.
Considero que soy una bailarina que orienta a bailar lo mismo que yo.
¿Cuándo te independizas como bailarina?
Cuando me despido del grupo de Eduardo Piñeiro, conformamos otro en Barrio Ceibal con mis compañeros de ese momento: José Luis Pereira y Sergio González, en la Escuela Nº 117.
Al principio estaba solamente Eduardo Piñeiro brindando sus espectáculos y luego primaria fue incorporando la Danza Folclórica, como otra materia e incursionando. Y a partir de allí nos fueron llamando, porque nos conocían.
Así recorrimos muchas escuelas, pero no encontrábamos una respuesta en cuanto a darle el lugar que correspondía a la Danza.
Sentíamos que no se respetaba el trabajo que hacíamos.
A la Danza Folclórica en sí, se le trataba mal.
Actualmente hay gente preparada, que no pasó por el proceso que tuvimos que transitar nosotros.
¿Por qué el destrato?
Tal vez porque la gente atinó a lo más moderno. Silvia con el grupo de AJUPENSAL [5]
La misma palabra folclórica, no les llamaba la atención y por ese motivo la dejaban de lado.
Siempre fue relegada. Luego desde la enseñanza, fuera obligatoria, como existen en muchos lugares.
¿Cómo fue tu inicio como profesora?
Cuando me independicé, trabajaba en la Escuela Nº 117 de Ceibal y en forma particular, en la Academia de Marcela Caballo.
En el ´99, me llaman de AJUPENSAL y luego han surgido oportunidades en diferentes locales.
¿Has notado carencias en este baile?
Lo que he notado es que falta un programa de Danzas Folclóricas.
Un hilo conductor que tenga un material para primer año, segundo y así sucesivamente.
Un profesor con criterio, da un material en primero, luego sigue en segundo con otro y en mi caso, mis alumnos salen egresados. Pero no tienen un aval.
Desconozco si existe en Salto una escuela que avale el título de Profesora de Danzas Folclóricas.
¿Qué aprende el alumnado de Danzas Folclóricas?
Mucha galantería de parte de los dos que conforman la pareja. La mayoría son de pareja individual y existen danzas como las nuestras, entre ellas El Pericón Nacional, la Ranchera que se bailan en comunidad, pero individualmente no.
Un Gato, una Chacarera, un Escondido, un Triunfo, se baila en forma individual, aunque forme parte del grupo.

¿Cuál es la que más se enseña?

Tomamos como referencia muchas danzas regionales, sobre todo argentinas.
Ritmos fronterizos como por ejemplo de Río Grande do Sul, comunicándonos con profesores de allí y logrando algún material valioso, incluso en vestimenta, intercambiando ideas.
Sí es de nuestra autoría, la coreografía.
¿Cómo ves la evolución del Folclore en general?
Con respecto a hace cuarenta años, ha evolucionado musicalmente en general.
Y después con el ritmo que tenemos, sacamos la coreografía de lo tradicional y terminamos haciendo algo más estilizado.
Pero seguimos transitando la misma huella.
¿Qué es lo que más lo divierte al alumno?
En el caso de AJUPENSAL son todos alumnos mayores, oyen una música y ya se mueven.
Les gusta aprender a bailarlo al Folclore.
Y en cuanto a los jóvenes, van con el paso del tiempo. Lo actual.
¿Con qué disfrutas?
Con todas las tardes que vengo a AJUPENSAL a brindar mis clases. Hay mucho intercambio social, que es muy importante.
Además cuento con un taller de costura, desarrollando estas actividad en mi domicilio.
¿Qué es lo que te ha movilizado para brindarle tanto tiempo al baile?
El amor por la Danza.Silvia con el Grupo Huellas de Colonia Lavalleja [6]
Y a seguir a pesar de todo, luchando permanentemente y personalmente, aunque no encontremos demasiado apoyo.
Recibimos la alegría por las devoluciones de una presentación, de un trabajo de todo el año. Con la satisfacción de que sale todo bien.
Porque la gente cree en el profesor y yo a eso lo valoro mucho, agradeciéndole además por estar todo este tiempo acompañándome.

