«Nuestra entrega de amor, buen trato y confianza, es fundamental»

Beatriz Da Rocha
Mamá-Empresaria-Principal de Residencial ANAHATA

En todo este trayecto de vida que lleva Beatriz, como empresaria con Residencial Femenino ANAHATA, muchas familias han tenido la confianza y el placer de integrar a sus madres, tías y abuelas, a un cálido hogar.
Pero por sobre todo el confort que puedan llegar a recibir en esa gran familia, está el amor con que les brindan un servicio integro.
Beatriz, fue la mujer que consiguió ser la pionera en brindar a tantas mujeres en un solo lugar, un vivir colmado de buenos momentos.
Es por ello, que está continuamente incorporando actividades para compartir en el Hogar y disfrutar con cada madre y abuela que se encuentre a su lado.Suplemento Beatríz
Beatriz a su vez, es mamá de Natalia, también empresaria con Guadalupe, un Residencial muy parecido a ANAHATA.
«La idea de Residencial Femenino ANAHATA, fue basada en mi madre Liria en marzo de 2008», nos dice.
Yo contaba en ese entonces con consultorios médicos con un seguro parcial de salud y ella viviendo en mi casa se cayó, se quebró la cadera y comenzó con acompañantes las 24 hs.
Yo trabajaba en los consultorios, también estaba con mucha gente en terapias de Reiki, pero siempre soñando con conseguir un lugar para volcarme a la tercera edad, algo diferente.
Y al instalarme con ANAHATA, la primera invitada fue mi mamá. Donde me di cuenta que podía brindarle todo el tiempo del mundo, con mi apoyo que lo necesitaba.
Era muy placentero poder disfrutar y compartir todo con ella.
Y la idea de que fuera solamente para mujeres, es porque mamá era una persona mayor diferente, con mucho respeto y valores.
Con mucho corazón, alegre, divertida, compinche, muy sabia, que le gustaba mucho la poesía. Nos enseñó mucho a los tres hermanos como encarar la vida, siendo muy positiva.
Era una mujer admirable y amorosa, a la que le debo todo.
¿Qué opinó de su proyecto?
Al llegar ella, feliz, llegaron muchas mujeres. A todo el mundo les encantó la idea.
La casa me resultó chica. Pero lo más importante, era que las residenciales tenían su privacidad. Y creo que busqué eso, por el dicho de mi mamá, que la delicadeza es la base de una mujer.
Si tuviera que elegir una madre nuevamente, elegiría a mi madre.
¿Cómo aprendió usted a ser mamá?
No existe una receta. Ser mamá, se aprende en la marcha.
Mi hija Natalia es una chica muy capaz, que le ha gustado estudiar mucho.
Incluso, estuvo trabajando en Montevideo en Diseño de modas. Cuando volvió a Salto, comenzó a acompañarme con su Residencial. Quitándonos dudas y compartiendo actividades.
¿Cómo fue creando el ambiente del hogar?
Es que a las mismas abuelas, les gusta mucho bailar, cantar y esas actividades compartidas. Siempre prontas para una fiesta o un evento.
¿Cómo llega a su vida el Reiki?
Llegó antes del Residencial. Siempre pienso que por algo suceden las cosas. Y debía ser así, para yo poder volcarlo al hogar, a mis mamás postizas. Ellas me llaman mamá.
Esas palabras me llenan de emoción. Por eso trato de brindarles todo el afecto, el amor y la sanación, desde el trabajo que estoy haciendo con Reiki. Lo entiendo de esa forma.
¿Le hubiese gustado una familia numerosa?
Sí. Me hubiese encantado tener muchos hijos.
Debe ser por ello que me gusta cuidar a las abuelas que son unas cuantas. Y tantos hijos de Reiki que tengo, que me dicen madre.
Es que en Reiki, somos una familia con sus brazos largos que nos abrazan a todos. Porque muchas veces envío un mensaje de aliento a algunos de mis contactos y después me dicen que les cae muy bien. ¡Es porque Reiki es amor!
Por eso, invitamos a toda aquella persona que desee venir a conocer lo que es Reiki, los días martes a las 16 horas, brindado a la comunidad sin ningún costo.
¿Cuáles son los planes para este año?
Continuar sumando actividades, para que las abuelas se sientan bien.
Aunque hemos sumado bastante últimamente.
¿Los proyectos concretados, colmaron su expectativa?
Sí. Porque logré el sueño de mi vida, que era una casa de salud y con el tiempo comprendí que fue importante haber conocido antes la energía de Reiki para ponerlo en práctica con las abuelas.
Y además de haber conseguido ese vínculo que se crea con cada una de ellas, con amor, el buen trato y la confianza, es fundamental.
¿Cuál es la expectativa que existe para este Día de la Madre?
Vamos a hacer una reunión el sábado 11 en el Residencial junto a la Psicóloga Antonella, para hacer algo diferente.
Donde va a haber juegos y actividades para compartir con familiares y amigos.
Y con Natalia, pasaremos juntas ese día.
¿Cuál es su legado?
La forma en que hacemos nuestra entrega, para fomentar los valores y el amor para la tercera edad.
Ojalá se sigan respetando.