“¡A disfrutar del ser mama!”

 Con Ana Irene Barla. Arquitecta y Docente.

A su profesión de Arquitecta, Ana le sumó la de Docente de Educación Visual y Plástica. Comenzando a desarrollarla en UDELAR y actualmente lo hace en secundaria, desde hace siete años.

Disfruta de su hogar junto a su esposo Fernando y tres hijos: Abril, Graziana y Bautista.Ana Irene Barla y familia

De aquí en más, será ella la encargada de hacernos conocer, como reparte su tiempo entre sus actividades, el hogar y los niños:

¿Te recibes primero de arquitecta y luego formas tu hogar?

Me casé en el año 2004 con Fernando luego de un noviazgo de casi diez años, me recibí en 2005 y en 2006 nació mi primera hija Abril.

Luego llegó  Graziana y pasados los ocho años llegó Bautista.

¡De Bautista, presentía el embarazo! Y sentía distinto mi cuerpo.

Incluso le comentaba a mi esposo, lo rara que me sentía.

Mucho antes de lo normal, me quise hacer un test e increíblemente me dio positivo.

¿Cómo fue el embarazo?

De los tres embarazos tuve problemas de coagulación.

El embarazo de Bautista, como trabajaba me aconsejaron reposo por el estrés y con tal de no arriesgar nada, me quedé tranquila.

Como los de las niñas fueron nacimientos por cesárea. El de Bautista no fue la excepción. Y hasta el momento de nacer, no se supo que tenía el Síndrome de Down.

Porque además no tenía ningún rasgo típico, ni cardiopatías, problemas para succionar, ni nada que indicara que lo tenía.

¿Cómo lo supiste?

Al nacer Bautista el médico me dice que le ve un rasgo  en su cabecita y le realizan un análisis de sangre.

Con mi esposo desconocíamos totalmente sobre el tema.

Nadie en la familia, ni una amigo tenía a un niño con síndrome y así comenzamos a informarnos un poco, pero por sobre todo disfrutando de la maternidad.

Como demoraba el resultado desde Montevideo, comencé a averiguar por el sanatorio y mutualistas, hasta que encuentro a la clínica genética donde estaba su sangre y me animé a llamar.

Me lo envían al resultado a los minutos por mail y es así que me entero que Bautista tenía el Síndrome de Down.

Cuando leí, fue como un “no voy a poder”.

Yo creía que tenía que ser como súper fuerte.

Pasaban los días y uno se empieza a cuestionar que no estudió Fonoaudiología, Fisioterapia, como para poder ayudarlo.

Después se da cuenta que no es necesario porque hay gente bárbara dedicada a ello.

Pero en su momento te agarra esa responsabilidad de que uno tiene que saber, poder. Luego que te relajas, te das cuenta de que tenes que ser mamá y …  ¡me encanta ser su mamá!

¿Dónde encontraste apoyo para saber más sobre el tema?

Abajo en el mail decía que ésta clínica, estaba a las órdenes para una orientación o lo que fuere, fuimos a hablar con la genetista que había enviado el resultado y fue la primera aproximación de lo que era el síndrome.

Con el tiempo incursionamos en la Asociación Down de Salto.

¿Cómo fue comenzar con la docencia?

Desde que comencé, me gustó mucho más de lo que hubiese imaginado.

Por herencia de mi familia materna traigo esa veta, por eso no se me hizo difícil ser profesional y luego incluir la docencia.

¿Dónde desarrollas ésta actividad?

En el Colegio Sagrada Familia.

Hemos realizado trabajos para exponer luego en una foto galería del paseo de la Catedral, donde a los chiquilines les gusta mostrar lo que hacen.

Es también impulsar su autoestima, ya que en estos eventos, se encuentran presente sus familiares viendo su trabajo y además les brinda la posibilidad de mostrar a su colegio.

¿Cómo son sus trabajos?

Realizados en lona para exponer.

Inauguramos ésta foto galería en marzo, con la fecha del Síndrome de Down.

También realizamos piezas en 3D.

Nos gusta mucho unir también la literatura y estamos organizando una muestra, para realizarle un pequeño homenaje a Horacio Quiroga.

¿Con que disfrutas?

Con las pequeñas cosas.

Un paseo, una charla, mirar juntos una película con los niños.

Tanto yo como mi esposo, tratamos de hacernos un tiempo exclusivo para cada hijo.

Nos encanta que disfruten de los primos cuando podemos, ya que  vivimos lejos unos de otros.

¿Planes?

Me encantaría poder viajar más con mis niños, para que puedan desenvolverse  mejor.

¿Cómo piensas disfrutar este día de la madre?

Siempre pasamos este día, haciéndoles cuentos  a los niños, de cuando era chica, preguntan mucho.

O de cuando nacieron, les encanta.

¿Un mensaje a las madres en su día?

Siento que al ser madre de un chico con discapacidad, un poco te observan, en el buen sentido.

Y por ahí, tienen la fantasía de que fuese distinto y no lo es.

Cada hijo es diferente, así que es disfrutarlo y seguirlo para lo que necesite.

Bautista ha tenido otros requerimientos, pero las niñas también los han tenido y los tienen.

¡Así que, a disfrutar del ser mamá!







El tiempo


  • Otras Noticias...