Angelina tuvo una trayectoria de cuatro años con otros ritmos de danzas, pero su rumbo cambió cuando encontró al tango.
Ha realizado talleres en diferentes salones de instituciones, como en AJUPENSAL e Intendencia, en sus modalidades y horarios.Angelina Díaz [7]
Diseña y confecciona su propio vestuario, incluyendo el brillo en toda su indumentaria.
Mirando por su juventud, le preguntamos:
¿Por qué tango?
No tengo siquiera a alguien de mi familia que se identificara con el tango, o a alguien que fuera un fiel seguidor, que como oyente lo siguiera.
Simplemente sucedió.
¿Cómo comenzaste?
Hace nueve años siendo bailarina clásica, que fue lo que más me brindó orientación para lo que es hoy mi disciplina y en lo que me desempeño. Y además sigue siendo lo más preciado que tengo.
Un día me crucé con una muestra de tango escenario, que en ese momento era el taller de Ivana Piñol y como siempre me atrajo la figura estética en el tango escenario, fue la primera entrada visual que tuve.
¿Qué te llamó la atención de la exposición que disfrutaste?
Fue un impacto.
Sobre todo, porque participaban compañeras mías que antiguamente hacíamos danzas y me preguntaba, ¿por qué hacen tango?
Me pareció muy llamativo, porque hacían exhibiciones que tenían que ver con el Tango Nuevo.
Si bien eran canciones de tango, era tango electrónico, que le llega mucho más al público joven.
Por ende me atrapó a mi también.
¿Cuál es la diferencia con el tradicional?
La diferencia está en la composición musical.

“Tango Nuevo es una exploración más profunda del tango tradicional”

Con Angelina Díaz, Bailarina – Docente de Tango Nuevo

Lo que se le llama Tango Nuevo, nace a raíz de todas las nuevas composiciones que se originan en base al primer compositor que rompió con esto del tango tradicional, que fue Astor Piazzolla.
¿Varía la música o el baile?
La música y la forma de bailarlo.Angelina Díaz 1 [8]
El Tango nuevo, tiene una exploración mucho más profunda, sobre todo de las figuras más grandes.
Donde en el tango tradicional no se ven, porque tiene ya como un patrón de baile establecido. Más al piso y la gente no se anima tanto a hacer firuletes, a levantar más las piernas.
¿Se lo puede notar a simple vista?
Sí, se lo puede notar.
En el tango de salón, (tradicional) las formas de baile son al ras del piso, no habiendo figuras en el aire. Es coreográfico.
Y el tango nuevo, es improvisado y tiene que ver como la pareja logra utilizar la marca, un código de parte del líder y el rol intérprete, interpreta ese código que está dado a través de una marcación.
Ambos tangos tienen el uso de figuras complejas, fuera del eje, en el aire, trucos.
¿Cuándo te incorporas?
En el 2013, me sumo por primera vez a los talleres de la Intendencia de Salto, que tampoco conocía.
En ese momento no tenía la apertura artística que tengo ahora. Actualmente conozco más, el mundo artístico y cultural.
A partir de allí, el contacto fue inmediato con Ivana Piñol, que viajaba desde Concordia a brindarnos las clases y talleres de tango.
¿Qué necesita un estudiante de baile de tango?
Pasión. Sentir que es capaz de hacerlo.
El talento trata de querer hacerlo.
En los talleres que dicto de Tango Nuevo, desarrollan la actividad, personas que nunca lo habían experimentado y yo considero que lo pueden hacer perfectamente si tienen ganas.
Obviamente que si uno quiere ir más allá, eso requiere de una condición física.
¿Tiene que tener una base del tango tradicional?
Sí, creo firmemente que sí.
El tango tradicional es la base fundamental del tango.
¿Quiénes son las personas que se interesan por ese nuevo tango?
En Salto es variada la edad.
Sobre todo porque no tenemos tantos amantes del género que se animen a bailar.
Y siempre que hemos querido incorporar algo nuevo, existe una especie de resistencia y no se animan a ser parte de ello. Se quedan con lo que ya existe, siendo conservadores.
¿Planes?
Estoy con un proyecto de “Milongas a la calle”, que propone descentralizar el tango y llevarlo a los espacios poco frecuentados de Salto, generando un baile social.
¿Qué crees llegue luego de Tango Nuevo?
Para mi no está todo inventado.
El ser humano es tan creativo y ávido del estudio, que es quien le proporciona herramientas.
¿Qué es Tango?
Un estilo de vida, que trasciende por el simple hecho de ser un arte.

