Ciudades para la igualdad: ¿Qué es el urbanismo con perspectiva de género?

El hecho de que el Ayuntamiento de Madrid, liderado por Manuela Carmena, haya encargado un informe sobre el “impacto de género” que puede tener el soterramiento de la M-30 que se hizo durante el mandato de Alberto Ruiz-Gallardón, ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre el urbanismo con perspectiva de género.
El problema es que esta es una cuestión relativamente desconocida, tanto que suele tender a calificarse de forma despectiva como “urbanismo feminista” a pesar de que una directiva europea, leyes estatales (de 2003 y la de Igualdad de 2007), algunas leyes autonómicas -como la catalana, la vasca y la de la Comunidad de Madrid- establecen que los poderes públicos, en sus políticas y planes urbanísticos, deben integrar los aspectos que sean relevantes desde la perspectiva de género.walking-386718_960_720
Ciudades seguras
El urbanismo de género trata lógicamente de hacer las ciudades más seguras para las mujeres, pero ese no es su único objetivo ya que también quiere acabar con las situaciones de desigualdad entre los vecinos y vecinas de una localidad, ya que tiene en cuenta otros aspectos como los espacios para aparcar o la ubicación de los comercios, de los hospitales y escuelas.
El Ayuntamiento de Irún, uno de los pocos que ha adaptado su plan de urbanismo a la perspectiva de género dice que dice que hay que abordar cinco aspectos para que las necesidades, las aportaciones y el reconocimiento de las mujeres sean incorporados a la planificación en materia de urbanismo, medio ambiente y transporte público:
1. La participación de las mujeres en los procesos de planificación y decisión.
2. La paridad en los procesos de planificación y decisión.
3. La adecuación de infraestructuras a la conciliación de la vida familiar, laboral y personal.
4. La seguridad y la sensación de seguridad de las mujeres en los espacios públicos.
5. El reconocimiento de las aportaciones de las mujeres a la sociedad a través de elementos urbanos de valor simbólico.
Y en el documento con el que el Ayuntamiento de Irún trabajo para adecuar su plan general de Urbanismo a la igualdad entre hombres y mujeres se dan unas claves para de qué forma puede el espacio actuar a favor de las mujeres:
-Teniendo en cuenta a las mujeres. Conociendo la distinta forma de habitar y de utilizar la ciudad en función del género. Es importante tener todos los datos desagregados por sexo para poder hacer políticas que eliminen las desigualdades.
-Contando con las mujeres. Asegurando la presencia de mujeres en todos los ámbitos sociales y políticos y favoreciendo que su voz sea escuchada y tenida en cuenta.
-Valorando y dando espacio a las actividades que tradicionalmente han realizado las mujeres. Entendiendo y dando valor a las tareas vinculadas con el mantenimiento del hogar y al cuidado de personas dependientes y favoreciendo que se compartan.
-Incorporando como un asunto público las nuevas necesidades de las mujeres. La conciliación deja de ser un asunto privado de cada familia o mujer y se convierte en un asunto público el hecho de que las mujeres trabajen fuera del hogar y haya que resolver en común lo que antes hacía el ama de casa.
www.elboletin.com/