“Nuestra sociedad más que de amigos, es de hermanos”

Escribanos Eduardo Pigurina y Juan Manuel Aguerre.
Principales de APIS Inmobiliaria.

Apostando a un proyecto que seguro los llevaría al éxito empresarial, los Escribanos Eduardo Pigurina y Juan M. Aguerre, comparten  hoy, una trayectoria de 45 años con Inmobiliaria APIS.
Es una de las empresas de nuestro medio, que ha sabido vencer dificultades,  realizado su labor de forma permanente y con mucha confianza. Eduardo Pigurina y Juan Manuel Aguerre
Orgullosos de acompañarse mutuamente  en todo este tiempo, los Escribanos, nos narran su historia de ésta manera:
-Escr. Juan M. Aguerre: “Me instalo en Salto en calle Soca 35, en el año ´74 y nuestra sociedad surge, de una relación diaria.
Conocía poco al Escribano Pigurina pero tenía un  gran amigo en la esquina, el Escribano Héctor Borrelli y Pigurina estaba al lado, pegadito a un escritorio muy importante.
Era una época en que nos reuníamos todos los días en lo de Borrelli,  en mi estudio o íbamos a tomar algo.
Allí surge  la idea con Pigurina de  instalarnos con la Inmobiliaria”.
-Escr. Eduardo Pigurina: Como ambos estábamos en el rubro de escribanía, inmueble y demás, lo pudimos lograr. Porque con el tiempo compartido, nuestra sociedad más que de amigos, se ha vuelto de hermanos.
Y conseguimos cada uno una cartera de clientes que querían vender, formamos una y  luego  empezamos con la Inmobiliaria junto al Contador Constela. Hoy le sigue sus pasos su hija Contadora Elena.
¿Había pocos servicios en este rubro?
-Escr. Aguerre: Sí, como había pocos en la Zona Este se nos ocurrió abrirla aquí y empezamos en Agraciada 1977. Al  año nos trasladamos a Agraciada y Blanes, hasta donde actualmente estamos. A veces cuesta mantenerse en un mismo lugar, pero lo pudimos hacer.
Incluso manteniendo los dos, nuestros estudios como Escribanos.
¿Qué se estilaba más en aquella época, la venta o alquileres?
En aquella época eran muy  pocas la Inmobiliarias que funcionaban, se trabajaba con ventas y además con la administración de propiedades.
Ése era el rubro medular, como para tener ingresos fijos en la inmobiliaria.
Le venta era un ingreso que venía  desde luego, esporádicamente, ya que  no era tan  rápida.
Además trabajamos con la parte de Gestoría, junto al Contador Constela desde los inicios. No solamente llevando la  parte contable, sino asesorando a los clientes.
Si bien no había competencia, ¿cómo se lograba conquistar a los  clientes?
-Escr. Pigurina: Eran prácticamente, clientes míos o de Aguerre y gente conocida.
El boca a boca andaba fundamentalmente bien.
Pero lo que se necesitaba en ése entonces, era seriedad y confianza para atraer a la gente. A eso lo teníamos por suerte, entonces llegó un momento que teníamos una cartera muy grande de clientes.
Y con  el correr de los años fue  mejorando.
Solo que en la actualidad hay muchísimas inmobiliarias.
¿Los bancos en ése entonces al cerrar, brindaban la posibilidad a los privados de hacerse cargo  de la parte  inmobiliaria?
Sí, nos daban la oportunidad de incursionar en un mercado que no estaba  tan despierto a lo que era lo privado.
Ahí nacimos en ése rubro, nos criamos y  seguimos todavía desarrollándonos.
¿Cuáles eran los requisitos para instalarse?
Tener una cartera de clientes, un escritorio y una máquina de escribir.
Con eso ya se instalaba una Inmobiliaria.
¿Había posibilidad de trabajar fuera del departamento?
Sí.
Primero teníamos Salto-Bella Unión, con una sucursal allí.
¿Había además otras inmobiliarias ya instaladas?
-Escr. Aguerre: la Inmobiliaria con más años que aún sigue trabajando, es SIMAR, también  estaba Inmobiliaria 33 y después llegamos nosotros.
¿Cuándo comenzó a cambiar en cuanto a la cantidad de Inmobiliarias?
-Esc. Pigurina: Hace aproximadamente cinco o seis años.
Nosotros mantenemos clientes de aquella época y tenemos mucha vinculación con las otras inmobiliarias.
¿Cómo fue incursionar en el mercado?
Nosotros abarcábamos la Zona Este.
Con zona de chacras y todo el cordón hortifrutícola.
La gente de afuera venía al centro hasta Barbieri Leggire y se  manejaba en la Zona Este.
Gracias a Dios nos fue bien.
¿Cómo ha visto éste año, el desarrollo del rubro?
Muy paralizado en cuanto a ventas.
Pero la parte inmobiliaria con la administración, alquiler, se moviliza mucho.
¿La cotización de la moneda, tiene mucho que ver?
Es la escasees de dinero lo que paraliza todo, pero el dólar tiene mucho  que ver, porque todas las propiedades se cotizan en dólares.
Eso influyó mucho.
¿Cuál es su expectativa para ésta temporada veraniega?
Una gran expectativa. Ni bien los bancos abran un poco los créditos hipotecarios, todo se comienza a movilizar.
Y creo que va a ser  a la brevedad.
¿En qué época  del año, se trabaja más?
Más cerca de fin de año.
Los estudiantes buscan lugares, la gente de afuera  que viene con su capital de la lana, de su cosecha para invertir en propiedades y eso es muy bueno.
¿Cuáles son sus planes?
Seguir prestando servicios a nuestra clientela por muchos años más. Viene una generación nueva de atrás nuestro. Mi hijo, junto a nuestros colaboradores  que son todos jóvenes y eso le da  un nuevo impulso a la Inmobiliaria.
¿Usted cree que es importante la capacitación para ingresar al rubro?
Debería de tener cada Inmobiliaria un Operador, con los nuevos cursos que en la actualidad se están dictando, donde  preparan muy bien a los alumnos.
Pero sobre todo lo más valioso en éste negocio, es la honestidad de la persona. Va de la mano, sin dudas.
Les envío un saludo a los colegas de todas las Inmobiliarias, porque estamos en un permanente contacto y mantenemos una muy buena  relación con todas.
Apoyándonos unos a  otros, es una competencia leal la que mantenemos.
Y es un placer trabajar asi.







El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2018
L M X J V S D
« jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

  • Otras Noticias...