En homenaje a Eduardo Piñeiro “Eduardo era muy prolijo, muy honesto y muy frontal”
Con Pedro Sánchez Imer y Roxana Cabrera

Nuestros mejores recuerdos a un grande, hizo que compartiéramos una emotiva reunión.

A un grande como lo fue Eduardo Piñeiro, quien se quedó para siempre con nosotros.
Con su figura estilizada y su porte de bailarín de Danzas Folclóricas, ése Eduardo que todos admiraremos por siempre.
Propusimos la entrevista a Pedro y Roxana, por ser amigos entrañables. Compañeros inseparables desde los 14 años Pedro y los 16 Eduardo, fueron guerreros de lucha.
Tanto en sus trayectorias con un disfrute inigualable, como en los momentos más difíciles que seres humanos pueden atravesar. Acompañándolo Pedro y Roxana a Eduardo, hasta sus últimos momentos de vida.
“Nos conocimos con Eduardo en el año 1964, para ser compañeros de trabajo en la vieja Panadería Modelo”, comenzó diciendo Pedro.
Luego coincidimos en el liceo nocturno y como nos veíamos todos los días en una oportunidad, Nidia Arenas profesora de teatro, lo conoce a Eduardo, lo llamó y se organizó un grupo de danzas: “Grupo Decir”. Familia Sánchez- Cabrera [9]
Allí comenzamos todos juntos, estuvimos un tiempo y nos gustó. Yo habiendo bailado con 14 años El Pericón Nacional en Colegio Parroquial de El Cerro y Eduardo que era Oriundo de La Boca en Buenos Aires, también traía lo suyo.
El destino nos juntó, para hacernos hacer las mismas cosas que nos gustaban.
¿Cómo es que logran tomar el camino, solos?
Pasó, que nosotros deseábamos hacer danza tradicional. Y la profesora, estaba mas para hacer Ballet, teatro y no era lo que mas nos gustaba.
Nos separamos y coincide con un certamen en Parque Harriague, donde no contábamos con un grupo, ni mucho menos con ropa.
Allí conocimos a Gladys Jorge, Directora de La Peña de la Tradición. Quien nos facilita la vestimenta, gente y organizamos en poco tiempo un grupo, bailando como Peña de la Tradición.
A partir de allí nació el grupo nuestro con Eduardo, ya que Gladys Jorge no quería seguir en el Folclore y nos ofreció comenzar solos.
¿Era todo un desafío?
Si. Fue en el año ´65.
Manteníamos muchas caminatas a Termas con largas charlas con Eduardo, viendo como lo podíamos. Estaban muy presentes las ganas, pero no la parte económica.
Escuchábamos mucho a Los Chalchaleros, Fronterizos, Los del Alba, Los Tucu tucu.
Surge y conseguimos dos muchachos para comenzar: Ramón Silvera y Luis Ottonello y con nuestros trabajos, intentar comprar todo lo que nos hacía falta, como discos, tocadiscos y demás.
Conseguimos tres chinas: Nair, Nidia, y Beatríz Ibero. Luego llegó una más para comenzar a organizarnos con el grupo de cuatro parejas.
¿Qué tomaron como referencia?
Teníamos que conseguir documentos sobre esa música. Libros, la revista de Folclore argentina, que nos asesoraba y actualizaba en cuanto a instrumentos y ritmos.
No queríamos hacer nada que no correspondiera.
¿Cuánto ensayaron?
Durante un año.
Comenzamos en la parte de debajo de la panadería donde trabajábamos. El hacía de china y yo de gaucho, con la coreografía de los libro.
¿Cuál fue esa primera presentación?
En todas las escuelas.
Nos relacionábamos con los maestros y de allí conocíamos los eventos de cada escuela y le pedíamos colaboración a Intendencia para el traslado.
Todo lo que hicimos durante nuestra trayectoria fue en forma honoraria.
¿Cómo surge el nombre Ibirapitá?
En la primera presentación y fue por el árbol de Artigas.
En el año 2012, se decidió por las huellas de Eduardo y nace el mismo grupo con “Transitando Huellas”, con Cecilia Lanzieri.
¿Han viajado mucho?
Si, por todo el interior del departamento.
Sin muchas oportunidades en aquel entonces de irnos al interior de país.
Eso solamente lo hace el SODRE.
¿Cuánto tiempo estuvieron juntos?
Durante 30 años.
Cuando me retiré por motivos laborales, siempre quedé apoyando y acompañando al grupo.
Hacíamos guitarreada en la casa de Eduardo y fue con gente realmente amiga, de siempre.
¿Por qué se caracterizaba Eduardo Piñeiro?
-Pedro: por la terquedad de decir: “yo quiero esto” y lo hacía. O “a esto no lo quiero” y no lo hacía.
Muy personal en sus gustos. Nos poníamos a bailar y hasta que no saliera la coreografía como él quería, nadie se retiraba. Tenía que salir perfecto.
Muy prolijo, muy honesto y muy frontal.
Buscaba la mejor manera y diplomáticamente decía lo que pensaba.
Hemos discutido fuerte con el, pero siempre nos entendíamos.
-Roxana: algo que lo va a destacar siempre, es que es el único referente de la Danza Folclórica.
El más grande. El maestro de la Danza.
Era excelente bailarín, creador de toda la coreografía. Única y perdurará por siempre.
¿Qué recuerdos guardan de él?
Roxana: Como estoy con Cecilia Lanzieri en el grupo Transitando Huellas, junto a Marita Arias, cuando viajamos por diferentes lugares, oímos decir a todos los que ven coreografías de distintos grupos, que las de Eduardo, no tienen comparación.
Era un hombre innovador.
-Pedro: Se destacaba por la prolijidad.
Cuando se presentaba Eduardo al escenario, no volaba una mosca.
Por la indumentaria, que realmente iba con la música.
Yo aprendí muchísimo con él.
Tenemos tres hijos: Rafael, Alejandro y Juan Eduardo, que lleva el nombre por Eduardo Piñeiro y todos bailaron.
Si siquiera nunca sugerirles que lo hicieran, incluso hoy en día uno de ellos está en La Escuela del SODRE, también estudiando Profesorado de música y Dirección Coral.
Pero también hay mucha gente salteña, que hoy son profesores destacados, que mamaron en Ibirapitá.
¿Con que disfrutaba Eduardo?
Con la música, el Ballet y el cine.
Disfrutaba mucho con su esposa Teresita Balbiani, su mano derecha, quien se dedicaba a confeccionar la vestimenta.
Eduardo además, tenía una amiga y compañera de baile que es Ofelia Preve, quien le administraba todos sus documentos.
¿Qué le dejó ésta trayectoria junto a Eduardo?
-Pedro: una rica experiencia en cuanto al respeto por la amistad, el buen gusto con la música y toda esa parte que alimenta el alma.
No tengo nada negativo de nuestros años juntos.
Toda la amistad y momentos que compartimos, fueron impecables.
Después de haber vivido una vida con Eduardo y haberlo acompañado hasta sus últimos momentos, me dejó la tranquilidad de no haber sido tramposos y poder decir fuimos honestos.
-Roxana: Es algo que me ahoga el solo recordarlo.
Comencé en el ´90 a bailar con Eduardo y hoy en día es mi vida la Danza.
Y estar en el grupo junto a Cecilia que es una persona, que humildemente hablando es una grande y recibir parte de la vestimenta, la coreografía, la música, trasmitiendo lo que él nos dejó, es lo mas grande que nos puede pasar.
¿Cuál es el recuerdo más sagrado que guardan de Eduardo?
-Roxana: Verlo bailar era lo máximo.
La elegancia y el porte que tenía para bailar era único. Volaba y lo sentías.
-Pedro: Éramos tan dependientes uno del otro. No tanto por la danza, sino por cosas de la vida.
Me sorprendió siempre su manera honesta de ser.
Muy sensible, colaborador y muy querible.
Tengo todos sus recuerdos.